EL HOM­BRE QUE NO PU­DO SER CHONGSU

Jay Y. Lee VI­CE­PRE­SI­DEN­TE DE SAMSUNG ELECTRONICS, HE­RE­DE­RO DEL IM­PE­RIO SAMSUNG

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - LA SEMANA - MA­RÍA CEDRÓN ma­ria.ce­dron@la­voz.es

Cuan­do el he­re­de­ro del im­pe­rio Samsung, Jay Y. Lee (Lee Yae-Jong, co­mo le co­no­cen en Oc­ci­den­te), lo­gró for­ma­li­zar un acuer­do con Ste­ve Jobs pa­ra con­ver­tir­se en su­mi­nis­tra­dor de com­po­nen­tes de Ap­ple, los coreanos pen­sa­ron que ese hom­bre de per­fil modesto, pe­ro ideas mo­der­nas, po­dría con­ver­tir­se en el eje de un cam­bio ne­ce­sa­rio en el mo­de­lo eco­nó­mi­co del país, ca­paz de com­pe­tir con la im­pa­ra­ble in­dus­tria tec­no­ló­gi­ca china. Pe­ro su impu­tación en fe­bre­ro por un su­pues­to de­li­to de cohe­cho que lo im­pli­ca­ba di­rec­ta­men­te en la co­no­ci­da co­mo tra­ma de la Ras­pu­ti­na, no so­lo ha ti­ra­do por tie­rra esa es­pe­ran­za. Ha di­na­mi­ta­do la es­truc­tu­ra em­pre­sa­rial so­bre la que se ha apo­ya­do el des­pe­gue eco­nó­mi­co de Co­rea del Sur des­de la pos­gue­rra. Pa­re­ce que en Samsung no so­lo ex­plo­tan las ba­te­rías del Ga­laxy No­te 7, un fra­ca­so que hi­zo per­der más de 5.000 mi­llo­nes de dólares al con­glo­me­ra­do crea­do por su abue­lo en 1938 a par­tir de una dis­tri­bui­do­ra de pes­ca­do.

Pue­de que la am­bi­ción y la im­pa­cien­cia fue­ran los erro­res de Jay Y. Lee. Al con­tra­rio que su pa­dre, acu­sa­do en su día de va­rios pre­sun­tos de­li­tos de guan­te blan­co, pa­re­ce que no po­drá li­brar­se del pe­so de la ley por­que las bue­nas re­la­cio­nes con el Go­bierno ya no son co­mo­dín en la par­ti­da. Pe­ro pa­ra en­ten­der su jue­go y su tro­pie­zo hay que com­pren­der la par­ti­cu­lar es­truc­tu­ra de las gran­des com­pa­ñías fa­mi­lia­res sur­co­rea­nas o choun­goul, el ejem­plo más cla­ro de que no co­lo­car to­dos los hue­vos en una mis­ma ces­ta es la cla­ve del éxi­to. So­bre to­do cuan­do se cuen­ta con el apo­yo del Go­bierno pa­ra lo­grar­lo. Ade­más, co­mo en el ca­so del gru­po Samsung, ser ac­cio­nis­ta ma­yo­ri­ta­rio no im­pli­ca ser el chongsu, una es­pe­cie de rey sol que con­tro­la to­do el en­tra­ma­do, aun­que la par­ti­ci­pa­ción de la fa­mi­lia no su­pere el 2 % de las ac­cio­nes del gru­po de­bi­do a un mo­de­lo de par­ti­ci­pa­cio­nes cru­za­das que dis­tri­bu­ye en las di­fe­ren­tes em­pre­sas. El he­re­de­ro de 48 años, pi­lo­to de fac­to del im­pe­rio Samsung des­de que su pa­dre su­frió un in­far­to en el 2014, qui­so con­ver­tir­se muy rá­pi­do en chongsu. Aun­que lo ha ne­ga­do, la Fis­ca­lía lo acu­sa de ha­ber or­de­na­do in­gre­sos de unos 35,4 mi­llo­nes de eu­ros a em­pre­sas vin­cu­la­das a Choi Soon Sil, la Ras­pu­ti­na, ami­ga ín­ti­ma de la pre­si­den­ta Park Geun Hye, des­ti­tui­da tras des­cu­brir­se que am­bas mu­je­res ha­bían ur­di­do pre­sun­ta­men­te un plan pa­ra ins­tar a las choun­goul del país do­na­cio­nes a or­ga­ni­za­cio­nes de la pri­me­ra. A cam­bio de esa in­yec­ción de fon­dos, el Go­bierno ha­bría fa­vo­re­ci­do la unión de dos em­pre­sas que en­cum­bra­ría a Lee al li­de­raz­go to­tal del choun­goul. La cues­tión es sa­ber, en el ma­quia­vé­li­co jue­go de alian­zas sur­co­reano, quién tra­tó de uti­li­zar a quién. Pa­ra mu­chos sur­co­rea­nos el es­cán­da­lo que ha he­cho tam­ba­lear a uno de los mo­to­res eco­nó­mi­cos del país pue­de te­ner un efec­to boo­me­rang al lim­piar el po­der eje­cu­ti­vo de po­lí­ti­cos acos­tum­bra­dos a ha­cer fa­vo­res a los chongsu. Ha­brá que es­pe­rar qué ocu­rre aho­ra en Co­rea y en sus choun­goul.

ABRALDES | http://abral­de­sar­ts­tu­dios.jim­do.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.