El pá­ni­co del ju­bi­la­do ger­mano

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - EMPRESAS - Pa­tri­cia Baelo

La fle­xi­bi­li­za­ción la­bo­ral, las po­lí­ti­cas so­cia­les con­ser­va­do­ras y la evo­lu­ción de­mo­grá­fi­ca de­te­rio­ra­rán las pen­sio­nes y ele­va­rán un 20 % los ni­ve­les de po­bre­za en­tre es­te co­lec­ti­vo

Un an­ciano equi­pa­do con un ca­rri­to de la com­pra sa­le a la ca­za de bo­te­llas va­cías pa­ra des­pués en­tre­gar­las en el su­per­mer­ca­do y sa­car­se unos eu­ros a fin de mes. Es­ta es­ce­na se repite a dia­rio en las ca­lles de la pri­me­ra po­ten­cia eu­ro­pea que, pe­se a go­zar de una sa­lud eco­nó­mi­ca ex­ce­len­te con un ré­cord de ex­por­ta­cio­nes y un des­em­pleo en el mí­ni­mo his­tó­ri­co, se en­fren­ta al re­to de man­te­ner su hu­cha de las pen­sio­nes. Al igual que ocu­rre en el res­to de los paí­ses desa­rro­lla­dos, la po­bla­ción ale­ma­na en­ve­je­ce a pa­sos agi­gan­ta­dos. Una ten­den­cia pa­ra la que el sis­te­ma aún no ha en­con­tra­do una so­lu­ción, más allá de las re­for­mas li­be­ra­les im­ple­men­ta­das en las úl­ti­mas dé­ca­das, que no han he­cho sino au­men­tar la de­sigual­dad.

Se­gún un es­tu­dio re­cien­te ela­bo­ra­do por los ins­ti­tu­tos DIW y ZEW, el ries­go de po­bre­za en la vejez se si­túa hoy en el 16,2 % y al­can­za­rá el 20,2 % en el 2036, es de­cir, uno de ca­da cin­co ale­ma­nes ma­yo­res de 67 años. De acuer­do con el lla­ma­do Pa­nel So­cio­eco­nó­mi­co (SOEP), que en­tre­vis­ta a unas 30.000 per­so­nas ca­da año des­de 1984, los más afec­ta­dos son las mu­je­res sol­te­ras o di­vor­cia­das, los que ca­re­cen de for­ma­ción pro­fe­sio­nal y los pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción. El pro­ble­ma es ma­yor en el es­te del país, don­de to­da­vía hoy su­fren las con­se­cuen­cias de un pro­ce­so de reuni­fi­ca­ción in­com­ple­to. Los ex­per­tos, que con­si­de­ran po­bre a to­do aquel que vi­ve con me­nos del 60 % de los in­gre­sos me­dios, ase­gu­ran que los gru­pos de ries­go se man­ten­drán in­de­pen­dien­te­men­te de que se si­ga ge­ne­ran­do em­pleo y las ren­tas con­ti­núen su­bien­do.

Es­to tie­ne que ver con las cau­sas es­truc­tu­ra­les de la po­bre­za en la ter­ce­ra edad. La prin­ci­pal es la fle­xi­bi­li­za­ción la­bo­ral de los úl­ti­mos 25 años, que tan­ta en­vi­dia des­pier­ta en Es­pa­ña, y que ha da­do lu­gar al em­pleo pre­ca­rio de la mano de los con­tra­tos de­fi­ni­dos y los de­no­mi­na­dos mi­di­jobs o mi­ni­jobs, por los que no se co­ti­za y se co­bra un má­xi­mo de 850 y 450 eu­ros men­sua­les res­pec­ti­va­men­te. Asi­mis­mo, la in­te­rrup­ción de la pro­fe­sión pa­ra ejer­cer la ma­ter­ni­dad desem­pe­ña un im­por­tan­te pa­pel en un país con­ser­va­dor co­mo Ale­ma­nia, que con el 21 % os­ten­ta una de las ma­yo­res bre­chas sa­la­ria­les de la UE y en el que so­lo el 10 % de las ma­dres con ni­ños me­no­res de tres años tra­ba­jan a tiem­po com­ple­to fren­te al 83 % de los pa­dres. Un pa­trón re­la­cio­na­do con las po­lí­ti­cas so­cia­les del Eje­cu­ti­vo, que per­si­guen ele­var la na­ta­li­dad a to­da cos­ta, y que per­ma­ne­ce in­va­ria­ble des­de el 2006.

Ello, uni­do al en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción, re­per­cu­te en pen­sio­nes ca­da vez más mí­se­ras. Has­ta el pun­to de que el nú­me­ro de ju­bi­la­dos con mi­ni­jobs ha pa­sa­do de 740.000 a 1,02 mi­llo­nes en so­lo diez años. Aun­que ac­tual­men­te la cifra de los que so­li­ci­tan una ren­ta bá­si­ca pa­ra po­der so­bre­vi­vir es me­nor que la de per­so­nas en edad ac­ti­va que per­ci­ben el sub­si­dio de des­em­pleo de lar­ga du­ra­ción, los in­ves­ti­ga­do­res ad­vier­ten de que pron­to las tor­nas se in­ver­ti­rán. A más tar­dar, a par­tir del 2022, cuan­do se em­pie­cen a re­ti­rar las ge­ne­ra­cio­nes ale­ma­nas del lla­ma­do baby­boom. Se es­ti­ma que den­tro de dos dé­ca­das la cuo­ta de pen­sio­nis­tas que re­cu­rren a ayu­das es­ta­ta­les ha­brá al­can­za­do el 7%.

En los úl­ti­mos años, el de­ba­te so­bre la po­bre­za en la vejez y las ju­bi­la­cio­nes in­su­fi­cien­tes es­tá en bo­ca de to­dos. In­clui­dos los po­lí­ti­cos, que han apro­ba­do li­ge­ros au­men­tos por­cen­tua­les, así co­mo sub­ven­cio­nes a los pla­nes cor­po­ra­ti­vos y pri­va­dos con los que la cla­se me­dia y al­ta aho­rra des­de jo­ven. Sin em­bar­go, es­tas ini­cia­ti­vas ig­no­ran que pa­ra mu­chos ya es de­ma­sia­do tar­de. Si du­ran­te la ma­yor par­te de su vi­da no han te­ni­do un suel­do ade­cua­do, les co­rres­pon­de­rá una pen­sión es­ta­tal mí­ni­ma y tam­po­co ha­brán po­di­do cos­tear­se una pri­va­da. Por eso, los ex­per­tos re­co­mien­dan no so­lo re­for­mar las ju­bi­la­cio­nes, sino tam­bién las po­lí­ti­cas la­bo­ra­les, so­cia­les y edu­ca­ti­vas pa­ra orien­tar­las a los gru­pos de ries­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.