El sis­te­ma DIN cum­ple un si­glo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Patricia Baelo

Fa­mo­so en to­do el pla­ne­ta por el DIN A4, el mo­de­lo nor­ma­ti­vo se ha con­ver­ti­do en un de ex­por­ta­cio­nes que le ge­ne­ra unos 17.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les a la lo­co­mo­to­ra

Aun­que pue­da pa­re­cer lo con­tra­rio, no es ca­sua­li­dad que el en­chu­fe en­ca­je siem­pre a la per­fec­ción en la to­ma de co­rrien­te, el tor­ni­llo en la tuer­ca y el va­so de ca­fé en el po­sa­va­sos. Si to­do a nues­tro al­re­de­dor fun­cio­na, es gra­cias a las cer­ca de 34.000 nor­mas que exis­ten en la ac­tua­li­dad. El ejem­plo más fa­mo­so es el de la DIN EN ISO 216, me­jor co­no­ci­da co­mo DIN A4, que es­ta­ble­ce que una ho­ja de pa­pel de­be me­dir exac­ta­men­te 210 por 297 mi­lí­me­tros. Una nor­ma que da­ta de 1922 y, sin la cual, hoy ja­más po­dría­mos in­tro­du­cir los fo­lios en so­bres ni im­pre­so­ras.

To­das na­cen en el mis­mo lu­gar: el Ins­ti­tu­to Ale­mán de Nor­ma­li­za­ción (DIN, por sus si­glas ger­ma­nas), un or­ga­nis­mo in­de­pen­dien­te que tie­ne su se­de en Berlín, en una pla­za que lle­va el mis­mo nom­bre, y que ce­le­bra es­te año su 100 aniver­sa­rio. «Las nor­mas cons­ti­tu­yen una for­ma de ex­pre­sión eco­nó­mi­ca» desa­rro­lla­da por 32.000 ex­per­tos or­ga­ni­za­dos en 69 co­mi­sio­nes, ase­gu­ra el in­for­má­ti­co Ch­ris­toph Win­ter­hal­ter, quien pre­si­de la jun­ta di­rec­ti­va del DIN. Pe­ro el ins­ti­tu­to no se en­car­ga so­lo de pro­duc­tos, sino tam­bién de cri­te­rios de se­gu­ri­dad, co­mo la DIN EN 71, se­gún la cual el pe­lo de los osos de pe­lu­che de­be ser re­sis­ten­te al fue­go, o com­pa­ra­ti­vas, del ti­po de la DIN EN 60456, que dic­ta cuán­to de­be con­su­mir un elec­tro­do­més­ti­co pa­ra ga­nar­se de­ter­mi­na­da ca­te­go­ría ener­gé­ti­ca.

El sis­te­ma es sen­ci­llo. Cual­quie­ra que lo desee pue­de re­mi­tir por mail una so­li­ci­tud pa­ra un pro­ce­so de nor­ma­li­za­ción, que va a pa­rar a la co­mi­sión com­pe­ten­te. Es­ta, for­ma­da en su ma­yo­ría por em­pre­sas, aso­cia­cio­nes y de­fen­so­res de los de­re­chos del con­su­mi­dor, se en­car­ga de ana­li­zar si la nor­ma es re­le­van­te pa­ra el mer­ca­do, si hay ne­ce­si­dad de ella, y «so­bre to­do, si in­tere­sa fi­nan­ciar­la», ex­pli­ca el por­ta­voz del DIN, Oli­ver Boer­gen. Cuan­do hay acuer­do pa­ra nor­ma­li­zar al­go se ex­po­ne pri­me­ro el bo­rra­dor en In­ter­net, de for­ma que los que es­tén in­tere­sa­dos pue­dan co­men­tar­lo y pro­po­ner mo­di­fi­ca­cio­nes. Fi­nal­men­te, se pu­bli­ca co­mo do­cu­men­to en pa­pel y on li­ne a tra­vés de la edi­to­rial Beuth, fi­lial del DIN. El ins­ti­tu­to se fi­nan­cia en gran me­di­da con el di­ne­ro que ob­tie­ne de la ven­ta de nor­mas.

Eso sí, na­die es­tá obli­ga­do a cum­plir­las, sal­vo que for­men par­te de un con­tra­to. Así pues, exis­te una nor­ma in­ter­na­cio­nal pa­ra los ca­bles de los car­ga­do­res de te­lé­fono mó­vil y, sin em­bar­go, la ma­yo­ría de las em­pre­sas uti­li­zan so­lo el su­yo. «To­dos lle­gan a pre­gun­tar­se en al­gún mo­men­to si quie­ren man­te­ner su tec­no­lo­gía en se­cre­to y pa­ten­tar­la, o si por el con­tra­rio pre­fie­ren que se ex­tien­da lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble y con­so­li­dar­la co­mo un es­tán­dar. Es una de­ci­sión es­tra­té­gi­ca», di­ce Win­ter­hal­ter.

La pri­me­ra DIN tam­bién sur­gió de un im­pul­so eco­nó­mi­co. Se tra­ta del pa­sa­dor có­ni­co, un ele­men­to de fi­ja­ción crea­do pa­ra unir pie­zas de ame­tra­lla­do­ras que fue nor­ma­li­za­do en di­ciem­bre de 1917. Pe­se a que el pro­duc­to ter­mi­nó por re­sul­tar inú­til en el ám­bi­to mi­li­tar, la DIN 1 ha so­bre­vi­vi­do al pa­so del tiem­po y hoy la em­plean en to­da Eu­ro­pa ba­jo el nom­bre de DIN EN 22339. Al­go que no siem­pre su­ce­de así, ya que el ins­ti­tu­to re­vi­sa una nor­ma ca­da cin­co años, con el ob­je­ti­vo de ac­tua­li­zar­la o desechar­la si ha de­ja­do de ser apli­ca­ble.

Cuan­do es vá­li­da so­lo en Ale­ma­nia, lle­va de­lan­te las si­glas DIN. Pa­ra el te­rri­to­rio co­mu­ni­ta­rio, DIN EN. Y si es­tá re­co­no­ci­da en to­do el mun­do, en­ton­ces co­mien­za por DIN EN ISO. «El 70 % de nues­tros pro­yec­tos son in­ter­na­cio­na­les», re­la­ta Win­ter­hal­ter. Por lo tan­to, no es de ex­tra­ñar que las nor­mas DIN ale­ma­nas, pro­te­gi­das por de­re­chos de au­tor, se ha­yan con­ver­ti­do en un éxi­to de ex­por­ta­cio­nes, que le ge­ne­ran unos 17.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les a la lo­co­mo­to­ra eu­ro­pea. Una de las más va­lo­ra­das es la eti­que­ta con las ins­truc­cio­nes de la­va­do que cuel­ga de nues­tros pan­ta­lo­nes y ca­mi­sas, in­de­pen­dien­te­men­te de dón­de han si­do fa­bri­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.