El fi­lón que ex­plo­ta­ron los na­zis a cam­bio de apo­yar a Fran­co

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EN PORTADA - P. González

«Pa­sa­ra­mos moi­tos su­fri­men­tos na no­sa gue­rra, pe­ro foi pre­ci­sa­men­te ou­tra gue­rra, a gue­rra de Eu­ro­pa, a que trou­xo á no­sa co­mar­ca un­ha luz de es­pe­ran­za. Foi un­ha luz fei­ta de car­tos a ei­to, de an­sia de vi­vir e de gas­tar, de go­zar o que non se go­za­ra en anos. Que­ria­mos es­ca­par da mi­se­ria da pos­gue­rra que nos ro­dea­ba por to­das par­tes e es­que­cer tan­ta des­gra­za co­mo ti­ña­mos pa­sa­do. Foi un­ha fe­bre, a fe­bre do vol­fra­mio». A ve­ces las me­jo­res ex­pli­ca­cio­nes de la reali­dad his­tó­ri­ca sur­gen en obras de fic­ción, co­mo es­te ex­trac­to de la no­ve­la Fe­bre, de Héc­tor Carré, en la que se des­cri­be la im­por­tan­cia que tu­vo la mi­ne­ría del wol­fra­mio en al­gu­nas zo­nas de Ga­li­cia co­mo Bar­ban­za, Lo­bios, Ber­gan­ti­ños, Xallas...

La Ale­ma­nia na­zi en­con­tró en la ex­plo­ta­ción del wol­fra­mio el pa­go per­fec­to por el apo­yo de Hitler a Fran­co en la Gue­rra Ci­vil, que en reali­dad tam­bién sir­vió pa­ra que el Ber­lín fas­cis­ta en­sa­ya­ra en Es­pa­ña el bom­bar­deo de po­bla­cio­nes ci­vi­les. En es­te con­tex­to, con una am­plia de­pen­den­cia en el wol­fra­mio pa­ra ali­men­tar la fre­né­ti­ca ac­ti­vi­dad ar­ma­men­tís­ti­ca ale­ma­na du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Ga­li­cia era el es­ce­na­rio per­fec­to por su ri­que­za en es­te ma­te­rial. Se tra­ta­ba de cons­truir alea­cio­nes pa­ra blin­da­jes ca­da vez más re­sis­ten­tes, así co­mo pro­yec­ti­les más des­truc­ti­vos.

PRE­SOS

La ayu­da eco­nó­mi­ca que su­pu­sie­ron es­tas ex­plo­ta­cio­nes no pue­de es­con­der otra reali­dad cruel. En mu­chas de es­tas mi­nas, co­mo la de Ca­saio, en Ou­ren­se, se uti­li­za­ron pre­sos po­lí­ti­cos del ban­do re­pu­bli­cano pa­ra tra­ba­jar las ga­le­rías sub­te­rrá­neas. Y al­gu­nos mu­rie­ron por las pé­si­mas con­di­cio­nes en las que ope­ra­ban.

En es­te con­tex­to de co­la­bo­ra­ción eco­nó­mi­ca, el Es­ta­do fran­quis­ta y el na­zi es­ta­ble­cie­ron so­cie­da­des con­jun­tas de ex­plo­ta­ción, co­mo So­fin­dus, ba­jo cu­yo pa­ra­guas ha­bía 350 em­pre­sas, des­de ban­cos, fir­mas de ali­men­ta­ción y va­rios con­sor­cios re­la­cio­na­dos con la ex­plo­ta­ción mi­ne­ra en Ga­li­cia.

En aque­llos tiem­pos la co­mu­ni­dad ga­lle­ga de­bía ser al­go pa­re­ci­do al am­bien­te que se res­pi­ra en la pe­lí­cu­la Ca­sa­blan­ca, con es­pías de los alia­dos tra­tan­do de evi­tar el aco­pio de wol­fra­mio pa­ra la ma­qui­na­ria de gue­rra, y con es­pías ale­ma­nes tra­tan­do de afian­zar la fuen­te de abas­te­ci­mien­to an­te el blo­queo na­val alia­do, que im­pe­día que les lle­ga­ra el wol­fra­mio des­de Chi­na o la In­dia. En Por­tu­gal ha­bía mi­nas ex­plo­ta­das por los in­gle­ses muy cer­ca de las que te­nían los ale­ma­nes. En Ga­li­cia, los na­zis se cen­tra­ron en la ex­plo­ta­ción del mon­te Ne­me, en Ber­gan­ti­ños, y en la zo­na de Ca­saio (Ou­ren­se), que se con­vir­tie­ron prác­ti­ca­men­te en su úni­ca fuen­te de su­mi­nis­tro. Se­gún al­gu­nas in­ves­ti­ga­cio­nes, en es­tas mi­nas lle­ga­ron a tra­ba­jar unas 20.000 per­so­nas, que en al­gu­nos ca­sos re­cu­rrían al con­tra­ban­do de es­te me­tal pa­ra au­men­tar sus re­du­ci­dos in­gre­sos.

Es­ta­dos Uni­dos y el Reino Uni­do pre­sio­na­ron di­plo­má­ti­ca­men­te a Fran­co pa­ra que ce­sa­ra su abas­te­ci­mien­to de wol­fra­mio a la Ale­ma­nia de Hitler, mien­tras que en Ga­li­cia sur­gían em­pre­sas y en­ti­da­des fi­nan­cie­ras que cre­cie­ron al ca­lor de la ex­por­ta­ción del wol­fra­mio. In­clu­so lle­ga­ron a chan­ta­jear al Go­bierno fran­quis­ta con in­te­rrum­pir el su­mi­nis­tro de pe­tró­leo.

| JO­SÉ MA­NUEL CA­SAL

Ima­gen de la mi­na de wol­fra­mio aban­do­na­da en el mon­te Ne­me, ex­plo­ta­da por los ale­ma­nes.

A la iz­quier­da, una mi­na de wol­fra­mio ex­plo­ta­da por los na­zis en Ou­ren­se. A la de­re­cha, la mis­ma ins­ta­la­ción en otra mi­na ac­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.