La men­sa­je­ría con­ti­núa su re­vo­lu­ción

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Sara Ca­bre­ro

En el 2007 se en­via­ban de me­dia 17 SMS al mes fren­te a los 2,4 ac­tua­les La co­mu­ni­ca­ción ins­tan­tá­nea, in­mer­sa en un pro­ce­so de cam­bio, ha des­ban­ca­do a esta for­ma de re­la­cio­nar­se

Goo­gle se ha pues­to se­rio con lo que la pro­pia mul­ti­na­cio­nal lla­ma «la men­sa­je­ría del futuro». Y pa­ra ello ha de­ci­di­do ca­mi­nar de la mano de An­droid, con los que ya ha co­men­za­do a desa­rro­llar Rich Com­mu­ni­ca­tion Ser­vi­ce (RCS), una apli­ca­ción de men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea que pre­ten­de des­ban­car del mer­ca­do al rey What­sApp.

El gi­gan­te de In­ter­net lle­va ya va­rios años pe­lean­do a ca­pa y es­pa­da pa­ra con­se­guir co­lar una apli­ca­ción con su fir­ma en­tre las gran­des del mer­ca­do. Pe­ro What­sApp es un com­pe­ti­dor du­ro y sus más de 1.200 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos al mes muy fie­les y di­fí­ci­les de con­ven­cer.

What­sApp, con el apo­yo de otros ser­vi­cios se­me­jan­tes, ya con­si­guió des­ban­car to­tal­men­te a los tan asen­ta­dos SMS es­tos úl­ti­mos años. De po­co o na­da ha ser­vi­do la apues­ta de las te­le­cos en los úl­ti­mos tiem­pos por ofre­cer pa­que­tes de men­sa­jes gra­tui­tos en sus ta­ri­fas.

Ca­da vez que­da me­nos de la épo­ca do­ra­da de los SMS y los úl­ti­mos da­tos así lo de­mues­tran. Es­pa­ña se ha con­ver­ti­do en el país que más rá­pi­do es­tá aban­do­nan­do el tra­di­cio­nal en­vío de men­sa­jes cor­tos, una op­ción que si­gue so­bre­vi­vien­do en otras re­gio­nes del mun­do.

Den­tro de nues­tras fron­te­ras, los usua­rios en­vían ocho ve­ces me­nos men­sa­jes que ha­ce diez años, cuan­do ca­da con­su­mi­dor re­mi­tía de me­dia 17 men­sa­jes de tex­to al mes, lo que se con­ver­tía en 2,5 eu­ros al mes que iban di­rec­ta­men­te al bol­si­llo de las ope­ra­do­ras. De he­cho, y se­gún los da­tos de la CNMC, en el año 2007 las com­pa­ñías in­gre­sa­ron más de 1.000 mi­llo­nes de eu­ros por el en­vío de SMS y MMS, una cifra que en el 2015 se re­du­jo a 200 mi­llo­nes. A día de hoy la me­dia de men­sa­jes de tex­to a los que da­mos sa­li­da es tan so­lo de 2,4.

Con es­tos da­tos no po­de­mos des­car­tar que Es­pa­ña con­si­ga con­ver­tir­se en pio­ne­ra en el en­tie­rro de­fi­ni­ti­vo de es­te ser­vi­cio. Tam­po­co ayu­dan las ofer­tas de las ope­ra­do­ras, que en Es­pa­ña no han con­se­gui­do adap­tar­se y po­ner so­bre la me­sa ju­go­sas pro­pues­tas con las que lu­char por la su­per­vi­ven­cia del SMS.

En el 2011, cuan­do el sec­tor to­da­vía no ha­bía su­fri­do el ma­za­zo fi­nal, las di­fe­ren­cias de SMS en­via­dos al mes di­fe­rían, y mu­cho, en los di­fe­ren­tes paí­ses eu­ro­peos. Mien­tras la me­dia del Vie­jo Con­ti­nen­te se si­tua­ba en 81,2 men­sa­jes por usua­rio y mes, diez paí­ses se que­da­ban por de­ba­jo de los cin­cuen­ta, en­tre los que Es­pa­ña, con 11 men­sa­jes al mes por usua­rio, des­ta­ca­ba so­bre el res­to.

Nues­tro país te­nía la cifra más ba­ja, pe­ro tam­bién el pre­cio más al­to de to­do el con­ti­nen­te: en­viar una de es­tas co­mu­ni­ca­cio­nes den­tro de nues­tras fron­te­ras su­po­nía es­ti­rar el bol­si­llo un pro­me­dio de 0,11 eu­ros, fren­te a los 0,022 de la me­dia eu­ro­pea.

¿CÓ­MO GA­NAN DI­NE­RO?

La muer­te anun­cia­da de los men­sa­jes de tex­to por mó­vil ha su­pues­to el fi­nal de la ga­lli­na de los hue­vos de oro pa­ra las ope­ra­do­ras. What­sApp, Sky­pe, Te­le­gram o Li­ne han co­pa­do los te­lé­fo­nos y, por el ca­mino, le han pro­cu­ra­do a los usua­rios un im­por­tan­te aho­rro eco­nó­mi­co. Con esta cir­cuns­tan­cia cho­can las cifras de es­te ti­po de apli­ca­cio­nes, que si­guen sien­do muy ju­go­sas des­de el pun­to de vis­ta fi­nan­cie­ro. La pre­gun­ta que sal­ta en­ton­ces es evi­den­te: ¿Có­mo ga­nan di­ne­ro es­tas apli­ca­cio­nes si la ma­yo­ría son gra­tui­tas?

Pa­ra los gi­gan­tes Fa­ce­book y Goo­gle, que se en­cuen­tran de­trás de to­dos es­tos ser­vi­cios de men­sa­je­ría, no es ahí don­de ha­bi­ta el ne­go­cio. Cuan­do una de sus apli­ca­cio­nes en­tra en nues­tro te­lé­fono, es­ta­mos acep­tan­do la ce­sión de nues­tros da­tos a las em­pre­sas y a ter­ce­ros, y ahí es don­de ver­da­de­ra­men­te se lle­nan el bol­si­llo. Las bús­que­das que rea­li­za­mos en In­ter­net, las fotos que com­par­ti­mos, las webs más vi­si­ta­das o in­clu­so las ho­ras a las que so­le­mos co­nec­tar­nos son más im­por­tan­tes de lo que pen­sa­mos.

Gra­cias a to­dos los da­tos que reúnen ca­da día, las webs son ca­pa­ces de co­lo­car­nos pu­bli­ci­dad seg­men­ta­da, acor­de a nues­tras ne­ce­si­da­des y pre­pa­ra­da pa­ra que cai­ga­mos sin re­me­dio. El futuro pa­sa por tras­la­dar to­do es­to di­rec­ta­men­te a los ser­vi­cios de men­sa­je­ría. En el ho­ri­zon­te ya se vis­lum­bra la lle­ga­da de las com­pras y los pa­gos has­ta las mis­mas apli­ca­cio­nes. O lo que es lo mis­mo, com­prar y pa­gar sin sa­lir de What­sApp, de Sky­pe y de sus se­me­jan­tes. Es­te sis­te­ma de eCom­mer­ce que per­mi­ti­rá al usua­rio rea­li­zar to­do ti­po de ac­cio­nes con la co­mo­di­dad que ofre­ce ope­rar des­de la apli­ca­ción pro­vo­ca­rá su des­pe­gue de­fi­ni­ti­vo, co­lo­can­do a es­tos ser­vi­cios en el fo­co de em­pre­sas y usua­rios. Ha­brá quien ten­drá que apu­rar­se pa­ra no ser des­ban­ca­do. Y es que Ama­zon pue­de ver su cuo­ta de mer­ca­do muy mer­ma­da.

To­da­vía que­dan mu­chos de­ta­lles por de­pu­rar, pe­ro to­dos los sig­nos apun­tan a que el futuro con­ver­ti­rá a la men­sa­je­ría ins­tan­tá­nea y sus he­re­de­ros en una es­pe­cie de «to­do in­clui­do» con el que ges­tio­nar cual­quier co­sa de nues­tro día a día. Eso que Goo­gle ya ha em­pe­za­do a lla­mar «la men­sa­je­ría del futuro».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.