ALON­SO, EN LA «PO­LE» DE LOS E-SPORTS

EL PI­LO­TO AS­TU­RIANO SE CON­VIER­TE EN EL PRI­MER COM­PE­TI­DOR DE LA F1 QUE CREA SU PRO­PIA ES­CU­DE­RÍA VIR­TUAL AN­TE EL AU­GE DE LOS VIDEOJUEGOS DE CON­DUC­CIÓN. UNA RA­MA DE LOS E-SPORTS QUE CO­NEC­TA DI­REC­TA­MEN­TE CON SU VER­TIEN­TE REAL, AL ACER­CAR­SE DE UNA MA­NE­RA SO­BRE

La Voz de Galicia (A Coruña) - Motor - - COMPETICIÓN - Por Carlos Pe­rei­ro

El in­te­rés que des­pier­tan los eS­ports en to­do el mun­do es un he­cho ya bien con­tras­ta­do. Un pú­bli­co en con­ti­nuo cre­ci­mien­to es el prin­ci­pal re­cla­mo de es­ta ra­ma de la in­dus­tria del vi­deo­jue­go. Don­de hay gen­te, hay in­ver­sión; por eso di­fe­ren­tes en­tes aso­cia­dos al mun­do del de­por­te tra­di­cio­nal han pues­to la mi­ra­da en su con­tra­pun­to elec­tró­ni­co. Fer­nan­do Alon­so, el pi­lo­to as­tu­riano, ha si­do una de las úl­ti­mas ca­be­zas vi­si­bles en su­bir­se al carro de los eS­ports y apos­tar por con­tar con una pre­sen­cia di­rec­ta en es­te cam­po. FA Ra­cing G2 es el nom­bre de la es­cu­de­ría que aho­ra com­pi­te ba­jo su pa­ra­guas.

El pa­sa­do no­viem­bre, el pro­pio Alon­so lo ha­cía pú­bli­co du­ran­te una rue­da de pren­sa en Abu Da­bi. «Des­de aho­ra, ten­dré un equi­po pro­fe­sio­nal de eS­ports». Las pa­la­bras eran cla­ras y con­ci­sas. El equi­po cuen­ta con el apo­yo de G2 eS­ports, uno de los ti­ta­nes de es­tas com­pe­ti­cio­nes; la mar­ca tec­no­ló­gi­ca Lo­gi­tech y el pa­tro­ci­nio de McLaren. Una de­cla­ra­ción de in­ten­cio­nes que ya ha te­ni­do sus pro­pios mo­men­tos de glo­ria, al ir co­se­chan­do el nue­vo equi­po, a prin­ci­pios de año, sus pri­me­ras vic­to­rias y de­buts en las di­fe­ren­tes li­gas y cam­peo­na­tos elec­tró­ni­cos que pue­blan la es­ce­na.

Co­mo no po­dría ser de otra for­ma, los videojuegos de au­to­mo­vi­lis­mo son el te­rreno de FA Ra­cing G2, y en su pá­gi­na ofi­cial de Fa­ce­book van anun­cian­do los fi­cha­jes rea­li­za­dos y las ca­rre­ras virtuales que han dispu­tado (o lo ha­rán) o a lo lar­go de los úl­ti­mos me­ses. Se­bas­tian Job, por ejem­plo, se al­zó co­mo ga­na­dor del JMR Sco­lars­hip en­tre más de mil ri­va­les di­rec­tos en Reino Uni­do. ¿Su pre­mio? Una par­ti­ci­pa­ción pa­ga­da para el For­mu­la Ford Cham­pions­hip, un tor­neo don­de es­tre­llas de la F1 co­mo But­ton, Web­ber o Senna vie­ron na­cer y cre­cer sus sue­ños. En po­cas pa­la­bras, una opor­tu­ni­dad úni­ca.

El pi­lo­to as­tu­riano ha sa­bi­do in­for­mar­se del po­ten­cial de los eS­ports, por eso su pro­yec­to na­ce co­mo un equi­po ca­paz de con­ver­tir­se en re­fe­ren­te para la in­dus­tria vir­tual. Quie­ren ser lí­de­res y no me­ros par­tí­ci­pes. Una ac­ti­tud aplau­di­da en el sec­tor, que va más allá del me­ro po­si­cio­na­mien­to es­tra­té­gi­co o el de­jar­se ver por cier­tos la­res, más a mo­do pu­bli­ci­ta­rio que de in­te­rés real. En ese sen­ti­do, el bi­cam­peón de la F1 se con­vier­te en el pri­mer co­rre­dor pro­fe­sio­nal de es­ta dis­ci­pli­na que se in­tro­du­ce en el mer­ca­do de las es­cu­de­rías elec­tró­ni­cas

A di­fe­ren­cia de otros deportes elec­tró­ni­cos, los re­la­cio­na­dos con el mun­do del mo­tor —el Sim­ra- cing— tien­den a una si­mu­la­ción rea­lis­ta y con­cien­zu­da. Es­tá cla­ro que no es lo mis­mo ir dis­pa­ran­do a dies­tro y si­nies­tro que con­du­cir un mo­no­pla­za. Los tí­tu­los com­pe­ti­ti­vos de con­duc­ción ro­zan un rea­lis­mo obs­ceno, lle­gan­do a ser una es­pe­cie de can­te­ra para po­si­bles pi­lo­tos a la ho­ra de en­ten­der el ma­ne­jo de cier­tas fun­cio­nes del vehícu­lo o del com­por­ta­mien­to de es­te ba­jo cier­tas con­di­cio­nes.

Es­ta in­ter­co­ne­xión en­tre F1 y si­mu­la­do­res de con­duc­ción es al­go va­lo­ra­do por la FIA (Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Au­to­mo­vi­lis­mo). Tan­to, que el pa­sa­do mes de agos­to crea­ba su pro­pio cam­peoan­to de eS­ports y abría una puer­ta a que los afi­cio­na­dos de la ca­te­go­ría rei­na de la con­duc­ción en pis­ta par­ti­ci­pa­ran en es­ta mo­da­li­dad o la co­no­cie­ran a tra­vés de un ca­nal ofi­cial.

¿Y qué con­du­cen los ju­ga­do­res? Hay que em­pe­zar co­no­cien­do los prin­ci­pa­les tí­tu­los de re­fe­ren­cia. La Li­ga Ofi­cial Pla­ys­ta­tion apues­ta por Dri­veC­lub y Gran Tu­ris­mo. Por su par­te la ESL (una de las or­ga­ni­za­cio­nes por an­to­no­ma­sia de los eS­ports) dis­po­ne de tor­neos in­ter­na­cio­na­les al­re­de­dor de la fran­qui­cia de Pro­ject Carts, dis­tri­bui­da por Ban­dai. Xbox tie­ne en la pun­ta de su lan­za al ala­ba­do For­za 6. Men­ción es­pe­cial a las li­gas de Track­ma­nia: una go­za­da vi­sual a to­dos los ni­ve­les.

« A di­fe­ren­cia de otros deportes elec­tró­ni­cos, los del mo­tor tien­den a pre­sen­tar una si­mu­la­ción rea­lis­ta de lo que pa­sa en la pis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.