UN FE­RRA­RI EN EL JAR­DÍN

EN 1978, EN EL JAR­DÍN DE UNA CA­SA DE UN BA­RRIO A LAS AFUE­RAS DE LOS ÁN­GE­LES, DES­EN­TE­RRA­RON UN FE­RRA­RI DINO 246 GTS DE 1974. SE­GÚN AL­GU­NOS EX­PER­TOS ES UNO DE LOS 10 ME­JO­RES MO­DE­LOS DEL CA­VA­LLINO RAM­PAN­TE DE TO­DOS LOS TIEM­POS. ¿QUÉ OCU­RRIÓ?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - OPINIÓN - Por Ós­car Aye­rra

Un fon­ta­ne­ro en­te­rró un Dino 246 GTS pa­ra co­brar el se­gu­ro.

Cuan­do fue des­en­te­rra­do lle­va­ba pues­to unos tra­pos en el tu­bo de es­ca­pe pa­ra evi­tar que en­tra­se hu­me­dad al mo­tor, unas al­fom­bras cu­brían par­te de su ca­rro­ce­ría y las ven­ta­ni­llas a me­dio ce­rrar ha­bían per­mi­ti­do que la tie­rra en­tra­se en su in­te­rior. Los cua­tro años de os­cu­ri­dad ha­bían de­ja­do hue­lla en es­te Fe­rra­ri, pe­ro, por suer­te, la se­quía que aso­ló Ca­li­for­nia du­ran­te 1976 y 1977 re­per­cu­tió en que el sus­tra­to no ad­qui­rie­se su hu­me­dad ha­bi­tual, por lo que la es­tan­cia ba­jo tie­rra fue al­go be­ne­vo­len­te. Su es­ta­do no era ma­lo, pe­ro la he­rrum­bre ya se ha­bía pro­pa­ga­do por to­da su es­truc­tu­ra.

Ro­sen­do Cruz de Al­ham­bra, su pro­pie­ta­rio, un fon­ta­ne­ro de Los Án­ge­les, ha­bía de­nun­cia­do su ro­bo solo dos me­ses des­pués de com­prar­lo en oc­tu­bre del 74. Se­gún la de­nun­cia po­li­cial, el co­che des­apa­re­ció del apar­ca­mien­to del res­tau­ran­te don­de ce­na­ban él y su mu­jer. El ca­so fue ce­rra­do por fal­ta de prue­bas y la ase­gu­ra­do­ra com­pen­só a su pro­pie­ta­rio con los 22.500 dó­la­res que le ha­bía cos­ta­do el vehícu­lo, lo que hoy se­rían unos 100.000 eu­ros.

LO­CA­LI­ZA­DO

Cua­tro años más tar­de apa­re­ce el vehícu­lo en­te­rra­do en el jar­dín de un ba­rrio de Los Án­ge­les. La ver­sión ofi­cial de­cía que unos ni­ños des­cu­bren, ju­gan­do, un vehícu­lo en el pa­tio su vi­vien­da. Más tar­de des­ve­la­rían que ha­bía si­do un so­plo a la po­li­cía y que pa­ra ocul­tar la iden­ti­dad del con­fi­den­te crea­ron esa ver­sión. El eco en la pren­sa de la épo­ca con­vir­tió al Fe­rra­ri en un ob­je­to de de­seo. Al pe­que­ño Dino le sa­lie­ron nu­me­ro­sos pre­ten­dien­tes. La ase­gu­ra­do­ra de­ci­dió subas­tar­lo por me­nos de 10.000 dó­la­res, da­do su es­ta­do. Su pri­mer due­ño, un hom­bre de ne­go­cios de los Án­ge­les, no tar­dó más de unos me­ses en des­ha­cer­se de él. Su si­guien­te y to­da­vía ac­tual pro­pie­ta­rio, Brad Ho­ward, lo res­tau­ró por com­ple­to res­pe­tan­do es­tric­ta­men­te la ori­gi­na­li­dad.

CA­SO CE­RRA­DO

Las pri­me­ras in­ves­ti­ga­cio­nes con­tem­pla­ban la po­si­bi­li­dad de una es­ta­fa pa­ra co­brar el se­gu­ro. El pro­pie­ta­rio con­tra­tó a ter­ce­ras per­so­nas pa­ra ro­bar y des­gua­zar el Fe­rra­ri, teo­ría ba­sa­da en el tro­zo rec­tán­gu­lar que fal- ta­ba al la­do del fa­ro tra­se­ro de­re­cho, su­pues­ta­men­te co­mo prue­ba de cor­te. Teo­ría que nun­ca se pu­do pro­bar por fal­ta de prue­bas. Los la­dro­nes nun­ca fue­ron des­cu­bier­tos.

En 1986 se sa­bría que el Dino GTS fue com­pra­do en 1974 en el con­ce­sio­na­rio más fa­mo­so de Los Án­ge­les por aquel en­ton­ces, el Holly­wood Sports Cars, don­de Frank Si­na­tra, Sammy Da­vis Jr. o las her­ma­nas Ga­bor ha­bían ad­qui­ri­do sus vehícu­los.

A 50 cm. de pro­fun­di­dad El Fe­rra­ri fue en­con­tra­do en el jar­dín de una vi­vien­da hu­mil­de en un ba­rrio afro­ame­ri­cano a las afue­ras de Los Án­ge­les. La se­quía de esos años per­mi­tió que el des­tro­zo por la hu­me­dad no fue­ra ma­yor.

22.500 dó­la­res en 1974

Cuan­do el Dino GTS des­apa­re­ció del res­tau­ran­te don­de ce­na­ba el pro­pie­ta­rio con su es­po­sa solo ha­bía re­co­rri­do unos 800 ki­ló­me­tros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.