LA CA­RRE­RA ES­PA­CIAL DE LOS GRAN­DES MAGNATES

Elon Musk (Tes­la), Jeff Be­zos (Ama­zon) y Richard Bran­son (Vir­gin) se han em­bar­ca­do en una cos­to­sa ca­rre­ra pa­ra li­de­rar la ex­plo­ta­ción co­mer­cial de los via­jes al es­pa­cio.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Cláu­dia Mo­rán

Si al­go han desea­do con fuer­za mu­je­res y hom­bres de to­do el mun­do a lo lar­go de la his­to­ria es con­quis­tar el es­pa­cio. Des­de Leo­nar­do da Vin­ci has­ta pre­si­den­tes y em­pre­sa­rios, pa­san­do por mi­les de gran­des cien­tí­fi­cos, lo que hoy co­no­ce­mos co­mo ca­rre­ra es­pa­cial si­gue sien­do una ob­se­sión. Y, ade­más, aho­ra se ha con­ver­ti­do en un ju­go­so ne­go­cio.

Los mul­ti­mi­llo­na­rios Elon Musk y Jeff Be­zos, fun­da­do­res de Tes­la Mo­tors y Pa­yPal, y de Ama­zon, res­pec­ti­va­men­te, cuen­tan con sus pro­pios pro­gra­mas es­pa­cia­les, con los que pre­ten­den lle­var al es­pa­cio a tu­ris­tas de bol­si­llo pri­vi­le­gia­do en un pla­zo muy cor­to.

EL PRE­CE­DEN­TE DE BRAN­SON

Pe­ro no se­rán los pri­me­ros en po­ner en ór­bi­ta a vi­si­tan­tes es­tra­tos­fé­ri­cos de lo más pu­dien­tes. El mag­na­te in­glés Richard Bran­son fun­dó Vir­gin Ga­lac­tic ha­ce 13 años con el ob­je­ti­vo de ofre­cer via­jes subor­bi­ta­les. En el 2008, Bran­son con­ta­ba con re­ser­vas pa­ra via­jar al es­pa­cio va­lo­ra­das en unos 30 mi­llo­nes de dólares, a pe­sar de que la in­ver­sión ini­cial ha­bía si­do de 200.000.

«Vir­gin po­ne a una per­so­na a 100 ki­ló­me­tros de al­tu­ra e ini­cia un des­cen­so ra­pi­dí­si­mo, de mo­do que la gen­te se que­da co­mo flo­tan­do en el avión por la au­sen­cia de gra­ve­dad», ex­pli­ca el pro­fe­sor San­tia­go Her­nán­dez, catedrático de la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña (UDC).

Exis­te un mo­ti­vo fun­da­men­tal que ex­pli­ca la ren­ta­bi­li­dad de los via­jes al es­pa­cio. «An­tes, los vehícu­los se usa­ban una vez y se per­dían, y eso es muy ca­ro. Aho­ra pue­den vol­ver a la Tie­rra», se­ña­la el pro­fe­sor, y des­ta­ca el pre­mio que le aca­ban de otor­gar al due­ño de Ama­zon por ha­ber he­cho «cin­co mi­sio­nes con el mis­mo vehícu­lo». Por otro la­do, sub­ra­ya el fer­vien­te in­te­rés del pú­bli­co, ya que «el ser hu­mano siem­pre ha que­ri­do per­der la gra­ve­dad».

DE PÚ­BLI­CO A PRI­VA­DO

Aque­llos cohe­tes que nun­ca re­gre­sa­ban (en uno de ellos, el so­vié­ti­co Sput­nik 2, mu­rió la fa­mo­sa pe­rri­ta Lai­ka) pro­ta­go­ni­za­ron el ini­cio de la ca­rre­ra es­pa­cial que, si bien aho­ra recibe una gran in­ver­sión del ám­bi­to pri­va­do, en aque­lla se­gun­da mi­tad del si­glo XX ve­nía del sec­tor pú­bli­co.

El Sput­nik 1 fue el pri­mer sa­té­li­te ar­ti­fi­cial lan­za­do al es­pa­cio, un gol­pe de au­to­ri­dad de la URSS en 1957 an­te su ar­chi­ene­mi­go es­ta­dou­ni­den­se en una ri­va­li­dad que cen­tró gran par­te de la Gue­rra Fría.

Aun­que otros paí­ses co­mo Ale­ma­nia y Ca­na­dá tam­bién in­vir­tie­ron, lo que EE. UU. y la URSS se gas­ta­ron es­tu­vo fue­ra de cual­quier ór­bi­ta: has­ta mi­les de mi­llo­nes de dólares en pro­gra­mas anua­les. Aho­ra que los cohe­tes re­gre­san a la Tie­rra, el ne­go­cio de Richard Bran­son no so­lo fun­cio­na, sino que es­tá crean­do es­cue­la. Spa­ce X es el nom­bre del pro­yec­to es­pa­cial de Elon Musk, que pre­ten­de lle­var tu­ris­tas al es­pa­cio el año que vie­ne. Se cal­cu­la que so­lo en el 2006 Musk ya ha­bía in­ver­ti­do unos 120 mi­llo­nes de dólares de su pa­tri­mo­nio en el pro­yec­to.

La am­bi­ción de Jeff Be­zos, que no es me­nor, lle­vó al es­ta­dou­ni­den­se en el 2000 a desa­rro­llar su pro­pio pro­yec­to, Blue Ori­gin. El due­ño de Ama­zon, que tie­ne una fi­ja­ción con la ca­rre­ra es­pa­cial des­de muy jo­ven, ha­bía des­em­bol­sa­do 500 mi­llo­nes de dólares en ju­lio del 2014 y su pre­ten­sión es abrir las puer­tas del es­pa­cio al tu­ris­mo en el 2020.

San­tia­go Her­nán­dez no tie­ne nin­gu­na du­da de que, con el tiem­po, ca­da vez más per­so­nas po­drán as­pi­rar a un via­je por el es­pa­cio. «¿Cuán­tas per­so­nas da­ban la vuel­ta al mun­do en avión ha­ce 40 años? En cuan­to dis­mi­nu­yan los cos­tes, ha­brá que re­ser­var pla­za con mu­cha an­te­la­ción», opi­na.

«Lo que plan­tean aho­ra Musk y Be­zos es ha­cer vue­los subor­bi­ta­les y po­ner per­so­nas en la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal» (es de­cir, a unos 400 ki­ló­me­tros de la su­per­fi­cie te­rres­tre), apun­ta el pro­fe­sor Her­nán­dez, que ase­gu­ra que «han desa­rro­lla­do una nue­va tec­no­lo­gía muy rá­pi­da­men­te».

GA­LI­CIA TAM­BIÉN DES­PE­GA

Her­nán­dez po­ne de re­lie­ve que Ga­li­cia tie­ne un pa­pel im­por­tan­te en el sec­tor ae­ro­náu­ti­co, que es cla­ve en el de­sa­rro­llo de ar­te­fac­tos ap­tos pa­ra el es­pa­cio. «Tie­nen tec­no­lo­gías muy pa­re­ci­das, si no idén­ti­cas», cuen­ta. Él mis­mo di­ri­ge el más­ter en In­ge­nie­ría de Es­truc­tu­ras y Ma­te­ria­les Ae­roes­pa­cia­les de la Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña (UDC).

Des­ta­ca tam­bién va­rias em­pre­sas ga­lle­gas «muy im­por­tan­tes en el ám­bi­to ae­ro­náu­ti­co», co­mo pue­den ser Coa­sa en Ou­ren­se o Del­ta Vi­go. «El con­tex­to es po­si­ti­vo: hay em­pre­sas ya si­tua­das, en la UDC es­ta­mos dan­do for­ma­ción y la Con­se­lle­ría de In­dus­tria es­tá apo­yan­do al sec­tor ae­ro­náu­ti­co», con­clu­ye.

Las cifras ha­blan so­las: la in­dus­tria ae­ro­náu­ti­ca ga­lle­ga re­gis­tró un in­cre­men­to su­pe­rior al 10 % en el em­pleo y del 7 % en la fac­tu­ra­ción. La pre­vi­sión pa­ra es­te año, se­gún el Con­sor­cio Ae­ro­náu­ti­co Ga­lle­go, es cre­cer to­da­vía más: un 12 % y un 10 %, res­pec­ti­va­men­te.

Ga­li­cia cuen­ta con un cre­cien­te sec­tor ae­ro­náu­ti­co, una opor­tu­ni­dad pa­ra des­pun­tar en el ám­bi­to ae­ro­es­pa­cial

AB N : M I L U S T R A C IÓ Z U E RÍ G O D EL R

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.