La mun­dia­li­za­ción del comercio de pro­duc­tos ali­men­ta­rios

En ape­nas me­dio si­glo el pla­ne­ta ha pa­sa­do de una era de in­su­fi­cien­cia a una de­pen­den­cia cre­cien­te del comercio de es­ta cla­se de bie­nes. La mul­ti­pli­ca­ción y dis­per­sión de los flu­jos es un fe­nó­meno cre­cien­te que Ga­li­cia pue­de y de­be apro­ve­char. ¿Có­mo? Tran

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Fer­nan­do Gon­zá­lez La­xe

La go­ber­nan­za mun­dial de los sis­te­mas ali­men­ta­rios es­tá cons­ti­tui­da por una am­plia di­ver­si­dad de ins­ti­tu­cio­nes y de re­gí­me­nes ju­rí­di­cos in­ter­na­cio­na­les. Las agen­cias de Na­cio­nes Uni­das (FAO y PNUD); los or­ga­nis­mos fi­nan­cie­ros (Ban­co Mun­dial); las agen­cias de ar­mo­ni­za­ción (Co­dex Ali­men­ta­rius); o las con­ven­cio­nes des­ti­na­das a pro­te­ger los bie­nes pú­bli­cos glo­ba­les (cli­ma, di­ver­si­dad), cons­ti­tu­yen los ins­tru­men­tos bá­si­cos de di­cho en­gra­na­je. De es­ta for­ma, cual­quie­ra de las in­dus­trias agrí­co­las o pes­que­ras, por ejem­plo, po­co ex­pues­tas a una com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal se en­cuen­tran, sin em­bar­go, so­me­ti­das a la in­fluen­cia de di­chas ins­ti­tu­cio­nes y de sus nor­mas in­ter­na­cio­na­les.

En el cam­po co­mer­cial, quien se en­car­ga de con­tro­lar los in­ter­cam­bios es la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial del Comercio (OMC) que, con sus re­glas y con su or­ga­nis­mo de re­so­lu­ción de las di­fe­ren­cias, de­ter­mi­na los már­ge­nes de ma­nio­bra po­si­bles que evi­tan una com­pe­ten­cia des­leal y prohí­ben la ins­tau­ra­ción de un fuer­te pro­tec­cio­nis­mo.

En la ac­tua­li­dad, se es­tá pro­du­cien­do un re­equi­li­brio de las prio­ri­da­des y de las nor­mas. Pa­ra con­ci­liar la aper­tu­ra co­mer­cial y el res­pe­to a los com­pro­mi­sos me­dioam­bien­ta­les, la ma­yor par­te de los países re­cla­man un ma­yor cum­pli­mien­to de las con­ven­cio­nes in­ter­na­cio­na­les, su­gi­rien­do, al mis­mo tiem­po, la ne­ce­si­dad de im­po­ner es­tán­da­res más ele­va­dos a los in­ter­cam­bios co­mer­cia­les. De otra par­te, se in­sis­te en la apues­ta de una ma­yor mul­ti­pli­ca­ción de acuer­dos bi­la­te­ra­les y re­gio­na­les que per­mi­tan abrir mer­ca­dos, po­ten­ciar acuer­dos pre­fe­ren­cia­les y pro­mo­ver cier­tos es­tán­da­res a tra­vés de la in­clu­sión de cláu­su­las so­cia­les y me­dioam­bien­ta­les.

No ca­be du­da, pues, que una pro­fun­di­za­ción de las di­ná­mi­cas de in­te­gra­ción con­tri­bu­ye a con­fron­tar sis­te­mas cul­tu­ra­les y ju­rí­di­cos muy di­fe­ren­tes. La re­sul­tan­te de ello es una cre­cien­te ten­sión en­tre la vo­lun­tad de los países en pro­te­ger sus pre­fe­ren­cias y el de­seo de ac­ce­der a los mer­ca­dos de ter­ce­ros es­ta­dos. En con­se­cuen­cia, pro­li­fe­ran tan­to una nue­va ge­ne­ra­ción de acuer­dos me­ga­rre­gio­na­les, co­mo aso­cia­cio­nes de par­te­na­ria­do pú­bli­co y pri­va­do.

Al ana­li­zar la re­le­van­cia de la mun­dia­li­za­ción del comercio de la in­dus­tria ali­men­ta­ria, lla­man la aten­ción dos da­tos. El pri­me­ro, las ex­por­ta­cio­nes de los pro­duc­tos ali­men­ta­rios es­tu­vie­ron cre­cien­do a un rit­mo anual del 3,8 % a lo lar­go de los úl­ti­mos cua­ren­ta años; y, el se­gun­do, en ese mis­mo pe­río­do, la par­te de los bie­nes ali­men­ta­rios en el comercio mun­dial ha des­cen­di­do del 20 al 8 %. Sig­ni­fi­ca, por tan­to, un re­for­za­mien­to de la in­ter­de­pen­den­cia en­tre los países im­por­ta­do­res y ex­por­ta­do­res, y una ma­yor con­tri­bu­ción a la di­fu­sión de nor­mas, va­lo­res, in­no­va­cio­nes y ries­gos.

¿Qué se pre­vé, en­ton­ces, pa­ra la si­guien­te dé­ca­da? Sin du­da al­gu­na, el comercio mun­dial es­ta­rá mar­ca­do por una mul­ti­pli­ca­ción de los flu­jos co­mer­cia­les, tan­to en lo que ha­ce re­fe­ren­cia a los países co­mo a los pro­duc­tos in­ter­cam­bia­dos. Las ca­de­nas mun­dia­les de va­lor con­tri­bui­rán a in­cre­men­tar la in­ter­de­pen­den­cia en­tre las pro­pias eco­no­mías na­cio­na­les. Y, de es­ta for­ma, ha­brá una ma­yor in­te­gra­ción com­ple­ta de las eco­no­mías agrí­co­las de aquí a los pró­xi­mos diez años, jun­to a una dis­mi­nu­ción de la con­cen­tra­ción de los in­ter­cam­bios.

De otra par­te, cier­tas ex­por­ta­cio­nes agrí­co­las se­gui­rán es­tan­do con­cen­tra­das en la pro­duc­ción (maíz, so­ja y azú­car, por ejem­plo); en tan­to el res­to asu­mi­rán un con­ti­nuo des­cen­so en lo que res­pec­ta a la po­la­ri­za­ción. Se pre­vé, asi­mis­mo,

una frag­men­ta­ción de las co­rrien­tes de im­por­ta­cio­nes, de­bi­do tan­to a las nue­vas com­mo­di­ties, co­mo a las for­mas de pre­sen­ta­ción de pro­duc­tos y a la ma­yor re­le­van­cia de las ca­de­nas de va­lor mun­dia­les.

UN AVAN­CE GLO­BAL

Los úl­ti­mos in­for­mes es­tán co­rro­bo­ran­do di­chas ten­den­cias. En los años no­ven­ta, so­lo el 25 % de los países in­ter­cam­bia­ban pro­duc­tos ali­men­ta­rios con la mi­tad de los otros países del mun­do. Hoy, esa pro­por­ción ha pa­sa­do a ser su­pe­rior al 40 %. Es­ta ten­den­cia sig­ni­fi­ca que un am­plio con­jun­to de fac­to­res, de­ri­va­dos de las es­tra­te­gias de di­ver­si­fi­ca­ción de apro­vi­sio­na­mien­to, con­tri­bu­ye a re­du­cir los ni­ve­les de de­pen­den­cia de los in­puts. En lo to­can­te a la di­ver­si­fi­ca­ción de los flu­jos, las 10 prin­ci­pa­les pro­duc­cio­nes in­ter­cam­bia­das su­po­nían, en 1980, el 67 % del comercio mun­dial; y en la ac­tua­li­dad, so­lo el 57 %. En tér­mi­nos de va­lor se ha pa­sa­do del 46 al 37 % en idéntico pe­río­do.

En su­ma, hay una mul­ti­pli­ca­ción y dis­per­sión de flu­jos. Di­cha con­cep­ción es­tá sien­do cons­trui­da so­bre un sis­te­ma ca­da vez más com­ple­jo e im­bri­ca­do, con ma­yor ries­go de vul­ne­ra­bi­li­dad y os­ci­la­cio­nes, den­tro de un mar­co glo­bal. Con ello, las doc­tri­nas clá­si­cas del comercio in­ter­na­cio­nal es­tán sien­do des­pla­za­das por los nue­vos acon­te­ci­mien­tos y reali­da­des. En la ac­tua­li­dad, se fo­ca­li­za tan­to en el tríp­ti­co im­por­ta­dor/ pro­duc­to/ex­por­ta­dor; co­mo en la cons­ti­tu­ción de ca­de­nas glo­ba­les de va­lor, que vie­nen a ser de­fi­ni­das co­mo el con­jun­to de ac­ti­vi­da­des que las em­pre­sas y tra­ba­ja­do­res rea­li­zan pa­ra ofer­tar y ser­vir un pro­duc­to da­do, des­de la con­cep­ción del mis­mo has­ta su uti­li­za­ción fi­nal. Ba­jo es­ta nue­va con­cep­ción, tan­to una im­por­ta­ción co­mo una ex­por­ta­ción no de­ben ser con­si­de­ra­das, úni­ca­men­te, co­mo un flu­jo de un país a otro; sino co­mo una par­te de un pro­ce­so ra­mi­fi­ca­do de ela­bo­ra­ción de un bien de con­su­mo y de crea­ción de va­lor agre­ga­do. Pork­ka lo re­su­mía de manera muy grá­fi­ca: «En 50 años, el mun­do ha pa­sa­do de una in­su­fi­cien­cia ali­men­ta­ria a una de­pen­den­cia cre­cien­te del comercio ali­men­ta­rio».

Aquí es don­de Ga­li­cia de­be­ría te­ner pues­to el ho­ri­zon­te. No con­sis­te en ad­mi­tir y ba­sar nues­tra com­pe­ten­cia en re­du­cir el pe­so de la mano de obra (con sa­la­rios ba­jos) ni en uti­li­zar, úni­ca­men­te, la dis­po­ni­bi­li­dad o pro­xi­mi­dad de los re­cur­sos na­tu­ra­les. Se tra­ta de con­ver­tir, adap­tar, trans­for­mar, pre­sen­tar y dis­tri­buir pro­duc­tos aca­ba­dos, do­tán­do­les de avan­ces tec­no­ló­gi­cos pro­pios que le agre­guen va­lor y los ha­ga di­fe­ren­cia­dos; al tiem­po que con­tri­bui­mos a la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria y res­pe­ta­mos los eco­sis­te­mas y con­di­cio­nes am­bien­ta­les. ¿Es po­si­ble? La res­pues­ta es po­si­ti­va. ¿Al­guien lo es­tá ha­cien­do? Al­gu­nos sec­to­res muy di­ná­mi­cos e in­no­va­do­res. Un ejem­plo, la con­ser­va de pes­ca­do.

FER­NAN­DO GON­ZÁ­LEZ LA­XE ES ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Aplicada de la UdC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.