A ORI­LLA DE LA CI­FRA Al­bo­ro­to a la ita­lia­na

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - XO­SÉ CAR­LOS ARIAS

En­tre los mu­chos fe­nó­me­nos de cor­te es­tra­fa­la­rio que la po­lí­ti­ca de­mo­crá­ti­ca nos es­tá de­jan­do en los úl­ti­mos años, uno de los más se­ña­la­dos es sin du­da el del ac­tual Go­bierno ita­liano. For­ma­do por dos fuer­zas que na­da tie­nen en co­mún (sal­vo su con­di­ción eu­ro­es­cép­ti­ca), ese ga­bi­ne­te pa­re­ce te­ner dos agen­das di­fe­ren­tes: la de Li­ga, el par­ti­do sin du­da más pu­jan­te, es­tá vol­ca­da ha­cia una de­re­cha muy ex­tre­ma­da, con sig­nos de abier­ta xe­no­fo­bia; el Mo­vi­mien­to 5 Es­tre­llas, por su par­te, apues­ta por la ex­pe­ri­men­ta­ción con fór­mu­las nue­vas, co­mo la in­tro­duc­ción de una ren­ta bá­si­ca. Lo que pa­re­ce amal­ga­mar co­sas tan di­fe­ren­tes es un es­ti­lo de ha­cer po­lí­ti­ca que tie­ne mu­cho de au­to­afir­ma­ción y pro­vo­ca­ción. ¿Pro­vo­ca­ción a quién? Pues en pri­mer lu­gar a los odia­dos «bu­ró­cra­tas de Bru­se­las».

Pues­to que na­da pa­re­ce anun­ciar un cam­bio po­lí­ti­co pró­xi­mo, po­de­mos pre­pa­rar­nos pa­ra que las re­la­cio­nes de Ita­lia con Eu­ro­pa es­tén un tiem­po do­mi­na­das por la bron­ca. Una mues­tra la he­mos te­ni­do con el pro­yec­to de Pre­su­pues­tos, que se ha pre­sen­ta­do con un ob­je­ti­vo de dé­fi­cit más al­to que el ne­go­cia­do con la UE: 2,4 % fren­te a 1,6 %. Ello ocu­rre en un país con una deu­da pú­bli­ca su­pe­rior al 130 % del PIB. De­trás de es­ta es­pe­cie de re­be­lión fis­cal hay, ade­más del co­men­ta­do afán le­van­tis­co, dos im­pul­sos: por un la­do, la pro­pia do­ble ca­ra del Eje­cu­ti­vo tien­de a du­pli­car gas­tos, crean­do una ten­den­cia ex­pan­si­va en el pre­su­pues­to, que en es­te ca­so es muy in­con­ve­nien­te. Pe­ro, por otra par­te, en Ita­lia hay un jus­to y muy ex­ten­di­do de­seo de re­cu­pe­rar par­ti­das de gas­to so­cial que su­frie­ron mu­cho —aun­que se­gu­ra­men­te me­nos que en otros paí­ses del sur— du­ran­te la Gran Re­ce­sión.

Es­te desafío ita­liano ori­gi­na un nue­vo fac­tor de ten­sión so­bre el club del eu­ro, y su re­sul­ta­do es del to­do in­cier­to. La pri­me­ra reac­ción de la Co­mi­sión ha si­do pru­den­te y acer­ta­da, pues más que san­cio­nar a la pri­me­ra, ha da­do se­ña­les de fle­xi­bi­li­dad, a di­fe­ren­cia de lo que ocu­rría ha­ce unos años. Aho­ra, se di­ce, «ya no es­ta­mos en ple­na cri­sis, sino en otra fa­se». Lo cier­to es que en ple­na cri­sis la es­tra­te­gia fis­cal de la UEM fue una gran equi­vo­ca­ción, por ex­ce­so: hi­zo que la re­ce­sión se in­ten­si­fi­ca­ra, ori­gi­nó pro­ble­mas que du­ra­rán bas­tan­te tiem­po (es lo que los téc­ni­cos lla­man his­té­re­sis), ori­gi­nó un enor­me ma­les­tar y, pa­ra col­mo, no con­si­guió al­can­zar sus ob­je­ti­vos. Sin em­bar­go, es ver­dad que aho­ra es­ta­mos en otro mo­men­to, con un im­por­tan­te de­ba­te abier­to so­bre la ne­ce­sa­ria re­de­fi­ni­ción de la es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal del eu­ro, en par­ti­cu­lar del mo­do de fun­cio­nar de las re­glas fis­ca­les. Con ese pai­sa­je de fon­do, es muy pro­ba­ble que el re­to de Di Maio y Salvini aca­be por afec­tar a ese de­ba­te, bien pa­ra em­pu­jar ha­cia una lí­nea de re­for­ma que pa­re­cía blo­quea­da, o bien pa­ra (cli­ma de ten­sión me­dian­te) ha­cer­la del to­do im­po­si­ble. Ve­re­mos.

Pe­ro la si­tua­ción es aho­ra di­fe­ren­te tam­bién en otro sen­ti­do: la orien­ta­ción es­tra­té­gi­ca ha­cia la con­so­li­da­ción fis­cal es hoy más ne­ce­sa­ria y mu­cho me­nos da­ñi­na que en el 2010 o el 2012 (y es­to va­le no so­lo pa­ra Ita­lia, sino tam­bién pa­ra otros mu­chos paí­ses, co­mo el nues­tro). Y es que, si no so­mos ca­pa­ces de re­du­cir la deu­da pú­bli­ca cuan­do cre­ce­mos, ¿cuán­do lo ha­re­mos? Re­cuér­de­se que en el 2008 fue una gran suer­te que el por­cen­ta­je de deu­da es­tu­vie­se por de­ba­jo del 50 % en mu­chos paí­ses: ello pro­por­cio­nó un mar­gen im­por­tan­te pa­ra lu­char con­tra una du­rí­si­ma con­trac­ción. Si una cri­sis nos sa­cu­die­ra de nue­vo, ¿con qué már­ge­nes pa­ra la ac­ción pú­bli­ca la afron­ta­ría­mos, cuan­do las ra­tios de deu­da ron­dan o su­pe­ran por do­quier el 100 %? Com­bi­nar la ne­ce­sa­ria fle­xi­bi­li­za­ción de las re­glas con una lí­nea cla­ra de con­so­li­da­ción no se­rá fá­cil, pe­ro no hay otro ca­mino. La al­ter­na­ti­va es rui­do y fu­ria.

| J. WARNAND

El mi­nis­tro ga­lo de Eco­no­mía (izq.) tu­vo sus más y sus me­nos es­ta se­ma­na con el de Ita­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.