AN­TÓN MAR­TIN SHIPPING CUM­PLE 125 AÑOS

La em­pre­sa con­sig­na­ta­ria An­tón Mar­tin Shipping cum­ple 125 años Al fren­te de la fir­ma que ope­ra en Fe­rrol y A Co­ru­ña se en­cuen­tra hoy la cuar­ta ge­ne­ra­ción de dos fa­mi­lias

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Bea­triz Cou­ce

A lo lar­go de es­te 2017, la con­sig­na­ta­ria fe­rro­la­na An­tón Mar­tin Shipping es­tá de cum­plea­ños. Na­da me­nos que 125 años de­di­ca­dos al ser­vi­cio de un sec­tor, el na­val, fuer­te­men­te arrai­ga­do en la co­mar­ca. Al fren­te de la com­pa­ñía fi­gu­ra hoy la cuar­ta ge­ne­ra­ción de las dos fa­mi­lias que la fun­da­ron.

Al fren­te de la com­pa­ñía con­sig­na­ta­ria fe­rro­la­na An­tón Mar­tin Shipping se en­cuen­tra hoy en día la cuar­ta ge­ne­ra­ción de dos fa­mi­lias que en el si­glo pa­sa­do de­ci­die­ron unir sus es­fuer­zos pa­ra de­di­car­se ple­na­men­te al ne­go­cio ma­rí­ti­mo. Rom­pien­do es­te­reo­ti­pos de la em­pre­sa fa­mi­liar, la fir­ma ce­le­bra es­te 2017 su 125 aniver­sa­rio con una sa­lud de hie­rro. Fue en 1892 cuan­do, en la ca­lle San Fran­cis­co, del ba­rrio de Fe­rrol Ve­llo, el de en­tra­da por la fa­cha­da por­tua­ria de la ciu­dad, Gui­ller­mo Ven­tu­ra Mar­tín y Emi­lio An­tón Ybo­león fun­da­ron An­tón Mar­tin y Cia, vol­ca­dos en pres­tar to­do ti­po de ser­vi­cios a los bar­cos que arri­ba­ban a Fe­rrol.

Dé­ca­das des­pués, la fir­ma ya se ha­bía con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te pa­ra los as­ti­lle­ros de la ría y tam­bién pa­ra los ar­ma­do­res que se en­car­ga­ban de en­viar, por vía ma­rí­ti­ma, la ma­qui­na­ria ne­ce­sa­ria pa­ra la cen­tral tér­mi­ca de Endesa en As Pon­tes. «Ha­bía una re­la­ción muy es­tre­cha con As­tano y Ba­zán y tam­bién con la Ar­ma­da», re­cuer­da To­más An­tón Lor­ca, uno de los tres ad­mi­nis­tra­do­res ac­tua­les de la fir­ma, jun­to a Eduar­do An­tón Vis­ca­si­llas y Gui­ller­mo Mar­tín Ira­go. Son los he­re­de­ros de una tra­di­ción que ini­cia­ron los men­cio­na­dos Gui­ller­mo y Emi­lio y que con­ti­nua­ron, en se­gun­da ge­ne­ra­ción, Matías An­tón Pa­la­cios, To­más An­tón Pa­la­cios y Luis Mar­tín García, y en ter­ce­ra, Gonzalo An­tón Miranda, Jo­sé Mar­tin Yus­ti y To­más An­tón Díaz del Río.

Co­mo re­pre­sen­tan­tes del ar­ma­dor en la ciu­dad, los con­sig­na­ta­rios tie­nen que ha­cer fren­te a un sin­fín de ta­reas y pres­tar un am­plio aba- ni­co de ser­vi­cios. Si­gue sien­do la esen­cia de es­te ne­go­cio, aun­que las for­mas han cam­bia­do mu­cho. «An­ti­gua­men­te no ha­bía las co­mu­ni­ca­cio­nes que hay aho­ra. Los bar­cos lle­ga­ban, fon­dea­ban y es­pe­ra­ban ins­truc­cio­nes del ar­ma­dor. Los con­sig­na­ta­rios iban en lan­cha a la ca­rre­ra a los fon­deos pa­ra con­tra­tar los bar­cos. No­so­tros he­mos si­do por mu­chos años agen­tes de Lloyd’s, lo que nos da­ba pres­ti­gio an­te los ar­ma­do­res», sub­ra­ya To­más An­tón.

LO­CA­LI­ZA­DOS LAS 24 HO­RAS

En su ca­sa, co­mo en la del res­to de los so­cios, el te­lé­fono po­día so­nar a cual­quier ho­ra del día o de la no­che. «Hoy, es­tás lo­ca­li­za­do con los mó­vi­les las 24 ho­ras del día, se tra­ba­ja mu­cho», afir­ma. Co­mo en el res­to de los sec­to­res, la caí­da de los már­ge­nes co­mer­cia­les ha si­do una cons­tan­te. «Es un mun­do muy glo­ba­li­za­do y con mu­cha com­pe­ten­cia. An­tes aten­día­mos al 80 % de los bar­cos que en­tra­ban a re­pa­rar a los as­ti­lle­ros, y aho­ra no lle­ga­mos al 50 % y pa­ra fac­tu­rar lo mis­mo que an­tes tie­nes que lle­var el do­ble de bu­ques», ex­pli­ca.

CONSULADOS

An­tón Mar­tin Shipping ha te­ni­do siem­pre una es­tre­cha re­la­ción con la vía di­plo­má­ti­ca y sus miem­bros han si­do o to­da­vía lo son cón­su­les de dis­tin­tos paí­ses. En es­te sen­ti­do, To­más An­tón Lor­ca es cón­sul ho­no­ra­rio de Es­to­nia, mien­tras que su pa­dre lo es de Ir­lan­da.

La em­pre­sa pres­ta ser­vi­cios tan­to en Fe­rrol —pa­ra fir­mas des­ta­ca­das co­mo Na­van­tia, Fo­res­tal del Atlán­ti­co o Re­ga­no­sa— co­mo en A Co­ru­ña, pa­ra la re­fi­ne­ría de Rep­sol. Atien­de a una me­dia de 250 bar­cos al año, lo que ge­ne­ra de­man­das de tra­ba­jo de to­do ti­po. «Ha­ce­mos de to­do, has­ta de ofi­ci­nas de tu­ris­mo», ex­pli­ca el ad­mi­nis­tra­dor, quien ate­so­ra tam­bién un buen pu­ña­do de anéc­do­tas en su tra­yec­to­ria en la em­pre­sa, en la que ca­da so­cio tie­ne de­re­cho a dar el re­le­vo a uno de sus hi­jos. «Tu­ve que ir a bus­car un cu­ra un sá­ba­do por la no­che por­que se ha­bía muer­to un tri­pu­lan­te de un bar­co. Aun­que yo no que­ría en­trar en don­de es­ta­ba, al fi­nal tu­ve que ha­cer­lo y ac­tuar co­mo de mo­na­gui­llo y tra­du­cir to­do lo que es­ta­ba di­cien­do el cu­ra al res­to de la tri­pu­la­ción. Tam­bién re­cuer­do re­ga­lar­les to­das las se­ma­nas pes­ca­do a unos ma­ri­ne­ros fi­li­pi­nos a los que ha­bían de­ja­do ti­ra­dos en su bar­co aquí», evo­ca.

La em­pre­sa se ocu­pó de la im­por­ta­ción de car­bón pa­ra el su­mi­nis­tro a bu­ques mer­can­tes y mi­li­ta­res.

1974

| CÉ­SAR TOIMIL

La se­de de la com­pa­ñía se en­cuen­tra en el ba­rrio por­tua­rio fe­rro­lano.

2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.