SEAT 600 CON­TRA Mii

LA AC­TRIZ GA­LLE­GA ES MUY JO­VEN PA­RA ACORDARSE DE LO QUE SU­PU­SO EL SEAT 600 EN LA HIS­TO­RIA DE ES­PA­ÑA, PE­RO EN CAM­BIO DIS­FRU­TA DEL NUE­VO UTI­LI­TA­RIO DE LA MAR­CA, EL MII, UN CO­CHE IDEAL PA­RA IR DE COM­PRAS, A LA PLA­YA, O DAR­SE TRAN­QUI­LOS PA­SEOS POR NUES­TRAS CA

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - PORTADA - Por Juan Ares

El clá­si­co cum­ple 60 años y da la bien­ve­ni­da a su ho­mó­lo­go mo­derno, que re­co­ge la evo­lu­ción en ta­ma­ño com­pac­to.

Con seis dé­ca­das de di­fe­ren­cia, el 600 y el Mii no pue­den com­pa­rar­se, aun­que cum­plen la mis­ma fun­ción en dos si­glos di­fe­ren­tes. El 600 salió al mer­ca­do en ju­nio de 1957 y su­pu­so pa­ra mu­chos es­pa­ño­les en las si­guien­tes dé­ca­das la con­quis­ta de la li­ber­tad al sa­cu­dir­se del yu­go de los pe­no­sos via­jes en tren o en au­to­bús. El 600, di­se­ña­do por Dan­te Gia­co­sa, se con­vir­tió en uno más de la ca­sa.

Con so­lo 3,30 me­tros de lon­gi­tud en el 600 ca­bía to­da la fa­mi­lia, nu­me­ro­sa in­clu­so, y a pe­sar de dis­po­ner en las pri­me­ras ver­sio­nes de so­lo 18 ca­ba­llos, (lle­ga­ría has­ta 28) se afron­ta­ban con él lar­gos des­pla­za­mien­tos a la pla­ya o a la mon­ta­ña, sin de­ma­sia­dos re­mil­gos.

Con una me­cá­ni­ca co­lo­ca­da atrás y un exi­guo ma­le­te­ro en el ca­pó de­lan­te­ro, la ba­ca y las ma­le­tas ata­das a ella eran el úni­co es­pa­cio pa­ra equi­pa­je.

Has­ta agos­to de 1973 el vie­jo Seat 600 se man­tu­vo co­mo una op­ción de trans­por­te dig­na pa­ra los es­pa­ño­les, in­clu­yen­do ver­sio­nes des­ca­po­ta­bles, una más lar­ga con cua­tro puer­tas lla­ma­da 800, e in­clu­so una ver­sión de fur­go­ne­ta a la que se lla­mó for­mi­che­ta.

EL PRE­SEN­TE ES EL MII

Los nie­tos de aque­llos afor­tu­na­dos po­see­do­res del 600, co­mo Ma­ría Cas­tro, que pro­ta­go­ni­za la fo­to de nues­tra com­pa­ra­ti­va, si­guen te­nien­do una op­ción con la mis­ma fi­lo­so­fía den­tro de la mar­ca Seat. Es el Mii, un pe­que­ño ur­bano que so­lo se pa­re­ce al 600 en sus me­di­das, de 3,55 me­tros de lon­gi­tud y en que tie­nen cua­tro rue­das. El Mii y con­cre­ta­men­te la ver­sión Cos­mo­po­li­tan, aú­na las vir­tu­des que se exi­gen hoy en día a un mo­de­lo de ca­rác­ter ur­bano. Do­ta­do de mo­to­res de ga­so­li­na de has­ta 75 ca­ba­llos, e in­clu­so otro de gas com­pri­mi­do, el Mii ya dis­po­ne de una au­to­no­mía de has­ta 600 ki­ló­me­tros sin re­pos­tar. Su con­su­mo de so­lo 4,4 li­tros a los 100 ki­ló­me­tros, lo per­mi­ten. Es un co­che que ob­tu­vo las cin­co es­tre­llas en se­gu­ri­dad y que, ade­más, es­tá do­ta­do de la tec­no­lo­gía de co­nec­ti­vi­dad que pi­den hoy en día los jó­ve­nes, con el mó­vil in­te­gra­do ya en los sis­te­mas del co­che.

Si el 600 cos­ta­ba en su día unas 85.000 pe­se­tas (512 euros), el nue­vo Mii con to­da su tec­no­lo­gía y co­mo­di­dad, se ven­de des­de un pre­cio de 10.060 euros, aun­que las ver­sio­nes Cos­mo­po­li­tan, más lu­jo­sas y equi­pa-

das, co­mien­zan en los 12.060 euros.

Al vo­lan­te del Mii se pue­de ro­dar con más co­mo­di­dad y se­gu­ri­dad que en su abue­lo 600. Es un co­che li­ge­ro y ágil, ideal pa­ra el en­torno ur­bano, pe­ro que no se arru­ga en au­to­vías o ca­rre­te­ras na­cio­na­les y es ca­paz de cir­cu­lar con desaho­go por ellas a la ve­lo­ci­dad má­xi­ma per­mi­ti­da de 120 km/h (hay que re­cor­dar que en el 600, pa­sar de los 100 era to­da una uto­pía).

Tam­bién en el con­su­mo aven­ta­ja el Mii a su an­te­ce­sor, que era in­ca­paz de ba­jar de los 8 li­tros, ni si­quie­ra cuan­do nues­tros pa­dres lo po­nían en pun­to muer­to pa­ra ba­jar los puer- tos de mon­ta­ña. Al igual que Ma­ría Cas­tro, he­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de pro­bar am­bos uti­li­ta­rios en una mis­ma jor­na­da. Su­bir­se al 600 es to­da una ex­pe­rien­cia tác­til, des­de su del­ga­do vo­lan­te, los man­dos de aper­tu­ra de puer­tas o la ma­ni­ve­la de la ven­ta­ni­lla, has­ta la bom­ba ma­nual de go­ma del lim­pia­pa­ra­bri­sas nos re­tro­trae a una épo­ca en blan­co y ne­gro.

Con el Mii, en cam­bio, es­ta­mos en un co­che del si­glo XXI, que trans­mi­te se­gu­ri­dad y al mis­mo tiem­po con­fort.

El 600 mar­có una épo­ca y en cier­to mo­do si­gue siendo la re­fe­ren­cia ur­ba­na en la his­to­ria de Es­pa­ña.

DOS ÉPO­CAS

El 600 y el Mii no tie­nen mu­cho que ver, sal­vo que sean de la mis­ma mar­ca. El ve­te­rano mar­có un hi­to en la his­to­ria con su sen­ci­llez por ban­de­ra, mien­tras el Mii mar­ca la ten­den­cia de una épo­ca co­nec­ta­da y tec­no­ló­gi­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.