Vi­go ba­jo el fue­go

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD -

De­lan­te de una fo­to de Vi­go es­te do­min­go trá­gi­co de oc­tu­bre, he­cha des­de Can­gas, de no­che, en ese mo­men­to en que las lu­ces de la ciu­dad os­cu­re­cen ba­jo el in­fierno que con­su­me el horizonte, uno pien­sa si han vuel­to de la diás­po­ra los mez­qui­nos po­bla­do­res del país dos ananos de Cel­so Emi­lio Fe­rrei­ro, o los bár­ba­ros de Te­rra de Nin­gu­res: «Vi­ron aga­llo­par mou­ros ca­ba­los, me­drar o fe­rro, na­cer os es­tou­pi­dos, mul­ti­pli­car o lu­me, gra­bar no ceo nom­bres fra­tri­ci­das».

Vi­go ba­jo las lla­mas nos re­cuer­da que te­ne­mos un gra­ve pro­ble­ma a cam­bio de una gran ri­que­za: nues­tro pa­tri­mo­nio fo­res­tal. Ya sa­be­mos que Ga­li­cia pro­du­ce la ma­yor par­te de la ma­de­ra que se cor­ta en Es­pa­ña y que he­mos al­can­za­do la ex­ce­len­cia en la in­ves­ti­ga­ción apli­ca­da, en la trans­for­ma­ción de esa va­lio­sa ma­te­ria pri­ma, en la fa­bri­ca­ción de ta­ble­ros y mue­bles, en la apli­ca­ción de la ma­de­ra a la cons­truc­ción e in­clu­so en el cul­ti­vo fo­res­tal en las zo­nas don­de hay in­ver­sión y cui­da­do del monte. Pe­ro que­da to­do ese otro submundo en el que los eu­ca­lip­tos son el úl­ti­mo re­cuer­do de la po­bla­ción au­sen­te; un cul­ti­vo au­to­má­ti­co que no se vi­si­ta ca­si más que pa­ra plan­tar­lo y, vein­te años des­pués, pa­ra cor­tar­lo. Y lue­go es­tán los enanos, los que plan­tan fue­go.

Las au­to­ri­da­des bus­ca­rán a los res­pon­sa­bles de la tra­ma in­cen­dia­ria y no los en­con­tra­rán. Es­to no es obra de or­ga­ni­za­cio­nes ni de lo­bos so­li­ta­rios, sino de bobos so­li­ta­rios. Pren­de­rán irres­pon­sa­bles, que son la pla­ga de es­tos días, co­mo ese que que­mó diez mil me­tros de monte y di­ce que es­ta­ba asan­do un cho­ri­zo. Vi­vi­mos en la era de la ado­les­cen­cia per­ma­nen­te, en la que na­die ad­mi­te sus cul­pas y to­dos se creen el om­bli­go del mun­do. Pe­ro no se pue­de vi­vir en un país de irres­pon­sa­bles. Has­ta en­tre ca­ní­ba­les se sa­bía que uno, en so­le­dad, pe­re­ce, y que son ne­ce­sa­rias las re­la­cio­nes ba­sa­das en el to­ma y da­ca, en el res­pe­to mu­tuo. Gas­ta­re­mos for­tu­nas en bri­ga­das an­ti­in­cen­dios y en lim­pie­za de mon­tes aban­do­na­dos por sus po­bres due­ños, pe­ro an­te la fo­to de Vi­go ba­jo las lla­mas uno vuel­ve a con­ven­cer­se de que la in­ver­sión que más ne­ce­si­ta­mos es la edu­ca­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.