LOS RO­BOTS REVOLUCIONAN LA ECO­NO­MÍA MUN­DIAL

LA IN­DUS­TRIA 4.0. PO­DRÍA ASU­MIR YA EL 45 % DE LAS TA­REAS QUE CA­DA DÍA AFRON­TAN LAS FÁ­BRI­CAS DE TO­DO EL PLA­NE­TA. POR CA­DA AUTÓMATA QUE SE IN­COR­PO­RA SE PIER­DEN SEIS PUES­TOS DE TRA­BA­JO, PE­RO EL FU­TU­RO ES­TÁ LLENO DE OPOR­TU­NI­DA­DES PA­RA LOS PRO­FE­SIO­NA­LES QUE AP

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Vi­ñas

En ma­yo de 1997, el cam­peón del mun­do de ajedrez Garry Kas­pá­rov y el su­per­or­de­na­dor de IBM Deep Blue li­bra­ron en Nue­va York una igua­la­da y me­diá­ti­ca par­ti­da que ter­mi­nó ga­nan­do la má­qui­na. Fue la pri­me­ra vez en la his­to­ria que una in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial se al­zó so­bre el in­te­lec­to hu­mano. Han pa­sa­do vein­te años y hoy con­vi­vi­mos con es­te ti­po de men­tes, di­se­ña­das, co­mo el equi­po que do­ble­gó al ru­so, pa­ra ser las me­jo­res en ta­reas es­pe­cí­fi­cas. Pa­ra ha­cer muy bien al­go con­cre­to. Si en lu­gar de peo­nes y al­fi­les, el aje­dre­cis­ta hu­bie­se pues­to so­bre la me­sa fi­chas de do­mi­nó, el sis­te­ma in­for­má­ti­co no hu­bie­se te­ni­do na­da que ha­cer. So­lo sa­bía desen­vol­ver­se en un ta­ble­ro de ca­si­llas ne­gras y blan­cas.

Esos soft­wa­res, pro­gra­ma­dos pa­ra desem­pe­ñar ta­reas de­ter­mi­na­das y me­cá­ni­cas, son sus­cep­ti­bles de ocu­par­se hoy de has­ta la mi­tad de las ac­ti­vi­da­des que el ser hu­mano rea­li­za en sus pues­tos de tra­ba­jo —un es­tu­dio re­cien­te de la con­sul­to­ra McKin­sey si­túa el por­cen­ta­je en el 45 %; el Ban­co Mun­dial, por en­ci­ma del 60 %—. En ello es­tán ya. Ac­tual­men­te, la au­to­ma­ti­za­ción de ta­reas es al­go co­rrien­te en mon­ta­je y fa­bri­ca­ción, en trans­por­te, lo­gís­ti­ca y en apo­yo ad­mi­nis­tra­ti­vo. Hay cer­ca de 1,5 mi­llo­nes de ro­bots in­dus­tria­les ope­ran­do en el mun­do, se­gún la In­ter­na­tio­nal Fe­de­ra­tion of Ro­bo­tics. Pe­ro, ¿qué pa­sa­rá a cor­to pla­zo? ¿Has­ta qué pun­to es­tán en pe­li­gro nues­tras nó­mi­nas? ¿Po­drá un ro­bot diag­nos­ti­car y tra­tar un cán­cer al­gún día, edu­car a nues­tros hi­jos, re­dac­tar una emo­ti­va cró­ni­ca pe­rio­dís­ti­ca tras un par­ti­do de fút­bol?

Va­mos a los da­tos. Los pres­ti­gio­sos eco­no­mis­tas Da­ron Ace­mo­glu, del MIT, y Pas­cual Res­tre­po, de Ya­le, que lle­van años es­tu­dian­do el fe­nó­meno, estiman que por ca­da má­qui­na que se in­cor­po­ra en un pro­ce­so pro­duc­ti­vo se des­tru­yen seis pues­tos de tra­ba­jo. Des­de PwC apun­tan que, en el 2030, tres de ca­da diez si­llas las ocu­pa­rá una má­qui­na y que el PIB ha­brá es­ca­la­do un 14 % co­mo con­se­cuen­cia de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial —la pro­duc­ti­vi­dad se­rá ma­yor, tam­bién la fuer­za la­bo­ral y, con pro­duc­tos y ser­vi­cios de más ca­li­dad, per­so­na­li­za­dos in­clu­so, el con­su­mo au­men­ta­rá—. Afi­na más el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial, que ta­sa en cin­co mi­llo­nes los pues­tos que se ha­brán per­di­do en el 2020 en fa­vor de la IA. «El avan­ce es fre­né­ti­co —se­ña­la Se­nén Ba­rro Ame­nei­ro, ca­te­drá­ti­co de Cien­cias da Compu­tación e In­te­li­xen­cia Ar­ti­fi­cial—. De he­cho, la tec­no­lo­gía que exis­te a día de hoy per­mi­ti­ría ir mu­cho más le­jos en la au­to­ma­ti­za­ción de ta­reas». ¿Qué la fre­na? «Mu­chas ra­zo­nes —con­ti­núa—, co­mo la re­la­ción cos­te/be­ne­fi­cio (el cos­te de los em­plea­dos del sec­tor tex­til en mu­chos paí­ses es in­sul­tan­te­men­te ba­jo, por lo que no hay in­te­rés en me­ca­ni­zar es­tas la­bo­res), los re­ce­los éti­cos o las cues­tio­nes le­ga­les». «Po­dría­mos au­to­ma­ti­zar por com­ple­to el vue­lo de una ae­ro­na­ve, por ejem­plo, pe­ro se­gu­ra­men­te cho­ca­ría con la des­con­fian­za de los pa­sa­je­ros y las ase­gu­ra­do­ras», ilus­tra el ex­per­to.

No hay que echar­le de­ma­sia­da ima­gi­na­ción pa­ra su­po­ner có­mo se­rá el es­ce­na­rio la­bo­ral de aquí a unos años. En el 2015, la fá­bri­ca de mó­vi­les chi­na Chang­ying Pre­ci­sion Tech­no­logy Com­pany sus­ti­tu­yó por ro­bots el 90% de su plan­ti­lla, que­dán­do­se, de 650 ope­ra­rios, con so­lo 60. Al mar­gen del enor­me aho­rro en cos­tes que le su­pon­drá la amor­ti­za­ción de la in­ver­sión, la ro­bo­ti­za­ción de su ac­ti­vi­dad le ha per­mi­ti­do in­cre­men­tar la pro­duc­ción en un 250 % y re­du­cir el nú­me­ro de de­fec­tos en la pro­duc­ción del 25 % al 5 %. ¿Qué ha­cen los tra­ba­ja­do­res que se sal­va­ron? Su­per­vi­sar el co­rrec­to fun­cio­na­mien­to de to­da la plan­ta. «En la ma­yor par­te de los ca­sos, se au­to­ma­ti­zan ta­reas o ac­ti­vi­da­des, no pues­tos de tra­ba­jo —ex­pli­ca Ba­rro—, la­bo­res que no re­quie­ren pa­ra su desem­pe­ño de una for­ma­ción es­pe­cial y es­tán peor re­tri­bui­dos».

No son, sin em­bar­go, los em­pleos me­nos cua­li­fi­ca­dos los que ne­ce­sa­ria­men­te se ve­rán más afec­ta­dos. «Los que re­quie­ren de in­ter­ac­ción con otras per­so­nas o que, aún sien­do fí­si­cos, son po­co ru­ti­na­rios, no van a ser fá­ci­les de me­ca­ni­zar —avan­za—. Por el con­tra­rio, las ta­reas desa­rro­lla­das por pro­fe­sio­na­les es­pe­cia­li­za­dos, pe­ro que es­tán muy pau­ta­das y son re­pe­ti­ti­vas, co­mo el diag­nós­ti­co de imá­ge­nes mé­di­cas, pa­sa­rán pron­to a ser rea­li­za­das ín­te­gra­men­te por má­qui­nas; es más, dis­po­ner de sis­te­mas ca­pa­ces de apo­yar la la­bor hu­ma­na pue­de ha­cer que per­so­nas con ca­pa­ci­da­des o ha­bi­li­da­des me­no­res que otras pue­dan su­pe­rar a es­tas en el desem­pe­ño de sus tra­ba­jos». ¿Por ejem­plo? «Un em­plea­do de ban­ca no es­pe­cial­men­te cua­li­fi­ca­do pue­de de­ci­dir la con­ce­sión de un cré­di­to ban­ca­rio ase­so­ra­do por un sis­te­ma ex­per­to con ma­yor fia­bi­li­dad que un es­pe­cia­lis­ta en la ma­te­ria».

La idea es que el ro­bot y el tra­ba­ja­dor con­vi­van y coope­ren, «me­jo­ran­do el pri­me­ro las con­di­cio­nes de tra­ba­jo del se­gun­do y con­si­guien­do, en­tre am­bos, un pro­ce­so más efi­cien­te», ano­ta Car­los Abe­lla, del Cen­tro Tec­no­ló­gi­co de Au­to­mo­ción de Ga­li­cia, im­pli­ca­do, jun­to al Gru­po PSA, en el desa­rro­llo de una plan­ta pi­lo­to 4.0 que aca­ba de cap­tar 50 mi­llo­nes pú­bli­cos y que per­mi­ti­rá man­te­ner 400 em­pleos y crear 80 nue­vos. Por­que la dis­rup­ción di­gi­tal ge­ne­ra­rá tam­bién nue­vas opor­tu­ni­da­des, pe­ro ¿y los desahu­cia­dos del mer­ca­do la­bo­ral? El Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial ya lo tie­ne cla­ro: la ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal.

Por ca­da ro­bot que se in­cor­po­ra en un pro­ce­so pro­duc­ti­vo se des­tru­yen seis pues­tos de tra­ba­jo

El Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial in­sis­te en la ren­ta bá­si­ca uni­ver­sal co­mo res­pues­ta a la trans­for­ma­ción di­gi­tal

JUAN. S. G

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.