LA SE­QUÍA ABRE EL DE­BA­TE SO­BRE EL USO RA­CIO­NAL DEL AGUA EN GA­LI­CIA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Su­sa­na Lua­ña

La se­quía obli­ga a abrir una re­fle­xión so­bre la sos­te­ni­bi­li­dad del ser­vi­cio, las po­lí­ti­cas de aho­rro y la re­uti­li­za­ción del abas­te­ci­mien­to El re­ci­bo de la luz se en­ca­re­ce por la es­ca­sez hí­dri­ca, y sin em­bar­go, el del agua no lo re­fle­ja

La Xun­ta de Ga­li­cia de­cre­tó la se­ma­na pa­sa­da la aler­ta por se­quía en seis de los 19 sis­te­mas de la cuen­ca hi­dro­grá­fi­ca Ga­li­cia-Cos­ta. De mo­men­to, no ha si­do ne­ce­sa­rio res­trin­gir el su­mi­nis­tro de agua a la po­bla­ción, aun­que sí to­mar me­di­das de aho­rro co­mo li­mi­tar el rie­go de los jar­di­nes o el bal­deo de las ca­lles. La se­quía que arras­tra Ga­li­cia desde ha­ce me­ses tie­ne un in­du­da­ble cos­te am­bien­tal, pe­ro tam­bién eco­nó­mi­co. Los sin­di­ca­tos agra­rios es­ti­man en torno a los dos mi­llo­nes las pér­di­das oca­sio­na­das en el sec­tor, y la fal­ta de agua en los em­bal­ses —es­tán al 55 % de su ca­pa­ci­dad, un 12 % me­nos que el año pa­sa­do—, uni­da a la fal­ta de vien­to pa­ra mo­ver los ge­ne­ra­do­res eó­li­cos, ha pro­vo­ca­do lla­ma­ti­vos in­cre­men­tos en el im­por­te del re­ci­bo de la luz, que tie­ne que echar mano de otras fuen­tes de ener­gía más ca­ras pa­ra ga­ran­ti­zar el su­mi­nis­tro. Cu­rio­sa­men­te, esos efec­tos que la se­quía pro­vo­ca en el bol­si­llo de los ciu­da­da­nos que­dan re­fle­ja­dos en el im­por­te de la luz pe­ro no en el del agua, que es el quid de la cues­tión.

So­bre ese as­pec­to, y so­bre otros mu­chos que afec­tan a un pro­ble­ma que ha lle­ga­do a Ga­li­cia pa­ra que­dar­se, se ha­bló en una me­sa de re­dac­ción or­ga­ni­za­da por La Voz de Ga­li­cia a la que asis­tie­ron Al­fre­do Gar­cía Ro­drí­guez, pre­si­den­te de la Fe­de­ra­ción Ga­le­ga de Mu­ni­ci­pios e Pro­vin­cias (Fe­gamp); Ro­ber­to Ro­drí­guez Mar­tí­nez, di­rec­tor de Au­gas de Ga­li­cia; Fran­cis­co Ma­rín Mu­ñoz, pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción Hi­dro­grá­fi­ca Mi­ño-Sil, y Julio Ma­sid Ban­de, di­rec­tor de Via­qua.

De en­tra­da, «el agua no se co­bra», co­mo re­cor­dó Fran­cis­co Ma­rín. «El agua es gra­tis. Lo que se co­bra es dis­po­ner de agua en un pun­to de­ter­mi­na­do». Pe­ro in­clu­so ese cos­te no in­clu­ye la to­ta­li­dad de los gas­tos que con­lle­va la de­pu­ra­ción y el abas­te­ci­mien­to del agua que lle­ga a to­dos los ho­ga­res. Es más, la fac­tu­ra su­po­ne so­lo el 33 % del cos­te. Una de­pu­ra­do­ra co­mo la que se aca­ba de cons­truir en Vi­go o co­mo la que se pre­vé pa­ra San­tia­go no se fi­nan­cia con esa ta­sa. Ese des­fa­se es­tá aho­ra en re­vi­sión. De he­cho, el di­rec­tor de Au­gas de Ga­li­cia cree que es­ta nue­va si­tua­ción a la que abo­ca la se­quía obli­ga­rá a re­plan­tear­se mu­chas co­sas res­pec­to a la ges­tión del ci­clo del agua. «Es ne­ce­sa­rio apli­car una es­truc­tu­ra ta­ri­fa­ria que pro­mo­cio­ne el uso ra­zo­na­ble, que pre­mie al que ha­ga un buen uso por­que fa­vo­re­ce las con­di­cio­nes me­dioam­bien­ta­les», di­jo Ro­ber­to Ro­drí­guez. Co­mo ni si­quie­ra en Ga­li­cia el agua es ili­mi­ta­da, «ha­brá que plan­tear­se, no a cor­to pla­zo, pe­ro sí a me­dio pla­zo, el re­to de la sos­te­ni­bi­li­dad del ci­clo del agua, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta la re­no­va­ción de las in­fra­es­truc­tu­ras. No es so­lo un pro­ble­ma de Ga­li­cia o de Es­pa­ña, es el gran re­to en Eu­ro­pa». Las re­des de su­mi­nis­tro en la ma­yor par­te de las ciu­da­des tie­nen una an­ti­güe­dad superior a los 30 años, y si ya crean pro­ble­mas ha­bi­tual­men­te por sus ma­te­ria­les ob­so­le­tos y sus ave­rías, la ne­ce­si­dad de ges­tio­nar un bien ca­da vez más es­ca­so obli­ga­rá a re­plan­tear­se no so­lo las con­duc­cio­nes sino tam­bién la tec­no­lo­gía que se em­plea. Y eso es di­ne­ro, mu­cho di­ne­ro.

La si­tua­ción plan­tea cues­tio­nes tan in­quie­tan­tes co­mo que los téc­ni­cos no son ca­pa­ces de ga­ran­ti­zar que el día de ma­ña­na, los 33.000 nú­cleos de po­bla­ción que tie­ne Ga­li­cia y que en bue­na par­te se sur­ten de ma­nan­tia­les, pue­dan te­ner su­mi­nis­tro. Y eso im­pli­ca­ría su des­po­bla­ción. Julio Ma­sid, que co­mo di­rec­tor ge­ne­ral de Via­qua co­no­ce la reali­dad hi­dro­grá­fi­ca no so­lo de Ga­li­cia, sino de otras co­mu­ni­da­des en las que tra­ba­ja la em­pre­sa, ad­mi­te que es así. «No es im­po­si­ble ga­ran­ti­zar el su­mi­nis­tro, por­que im­po­si­ble no hay na­da, pe­ro no se­rá sos­te­ni­ble. Si ha­bla­mos de sos­te­ni­bi­li­dad, no es eco­nó­mi­ca­men­te via­ble, y se­gu­ra­men­te ha­brá po­bla­cio­nes y ex­plo­ta­cio­nes que no sean via­bles por fal­ta de agua». Un ejem­plo muy grá­fi­co lo cla­ri­fi­ca to­do: «Lo pri­me­ro que bus­can los de la NASA cuan­do quie­ren sa­ber si hay vi­da en otro pla­ne­ta es el agua; sin agua no hay vi­da».

ME­DI­DAS DE AHO­RRO

Pa­re­ce un fu­tu­ro a lar­go pla­zo, pe­ro la se­quía que pa­de­ce Ga­li­cia ha­ce pen­sar que qui­zás no es­tá tan le­jos el pro­ble­ma. Por eso ya se es­tán to­man­do me­di­das que se in­clu­yen en el pro­to­co­lo de la aler­ta de­cre­ta­da y que re­vi­sa el co­mi­té per­ma­nen­te del con­se­jo rec­tor de Au­gas de Ga­li­cia. Se­gún Al­fre­do Gar­cía, pre­si­den­te de la Fe­gamp, los ayun­ta­mien­tos es­tán con­cien­cia­dos. «Se ha or­de­na­do evi­tar los bal­deos y en al­gu­nos ca­sos ya se ha prohi­bi­do el rie­go de jar­di­nes; se es­tán man­dan­do men­sa­jes de que hay que ser pru­den­tes con el uso del agua, que se re­duz­ca el con­su­mo y que, siem­pre que se pue­da, se bus­quen al­ter­na­ti­vas co­mo los ma­nan­tia­les». A los con­ce­llos, a los co­le­gios y a las em­pre­sas se les es­tá ha­cien­do lle­gar fo­lle­tos di­vul­ga­ti­vos y se es­tá dan­do char­las pa­ra que ha­gan un uso ra­cio­nal del agua co­mo bien li­mi­ta­do. «Bas­ta con re­fle­xio­nar so­bre ges­tos dia­rios; du­char­se en el me­nor tiem­po po­si­ble, no lle­nar la ba­ñe­ra de agua; uti­li­zar la la­va­do­ra con la car­ga com­ple­ta, ce­rrar el gri­fo mien­tras nos la­va­mos los dien­tes... Y por par­te de las ad­mi­nis­tra­cio­nes, re­du­cir los bal­deos a aque­llos ca­sos es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rios por ra­zo­nes de sa­lu­bri­dad o ba­jar la pre­sión noc­tur­na, lo que re­du­ci­rá las fu­gas de agua... Con­ven­cer, en fin, a los ciu­da­da­nos de que apli­quen el sen­ti­di­ño», in­di­có Fran­cis­co Ma­rín.

Esas son las me­di­das in­me­dia­tas. Te­nien­do en cuen­ta que los me­ses más se­cos ya se su­pe­raron, si to­do va co­mo se pre­vé y se si­gue ga­ran­ti­zan­do el su­mi­nis­tro a los ciu­da­da­nos —aun­que en al­gu­nos ca­sos ha­ya si­do con cis­ter­nas— no se cree que ha­ya que to­mar más de­ci­sio­nes con ca­rác­ter ur­gen­te. Pe­ro a lar­go pla­zo ha­brá que plan­tear­se otras cues­tio­nes, por­que el cam­bio cli­má­ti­co es una reali­dad y Ga­li­cia no va a que­dar al margen de ese fe­nó­meno. Al pre­si­den­te de la Con­fe­de­ra­ción Hi­dro­grá­fi­ca Mi­ño-Sil le lla­ma la atención que to­da­vía ha­ya di­ri­gen­tes, co­mo Do­nald Trump, que lo nie­guen. «Su­pon­go que lo ha­rán pa­ra de­fen­der in­tere­ses eco­nó­mi­cos, pe­ro la reali­dad es la que es. El cli­ma siem­pre ha si­do cí­cli­co, y cuan­do se di­ce que es­te es el año más se­co en cua­ren­ta años es por­que en­ton­ces hu­bo otro to­da­vía más se­co y por lo tan­to lo de­bie­ron pa­sar mal en esa épo­ca en la que no ha­bía las in­fra­es­truc­tu­ras que hay aho­ra. Pe­ro sí te­ne­mos que em­pe­zar a acos­tum­brar­nos a que ca­da vez se va a re­pe­tir más, los ci­clos van a ser más cortos, no va­mos a es­pe­rar otros cua­ren­ta años sino que a lo me­jor den­tro de cua­tro te­ne­mos otro epi­so­dio de se­quía», ad­vir­tió Fran­cis­co Ma­rín.

La po­si­bi­li­dad de dis­po­ner de agua mar­ca­rá la su­per­vi­ven­cia de los 33.000 nú­cleos de po­bla­ción ga­lle­gos

NUE­VAS TEC­NO­LO­GÍAS

Pe­ro a me­dio y lar­go pla­zo ha­brá que adop­tar otras pre­ven­cio­nes pa­ra adap­tar­se a un nue­vo es­ce­na­rio. La re­no­va­ción de la red es una de ellas, así co­mo la apli­ca­ción de nue­vas tec­no­lo­gías en sis­te­mas de su­mi­nis­tro que no es­tán adap­ta­dos pa­ra ga­ran­ti­zar­lo en ca­so de que ba­jen los cau­da­les del agua em­bal­sa­da. Ga­li­cia tie­ne mu­chas pre­sas, pe­ro la ma­yo­ría son pe­que­ñas y sin ca­pa­ci­dad de re­gu­la­ción. «En la Con­fe­de­ra­ción Hi­dro­grá­fi­ca Mi­ño-Sil te­ne­mos 3.000 hec­tó­me­tros cú­bi­cos de ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to de agua en las 76 pre­sas que hay, pe­ro una so­la de las que hay en el Gua­dia­na tie­ne esa mis­ma ca­pa­ci­dad», ex­pli­có Ma­rín. Tam­bién es­tá la cues­tión de la re­uti­li­za­ción del

He­mos apren­di­do que el uso ra­zo­na­ble del agua de­be ha­cer­se no so­lo en tiem­pos de es­ca­sez»

RO­BER­TO RO­DRÍ­GUEZ

DI­REC­TOR DE AU­GAS DE GA­LI­CIA Ha­brá pe­río­dos lar­gos de es­ca­sez de llu­vias y otros cortos con pre­ci­pi­ta­cio­nes muy fuer­tes»

FRAN­CIS­CO MA­RÍN

PRE­SI­DEN­TE DE LA C. H. MI­ÑO-SIL Ga­li­cia tie­ne una opor­tu­ni­dad por­que tie­ne un bien co­mo el agua que va a ser es­tra­té­gi­co»

JULIO MA­SID

DI­REC­TOR DE VIA­QUA Se ha he­cho mu­cha pe­da­go­gía con el te­ma de los re­si­duos y ha ca­la­do, pe­ro con el agua, no»

AL­FRE­DO GAR­CÍA

PRE­SI­DEN­TE DE LA FE­GAMP

agua, un asun­to en pa­ña­les en Ga­li­cia, más allá del tra­di­cio­nal sis­te­ma de re­co­gi­da de la que cae de los te­ja­dos pa­ra dar de co­mer al ga­na­do. Julio Ma­sid lla­mó la atención so­bre una cir­cuns­tan­cia con la que con­vi­vi­mos a dia­rio pe­ro que pre­ci­sa­men­te por eso no nos da en la vis­ta: «Las ciu­da­des es­tán im­per­mea­bi­li­za­das, se han cons­trui­do so­bre te­rre­nos que no re­tie­nen el agua que cap­tan, la man­dan di­rec­ta­men­te a los ríos y a los ma­res, y la des­per­di­cia­mos. Aho­ra ya hay tec­no­lo­gías de dre­na­je ur­bano sos­te­ni­ble que bus­can que esas aguas se que­den ahí y pue­dan ser re­uti­li­za­das, y en­tien­do que en Ga­li­cia ha­bría que ha­cer­lo. Lo mis­mo pa­sa con el agua de las de­pu­ra­do­ras, que se pue­de uti­li­zar pa­ra usos pa­ra los que no sea ne­ce­sa­rio po­ta­bi­li­zar­las, co­mo en la agri­cul­tu­ra, en el bal­deo de las ca­lles o en la in­dus­tria».

Los res­pon­sa­bles de las ad­mi­nis­tra­cio­nes no quie­ren que la po­bla­ción pien­se que ellos se li­mi­tan a mi­rar al cie­lo a ver si llue­ve. Las me­di­das des­cri­tas son la prue­ba de que se es­tán to­man­do pre­cau­cio­nes, pe­ro ló­gi­ca­men­te, llo­ver tie­ne que llo­ver, aun­que los ex­per­tos no pre­vén que ocu­rra hasta me­dia­dos de no­viem­bre y que la si­tua­ción no se nor­ma­li­za­rá hasta la pró­xi­ma primavera. Sin em­bar­go, ellos quie­ren man­dar un men­sa­je de op­ti­mis­mo y mi­rar el va­so me­dio lleno. Al­fre­do Gar­cía des­ta­ca que se ha asu­mi­do que hay que ha­cer pe­da­go­gía con el te­ma del agua; Ro­ber­to Ro­drí­guez cree que la cri­sis se es­tá sol­ven­tan­do con efi­ca­cia; Fran­cis­co Ma­rín re­cuer­da que cual­quier me­di­da que adop­ta la po­bla­ción va en be­ne­fi­cio del me­dio am­bien­te y Julio Ma­sid in­di­ca que, pe­se a la si­tua­ción ac­tual, Ga­li­cia jue­ga con ven­ta­ja: «Tie­ne una gran opor­tu­ni­dad, por­que po­see un bien co­mo el agua que va a ser es­tra­té­gi­co en el fu­tu­ro».

PA­CO RO­DRÍ­GUEZ

Los cua­tro in­vi­ta­dos a la me­sa de re­za­da por La Voz ana­li­za­ron el fu­tu­ro de la ges­tión del agua en la co­mu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.