Los ri­cos se fro­tan las ma­nos

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Ale­xan­dra F. Coego

La de­ci­sión de Ma­cron de su­pri­mir el im­pues­to de solidaridad que gra­va las ren­tas más al­tas por una ta­sa so­bre los in­mue­bles ha desata­do una tor­men­ta po­lí­ti­ca en el país

El im­pues­to de solidaridad so­bre la for­tu­na de­ja­rá de ser un que­bra­de­ro de ca­be­za pa­ra más de un mi­llo­na­rio en Fran­cia. A par­tir del pró­xi­mo 1 de enero, Em­ma­nuel Ma­cron cum­pli­rá con una de sus más po­lé­mi­cas pro­me­sas de cam­pa­ña: trans­for­mar es­ta ta­sa en un «im­pues­to so­bre la for­tu­na in­mo­bi­lia­ria», exo­ne­ran­do de pa­gar a ca­si la mi­tad de los mi­llo­na­rios ga­los. Has­ta aho­ra, el im­pues­to se apli­ca­ba a cer­ca de 343.000 uni­da­des fa­mi­lia­res cu­yo pa­tri­mo­nio so­bre­pa­sa los 1,3 mi­llo­nes de eu­ros (me­nos del 1 % del to­tal en Fran­cia), apor­tan­do al Es­ta­do unos 4.100 mi­llo­nes de eu­ros. Sin em­bar­go, la re­for­ma del cen­tris­ta de­ja­rá fue­ra del cálcu­lo to­dos los bie­nes mó­vi­les, así co­mo las in­ver­sio­nes, ac­cio­nes o se­gu­ros de vi­da. En con­se­cuen­cia, el nú­me­ro de con­tri­bu­yen­tes cae­rá a 198.000, un 40 % me­nos, crean­do un hue­co en las ar­cas pú­bli­cas de unos 3.200 mi­llo­nes de eu­ros.

Ade­más de de­jar fue­ra el pa­tri­mo­nio mó­vil, Ma­cron con­ser­va­rá las ven­ta­jas fis­ca­les que ya es­ta­ban in­clui­das en la ley de su pre­de­ce­sor, Fra­nçois Ho­llan­de: al va­lor de la re­si­den­cia prin­ci­pal se des­con­ta­rá un 30 %, el pa­tri­mo­nio pro­fe­sio­nal no en­tra­rá en el cálcu­lo y tam­po­co los bie­nes en el ex­tran­je­ro de las per­so­nas cu­yo do­mi­ci­lio fis­cal no es­té en Fran­cia. La ta­sa tam­bién se­gui­rá sien­do pro­gre­si­va. Las can­ti­da­des en­tre 800.000 eu­ros y 1,3 mi­llo­nes ten­drán una ta­sa del 0,5 %, que au­men­ta­rá pro­gre­si­va­men­te has­ta el lí­mi­te del 1,5 % pa­ra las for­tu­nas de más de diez mi­llo­nes de eu­ros. La re­for­ma sig­ni­fi­ca­rá un aho­rro de unos 3.900 eu­ros pa­ra los ho­ga­res cu­yo pa­tri­mo­nio no ex­ce­da de los 1,5 mi­llo­nes de eu­ros, pe­ro el be­ne­fi­cio pa­ra las ma­yo­res for­tu­nas del país po­dría su­pe­rar va­rias de­ce­nas de mi­les de eu­ros, ya que ca­da mi­llón exo­ne­ra­do su­pon­drá un aho­rro de 15.000 eu­ros.

Se­gún ex­pli­có el mi­nis­tro de Fi­nan­zas, el con­ser­va­dor Bruno Le Mai­re, el ob­je­ti­vo de la me­di­da es mo­ti­var a las gran­des for­tu­nas a in­ver­tir en «la eco­no­mía real» en lu­gar de los bie­nes in­mo­bi­lia­rios pa­ra li­brar­se del im­pues­to. Sin em­bar­go, al­gu­nos ex­per­tos ya han aler­ta­do de que la re­for­ma po­dría ahu­yen­tar a los in­ver­so­res in­mo­bi­lia­rios. «Se ali­men­ta la idea se­gún la cual el in­mo­bi­lia­rio es im­pro­duc­ti­vo, ol­vi­dan­do que los pro­pie­ta­rios alo­jan un 23 % de los ho­ga­res fran­ce­ses y lle­nan las ar­cas del Es­ta­do con va­rias de­ce­nas de mi­llo­nes de eu­ros al año», la­men­tó Sé­bas­tien de La­fond, pre­si­den­te y fun­da­dor de Mei­lleur­sa­gents, la agen­cia nú­me­ro uno de es­ti­ma­ción de pre­cios in­mo­bi­lia­rios en Fran­cia.

Es­te ve­rano, el Go­bierno li­de­ra­do por el tam­bién con­ser­va­dor Édouard Phi­lip­pe se que­ja­ba de que fal­ta­ban «150 mi­llo­nes de eu­ros en el pre­su­pues­to», de un to­tal de 4.000 mi­llo­nes. Pa­ra ta­par el agu­je­ro, el Eje­cu­ti­vo op­tó por re­cor­tar cin­co eu­ros a to­das las ayu­das a la vi­vien­da, des­ti­na­das a los ho­ga­res más hu­mil­des.

Pe­se a que la me­dia de las pres­ta­cio­nes es de 225 eu­ros, el re­cor­te, aun­que pe­que­ño, desató la po­lé­mi­ca y sus crí­ti­cos no tar­da­ron en com­pa­rar­la a la re­for­ma del im­pues­to de solidaridad so­bre la for­tu­na. La ba­ja­da de las pres­ta­cio­nes re­pre­sen­ta­rá un aho­rro pa­ra el Es­ta­do de unos 2.000 mi­llo­nes de eu­ros, aún le­jos de los 3.200 mi­llo­nes que se aho­rra­rán el 1 % de las fa­mi­lias más ri­cas de Fran­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.