GA­LI­CIA RE­SU­CI­TA LA FIE­BRE DEL WOL­FRA­MIO

En la co­mu­ni­dad hay tres ex­plo­ta­cio­nes que se pre­pa­ran pa­ra ex­traer un me­tal con­si­de­ra­do es­tra­té­gi­co pa­ra la UE Bru­se­las se ha pro­pues­to evi­tar el mo­no­po­lio de Chi­na en es­te mi­ne­ral

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Pa­blo González

GA­LI­CIA SE HA PRO­PUES­TO REAC­TI­VAR LA MI­NE­RÍA DEL WOL­FRA­MIO, EL VA­LIO­SO ME­TAL QUE CON­VIR­TIÓ LAS TIE­RRAS DE BREO­GÁN EN UN OB­JE­TI­VO ES­TRA­TÉ­GI­CO DE LOS NA­ZIS EN LA SE­GUN­DA GUE­RRA MUN­DIAL. LA UNIÓN EU­RO­PEA HA CA­LI­FI­CA­DO CO­MO VI­TAL LA EX­PLO­TA­CIÓN DE ES­TE RE­CUR­SO POR­QUE CHI­NA, QUE DO­MI­NA EL 80 % DE LA PRO­DUC­CIÓN MUN­DIAL, YA HA DA­DO SE­ÑA­LES DE QUE PO­DRÍA APRE­TAR LAS TUER­CAS DE LAS GRAN­DES ECO­NO­MÍAS CON SU CON­TROL SO­BRE ES­TE MI­NE­RAL

El wol­fra­mio o tungs­teno es un me­tal con­tra­dic­to­rio. Ha ser­vi­do pa­ra alum­brar ho­ga­res de to­do el mun­do al ser el ma­te­rial ba­se de los fi­la­men­tos de las bom­bi­llas. Al mis­mo tiem­po, su al­tí­si­ma den­si­dad y du­re­za, con la tem­pe­ra­tu­ra de fu­sión más ele­va­da de to­dos los me­ta­les (3.410 gra­dos), lo hi­cie­ron —aún lo es— im­pres­cin­di­ble pa­ra crear alea­cio­nes muy re­sis­ten­tes pa­ra el ar­ma­men­to mi­li­tar. Ha ser­vi­do por tan­to pa­ra el bie­nes­tar de mi­llo­nes de per­so­nas, pe­ro tam­bién pa­ra la des­truc­ción. En la in­dus­tria tam­bién se uti­li­za en ma­qui­na­ria de cor­te de to­do ti­po de me­ta­les, te­lé­fo­nos mó­vi­les, cir­cui­tos eléc­tri­cos y dis­tin­tos me­dios de trans­por­te co­mo tre­nes o avio­nes. Sin du­da se tra­ta de un ma­te­rial mul­tiu­sos, cru­cial pa­ra las so­cie­da­des avan­za­das.

Su es­plen­dor co­mo ele­men­to co­ti­za­do en la mi­ne­ría em­pe­zó en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, con­ti­nuó con la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la, se dis­pa­ró a par­tir de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y si­guió has­ta la dé­ca­da de los cin­cuen­ta pa­ra ali­men­tar la gue­rra de Co­rea. Pe­ro más ade­lan­te es­ta in­dus­tria ex­trac­ti­va, con fi­lo­nes muy im­por­tan­tes en el no­roes­te de Es­pa­ña, es­pe­cial­men­te en Ga­li­cia, Por­tu­gal, Ex­tre­ma­du­ra o las pro­vin­cias oc­ci­den­ta­les de Cas­ti­lla y León, de­ca­yó irre­me­dia­ble­men­te. La co­mu­ni­dad ga­lle­ga, en cual­quier ca­so, si­gue te­nien­do bue­na par­te de las re­ser­vas más im­por­tan­tes de es­te me­tal, muy di­fí­ci­les de ex­plo­tar al es­tar en ve­tas muy es­tre­chas. Aun­que exis­ten 45 mi­ne­ra­les con tra­zas de óxi­do de tungs­teno, so­lo la wol­fra­mi­ta y schee­li­ta tie­nen in­te­rés eco­nó­mi­co.

Aho­ra la mi­ne­ría del wol­fra­mio re­sur­ge de sus ce­ni­zas, au­pa­da por la nue­va es­tra­te­gia de Bru­se­las pa­ra que Eu­ro­pa no sea de­pen­dien­te de es­tos ma­te­ria­les y pue­da te­ner cier­ta au­to­su­fi­cien­cia con res­pec­to a Chi­na, el país que ha lan­za­do una es­pe­cie de con­quis­ta mi­ne­ra del mun­do. El wol­fra­mio, jun­to con el es­ta­ño, son dos ele­men­tos con­si­de­ra­dos es­tra­té­gi­cos o «crí­ti­cos» por la Unión Eu­ro­pea. Co­mo en los tiem­pos de las gue­rras mun­dia­les, el pre­cio del tungs­teno se ha dis­pa­ra­do, en bue­na me­di­da por el te­mor al mo­no­po­lio chino de es­ta ma­te­ria pri­ma, pues co­mo en el ca­so de las tie­rras ra­ras —un gru­po de 17 ele­men­tos de gran va­lor pa­ra la tec­no­lo­gía in­for­má­ti­ca y la te­le­fo­nía—, Pe­kín con­tro­la más del 80 % de la pro­duc­ción mun­dial, unas 87.000 to­ne­la­das en el 2015. Y ya in­ten­tó res­trin­gir el co­mer­cio mun­dial con cuo­tas de ex­por­ta­ción, contra el cri­te­rio de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Co­mer­cio. «Chi­na tie­ne un gran po­der en lo que res­pec­ta a los mi­ne­ra­les, es un país in­men­so y tie­ne un gran po­der ex­trac­ti­vo, así que pro­du­ce mu­cho de to­do», ex­pli­ca Ma­nuel Re­guei­ro y González-Barros, del Ins­ti­tu­to Geo­ló­gi­co y Mi­ne­ro de Es­pa­ña.

La Co­mi­sión Eu­ro­pea quie­re evi­tar es­ta de­pen­den­cia de la po­ten­cia asiá­ti­ca, por eso apo­ya con in­cen­ti­vos la pro­duc­ción de wol­fra­mio y otros mi­ne­ra­les es­tra­té­gi­cos, aun­que es­ta po­lí­ti­ca cho­que a me­nu­do con al­gu­nas le­gis­la­cio­nes es­ta­ta­les muy ga­ran­tis­tas con el im­pac­to am­bien­tal de la mi­ne­ría. De ahí que en el 2010 de­cla­ra­ra es­te me­tal co­mo ma­te­ria pri­ma es­tra­té­gi­ca por el al­to ries­go en la in­te­rrup­ción del su­mi­nis­tro. Es­ta de­cla­ra­ción sir­ve pa­ra in­cen­ti­var pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción pa­ra una mi­ne­ría más sos­te­ni­ble.

El re­na­ci­mien­to de la mi­ne­ría del wol­fra­mio tie­ne a Ga­li­cia co­mo una de sus pun­tas de lanza, jun­to con el nor­te de Por­tu­gal, Sa­la­man­ca o Ex­tre­ma­du­ra. La pro­duc­ción ga­lle­ga se in­te­rrum­pió en el 2013 pe­ro, se­gún los ex­per­tos, el po­ten­cial ga­lle­go es­ta­ría muy por en­ci­ma de la ac­tual pro­duc­ción eu­ro­pea, que su­po­ne el 2,8 % de la pro­duc­ción mun­dial, con­cen­tra­da en Es­pa­ña, Por­tu­gal y Aus­tria. En el 2012, Ga­li­cia pa­só de pro­du­cir 15,4 to­ne­la­das a 124,88, mien­tras que, por ejem­plo, Sa­la­man­ca pro­du­jo 1.480 to­ne­la­das en el 2014, se­gún los da­tos de la pu­bli­ca­ción Pa­no­ra­ma mi­ne­ro 2016.

PRO­YEC­TOS

En Ga­li­cia el re­na­ci­mien­to de la in­dus­tria ex­trac­ti­va del wol­fra­mio lo en­car­na la reaper­tu­ra de la gran mi­na de San Finx, en Lou­sa­me (A Co­ru­ña), por la so­cie­dad Tungs­ten San Finx, per­te­ne­cien­te a Va­lo­ri­za Mi­ne­ría, una em­pre­sa de Sacyr. Y tam­bién por el pro­yec­to de la em­pre­sa Ga­li­cia Tin & Tungs­ten en San­ta Com­ba, con la reaper­tu­ra de la mi­na del Car­men, ex­plo­ta­da has­ta 1985, así co­mo dos ex­plo­ta­cio­nes a cie­lo abier­to y otra más sub­te­rrá­nea. Es­ta em­pre­sa per­te­ne­ce al gru­po Star­board GTT Hol­ding, con se­de en Hong Kong, lo que da una idea de la im­por­tan­cia de es­te ma­te­rial en la eco­no­mía glo­bal.

Va­lo­ri­za Mi­ne­ría, por su par­te, pre­vé me­ca­ni­zar la ope­ra­ción de la mi­na, «uti­li­zan­do las téc­ni­cas más avan­za­das dis­po­ni­bles en el mer­ca­do», ex­pli­can fuentes de la em­pre­sa, al tiem­po que se al­can­za­ría un cos­te de ex­plo­ta­ción com­pe­ti­ti­vo con las mi­nas de wol­fra­mio que son lí­de­res a ni­vel mun­dial. «La ten­den­cia de pre­cios del wol­fra­mio des­de el 2004 has­ta la ac­tua­li­dad es po­si­ti­va y se es­ti­ma es­ta­ble en los pró­xi­mos años», ex­pli­can en Va­lo­ri­za.

En San Finx hay 21 con­ce­sio­nes vi­gen­tes has­ta el 2068 que se ad­qui­rie­ron ha­ce dos años y en las que se han in­ver­ti­do seis mi­llo­nes de eu­ros pa­ra po­ner al día sus ins­ta­la­cio­nes y dar em­pleo a 45 per­so­nas y a otras 120 de for­ma in­di­rec­ta e in­du­ci­da, se­gún los cálcu­los de la em­pre­sa. «El ob­je­ti­vo es al­can­zar una ca­pa­ci­dad de pro­duc­ción de 60.000 to­ne­la­das de mi­ne­ral, con una pro­duc­ción de 280 to­ne­la­das al año de con­cen­tra­do de wol­fra­mio y es­ta­ño, con una fac­tu­ra­ción de 3,3 mi­llo­nes de eu­ros», ex­pli­can fuentes re­la­cio­na­das con el pro­yec­to.

El pro­ble­ma es que el aban­dono de es­tas mi­nas ha pro­vo­ca­do que las ga­le­rías in­fe­rio­res es­tén inun­da­das, por lo que se ha so­li­ci­ta­do un per­mi­so pa­ra que el agua pue­da ser eva­cua­da «de for­ma con­tro­la­da y sos­te­ni­ble», un pro­ce­so que pue­de du­rar un año. La em­pre­sa se com­pro­me­te, en cual­quier ca­so, a lle­var a ca­bo una ex­plo­ta­ción «sos­te­ni­ble y res­pe­tuo­sa con el me­dio am­bien­te. «Es­ta­mos en la fa­se ramp up, de arran­que de la pro­duc­ción, y nos lle­va­rá al­can­zar la ex­trac­ción má­xi­ma dos años», ex­pli­can en la fi­lial de Sacyr.

Va­lo­ri­za tam­bién cuenta con otra ex­plo­ta­ción, Tungs­ten San Juan, en Ou­ren­se, don­de se ha com­ple­ta­do una pri­me­ra fa­se de ex­plo­ra­ción pa­ra au­men­tar los re­cur­sos y se pro­ce­de­rá a ini­ciar la ex­trac­ción a cie­lo abier­to.

Una de las ga­le­rías de la mi­na de San Finx (Lou­sa­me) que es­tán sien­do re­cu­pe­ra­das pa­ra la ex­plo­ta­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.