LA TUM­BA ANTI-HITLER

Des­cu­bren una trein­te­na de vehícu­los an­te­rio­res a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial ocul­tos en una can­te­ra en Fran­cia.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - PORTADA - Por Ós­car Aye­rra

Un pro­fe­sor bel­ga y afi­cio­na­do a la fo­to­gra­fía de rui­nas in­dus­tria­les con­si­guió en­con­trar es­ta mi­na aban­do­na­da re­ple­ta de vehícu­los. Se­gún su des­cu­bri­dor «ha­bía­mos es­cu­cha­do es­ta his­to­ria va­rias ve­ces, una le­yen­da que ase­gu­ra­ba que mu­chos vehícu­los ha­bían si­do es­con­di­dos ba­jo tie­rra». Es­te fo­tó­gra­fo lle­va­ba va­rios años bus­can­do en di­ver­sas zo­nas sin éxi­to has­ta que por ca­sua­li­dad en­con­tró a una per­so­na que de­cía que ha­bía es­ta­do allí ha­cía mu­chos años pe­ro no re­cor­da­ba el lu­gar exac­to. A mo­do de ma­pa del te­so­ro on­li­ne, gra­cias a Goo­gle Maps y Goo­gle Earth, con­si­guió en­con­trar una ca­rre­te­ra aban­do­na­da que po­dría coin­ci­dir con el lu­gar des­cri­to por el pai­sano. «Lle­ga­mos allí en el me­dio de la no­che y nos co­la­mos por un agu­je­ro, ape­nas ha­bía la más mí­ni­ma luz». So­bre 40 vehícu­los de los años 20 y 30 apa­re­cie­ron de en­tre las sombras. Un ha­llaz­go que nos re­cuer­da a los des­cu­bri­mien­tos de los mo­nu­ments men, quie­nes en­con­tra­ron, en 1945, mi­les de obras de arte ex­po­lia­das por el Ter­cer Reich y es­con­di­das en mi­nas de sal.

EL HA­LLAZ­GO

El prin­ci­pal ac­ce­so a la can­te­ra de pie­dra se en­con­tra­ba com­ple­ta­men­te blo­quea­do por una puer­ta de ace­ro di­si­mu­la­da por la ve­ge­ta­ción. En sus dos co­rre­do­res en for­ma de Y se acu­mu­lan ca­si per­fec­ta­men­te ali­nea­dos do­ce­nas de Peu­geot, Re­nault y Ci­troën. Es­ta mi­na, en su día de ex­trac­ción de blo­ques de pie­dra ca­li­za, po­see una al­ta hu­me­dad am­bien­tal por lo que ha ace­le­ra­do el de­te­rio­ro de los vehícu­los. El óxi­do y la co­rro­sión se han en­sa­ña­do en sus cha­sis y ca­rro­ce­rías. El grue­so de las uni­da­des son mo­de­los po­pu­la­res en su épo­ca. Mu­chos po­drían ha­ber si­do ob­je­to de ex­po­lios de pie­zas al­gún tiem­po atrás, ya que se en­cuen­tran in­com­ple­tos, aun­que to­da­vía se re­co­no­cen al­gu­nas uni­da­des de Re­nault Ju­va­qua­tre, Ci­troën BL 11 Tra­tion Avant, o al­gún Peu­geot 202, vehícu­los cu­ya va­lo­ra­ción en per­fec­to es­ta­do hoy en día no sue­le su­pe­rar los 18.000 o 20.000 eu­ros.

EN­TE­RRA­MIEN­TO EX­CEP­CIO­NAL

Con el des­cu­bri­mien­to de es­te ha­llaz­go nos asal­tan in­fi­ni­dad de du­das, co­mo el por­qué de es­te en­te­rra­mien­to, que si­gue sien­do una in­cóg­ni­ta. Es cier­to que a fi­na­les de los años 30, con el in­mi­nen­te co­mien­zo de la gue­rra, mu­chos ci­vi­les in­ten­ta­ban es­con­der su per­te­nen­cias más pre­cia­das para evi­tar ser re­qui­sa­das o ro­ba­das; pe­ro en es­te ca­so, su nú­me­ro lla­ma es­pe­cial­men­te la aten­ción. Una de las ra­zo­nes que co­bra más pe­so es la de evi­tar la con­fis­ca­ción ale­ma­na, aun­que otros ha­blan de un mé­to­do de co­brar una com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca al fi­na­li­zar la gue­rra. In­clu­so al­gu­nos ha­blan de un co­lec­cio­nis­ta que no so­bre­vi­vió a la gue­rra lle­ván­do­se su se­cre­to a la tum­ba. Lo que sí es cier­to es que por aho­ra se des­co­no­ce la ra­zón real de es­te en­te­rra­mien­to ex­cep­cio­nal. Ade­más, su des­cu­bri­dor no ha re­ve­la­do, por aho­ra, su ubi­ca­ción, ale­gan­do que, por cues­tio­nes de res­pe­to a to­do lo que fo­to­gra­fía, nun­ca re­ve­la sus ha­llaz­gos.

« So­lo al­gu­nas uni­da­des po­drían ser re­cu­pe­ra­bles, pe­ro el pre­cio de su res­tau­ra­ción po­dría du­pli­car el va­lor de ven­ta

LA REQUISA EN GUE­RRA

La requisa de vehícu­los fue una prác­ti­ca muy co­mún du­ran­te la gue­rra. A fi­na­les de los 30, en el ca­so de Fran­cia, y an­te una in­mi­nen­te gue­rra, el ejér­ci­to fran­cés re­cu­rre tam­bién a la requisa de vehícu­los ci­vi­les para en­gro­sar su par­que mi­li­tar. Prác­ti­ca que no re­sul­ta­ba una con­fis­ca­ción pro­pia­men­te di­cha, ya que obli­ga­ba a ven­der el vehícu­lo a un pre­cio de­ter­mi­na­do, lo que su­pu­so ca­si el 40 % del par­que de vehícu­los ci­vi­les. A par­tir de 1940 se su­mó el ejér­ci­to ale­mán a es­ta pra­xis, quen re­uti­li­za­ba los ma­te­ria­les de ca­da au­to­mó­vil para usar­los en la fa­bri­ca­ción de sus pro­pias má­qui­nas de gue­rra y ar­mas. Ya en ple­na gue­rra, los na­zis sí con­fis­ca­ron

por la fuer­za gran can­ti­dad de vehícu­los para sus ne­ce­si­da­des de trans­por­te de ofi­cia­les, de tro­pas o de su­mi­nis­tros.

Una vez ro­ba­dos eran pin­ta­dos con los co­lo­res mi­li­ta­res y re­ma­tri­cu­la­dos. Mu­chos vehícu­los fran­ce­ses, co­mo anéc­do­ta, par­ti­ci­pa­ron en la in­va­sión de la en­ton­ces URSS, en el ve­rano de 1941. Tras la gue­rra, el ge­ne­ral De Gau­lle lan­za un pro­gra­ma de com­pen­sa­ción eco­nó­mi­ca para to­dos aque­llos due­ños con au­to­mó­vi­les re­qui­sa­dos, con­fis­ca­dos o des­trui­dos por el com­ba­te. To­do ciu­da­dano fran­cés po­día so­li­ci­tar su in­dem­ni­za­ción si su vehícu­lo se hu­bie­se per­di­do en el trans­cur­so de la con­fron- ta­ción ar­ma­da. Un he­cho que ha­ce pen­sar, en es­te ca­so, que aun­que en un pri­mer mo­men­to el ob­je­ti­vo fue­se el de pro­te­ger los au­tos, pu­do no com­pen­sar la re­cu­pe­ra­ción le­gal de es­tos vehícu­los, al ser sus due­ños, re­com­pen­sa­dos por el Go­bierno fran­cés tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

MO­DE­LOS DE LOS 50 Exis­ten al­gu­nos vehícu­los que fue­ron in­tro­du­ci­dos con pos­te­rio­ri­dad, co­mo una fur­go­ne­ta Ci­troën H de los años 50 o un Opel Ca­pi­tán de los años 60 que aún con­ser­va su co­lor azul.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.