AN­TES LOS CLIEN­TES ERAN MÁS FIE­LES”

SU ABUE­LO YA SE DE­DI­CA­BA A LOS AU­TO­BU­SES UR­BA­NOS, DES­PUÉS LLE­GÓ SU PA­DRE Y PU­SO EN MAR­CHA CAEIRO CO­MO CON­CE­SIO­NA­RIO RE­NAULT Y POR FIN, CON LA LLE­GA­DA DE MARÍA, PA­SÓ A SER UN GRU­PO DIS­TRI­BUI­DOR DE LAS MARCAS RE­NAULT, DA­CIA E IN­FI­NI­TI. ELLA SE ADAP­TA A LOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - ENTREVISTA - Por Juan To­rrón

Cuan­do María Caeiro lle­gó a la di­rec­ción de su gru­po no ha­bía mu­chas mu­je­res en pues­tos di­rec­ti­vos de las em­pre­sas au­to­mo­vi­lís­ti­cas.

—¿Ha cam­bia­do ese pa­no­ra­ma? —Sí, cam­bió, pe­ro no al mis­mo rit­mo que otros sec­to­res. El au­to­mó­vil si­gue sien­do un mun­do mas­cu­lino, aun­que en mi ca­so el tra­to re­ci­bi­do por mis com­pa­ñe­ros, así co­mo por los clien­tes, siem­pre ha si­do ex­qui­si­to, lo que me ha he­cho sen­tir una más.

—Es us­ted la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de su fa­mi­lia en el mun­do del au­to­mó­vil. ¿Su­po­ne eso una res­pon­sa­bi­li­dad? —En reali­dad, es la se­gun­da, ya que las ac­ti­vi­da­des que ejer­cía mi abue­lo, eran los au­to­bu­ses ur­ba­nos y una fun­di­ción de me­ta­les. Aún así, cuan­do es­ta ce­rró, los tra­ba­ja­do­res pa­sa­ron a for­mar par­te de la nue­va em­pre­sa; per­so­nas que ha­bía con­tra­ta­do «el maes­tro», co­mo por aquel en­ton­ces ellos le lla­ma­ban. Eran gran­des pro­fe­sio­na­les de los cua­les apren­dí mu­cho, les te­nía gran ca­ri­ño, ya que des­de muy pe­que­ña me re­la­cio­na­ba con ellos. Creo que la res­pon­sa­bi­li­dad se­ría la mis­ma, es in­he­ren­te a la con­ti­nui­dad de la em­pre­sa, de sus co­la­bo­ra­do­res y de to­das sus fa­mi­lias. No obs­tan­te, el no de­frau­dar a los míos es una mo­chi­la que cues­ta un po­qui­to car­gar, pe­ro ten­go la gran suer­te de sen­tir­me to­tal­men­te apo­ya­da y res­pal­da­da por ellos.

—¿Có­mo ha si­do la trans­for­ma­ción de Caeiro de una em­pre­sa lo­cal re­pre­sen­tan­te de una mar­ca a un gru­po gallego y mul­ti­mar­ca?

—He­mos tra­ta­do de apro­ve­char las opor­tu­ni­da­des que fue­ron sur­gien­do a lo lar­go de los años. A la fa­mi­lia nos gus­tan los re­tos, he­re­da­mos de mi pa­dre su es­pí­ri­tu em­pren­de­dor, y ca­si sin dar­nos cuen­ta lle­ga­mos a ser lo que hoy for­ma el gru­po Caeiro. —In­ter­net y las re­des so­cia­les han re­vo­lu­cio­na­do las ven­tas en al­gu­nos sec­to­res co­mer­cia­les, ¿pre­vé que tam­bién cam­bia­rán los há­bi­tos de com­pra de au­to­mó­vi­les? —Evi­den­te­men­te, hoy no ven­de­mos un co­che sin que an­tes el clien­te lo ha­ya vis­to y com­pa­ra­do con mo­de­los si­mi­la­res en In­ter­net. En co­ches de se­gun­da mano, al ser úni­cos, la ven­ta se ha­ce prác­ti­ca­men­te ya so­lo en re­des so­cia­les o en pá­gi­nas es­pe­cia­li­za­das. De to­das for­mas, el con­tac­to per­so­nal con un ase­sor co­mer­cial si­gue sien­do muy va­lo­ra­do por el clien­te. En post­ven­ta, dis­po­ne­mos ya de mu­chas he­rra­mien­tas di­gi­ta­les don­de la co­mu­ni­ca­ción con el clien­te es in­me­dia­ta, tan­to a la ho­ra de pe­dir ci­ta, pre­su­pues­tos, es­ta­dos de re­pa­ra­ción, etc. —¿Qué tie­ne más im­por­tan­cia en un con­ce­sio­na­rio, el ca­pi­tal tec­no­ló­gi­co, las ins­ta­la­cio­nes o el ca­pi­tal hu­mano? —Las tres son su­ma­men­te im­por­tan­tes. No du­do la prio­ri­dad, sin el ca­pi­tal hu­mano, el tec­no­ló­gi­co y las ins­ta­la­cio­nes no ten­drían sen­ti­do. Ade­más, la im­por­tan­cia de las per­so­nas que for­ma­mos la em­pre­sa es el va­lor aña­di­do por el que más fá­cil­men­te nos po­de­mos di­fe­ren­ciar de la com­pe­ten­cia. Cuen­to con gran­dí­si­mos pro­fe­sio­na­les a mi al­re­de­dor que ha­cen que Caeiro ten­ga una per­so­na­li­dad es­pe­cial, la cual fue re­co­no­ci­da por di­fe­ren­tes premios. Es to­do un or­gu­llo pa­ra mí

« El sen­ti­mien­to de pro­pie­dad de los jó­ve­nes ya no es tan im­por­tan­te y por eso se pon­drán de mo­da los ren­ting y otros ser­vi­cios

re­pre­sen­tar­la, pe­ro sin mi gen­te no se­ría lo que real­men­te es.

—¿Hay mu­cha di­fe­ren­cia en­tre el tra­to que exi­ge un clien­te de Da­cia y uno de In­fi­ni­ti, por ejem­plo? —Nin­gu­na. La im­por­tan­cia de la com­pra pa­ra el clien­te, en am­bos ca­sos, es la mis­ma. To­dos es­pe­ran de no­so­tros lo me­jor y a ello de­di­ca­mos nues­tro es­fuer­zo y tra­ba­jo dia­rio. Es­ta­mos men­ta­li­za­dos en que su to­tal sa­tis­fac­ción es nues­tro gran ob­je­ti­vo. —¿Era más fá­cil ven­der co­ches cuan­do co­men­zó en es­te ne­go­cio o aho­ra? —Uff… Na­da que ver, an­tes no exis­tía tan­ta com­pe­ten­cia, los com­pra­do­res eran más fie­les y ha­bía me­nos ca­na­les de in­for­ma­ción. Hoy en día es­ta­mos an­te un sec­tor ul­tra com­pe­ti­ti­vo,

don­de la for­ma­ción y la pro­fe­sio­na­li­dad tie­nen que ser ex­qui­si­tas. —¿En qué cree más, en el co­che eléc­tri­co o en el co­che au­tó­no­mo? —Por aho­ra en el co­che eléc­tri­co, que es ya una reali­dad que ca­da día va co­gien­do más pe­so. La pro­tec­ción del me­dio am­bien­te for­ma par­te ya de la men­ta­li­dad de mu­chos clien­tes. Tie­ne un uso con­ven­cio­nal y se es­tá pro­gre­san­do mu­cho en las ba­te­rías y au­to­no­mías.

El au­tó­no­mo, aun­que desa­rro­lla­do ya, creo que ne­ce­si­ta­rá más tiem­po pa­ra adap­tar­se a la red vial ac­tual y a la re­gu­la­ción ju­rí­di­ca. No veo por aho­ra en nues­tra Ga­li­cia un co­che de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas ro­dan­do sin que sea un mo­de­lo ex­pe­ri­men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.