VI­VIR EN KA­BUL... POR ELEC­CIÓN

Mien­tras mi­les de per­so­nas aban­do­nan la ciu­dad don­de la muer­te es el pan de ca­da día, es­tas cua­tro ex­tran­je­ras han con­ver­ti­do la ca­pi­tal af­ga­na en su ho­gar. Una for­ma de vi­vir pe­li­gro­sa e in­ten­sa­men­te. Por S. Chal­von

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Son un nue­vo ti­po de ex­pa­tria­das. Kim­ber­ley, Ha­mi­da, An­ne y At­hé­na cre­cie­ron y es­tu­dia­ron en Eu­ro­pa, Es­ta­dos Uni­dos o Irán. Y des­pués se mu­da­ron a Af­ga­nis­tán. En­tu­sias­ma­das por los vien­tos de li­ber­tad que co­rrían en el país en los años pos­te­rio­res a la caí­da de los talibanes, en 2001, apro­ve­cha­ron el (cor­to) paréntesis do­ra­do de la nue­va re­pú­bli­ca pa­ra mon­tar un ne­go­cio: un sa­lón de be­lle­za, una com­pa­ñía de pro­duc­ción au­dio­vi­sual, una ase­so­ría o un ga­bi­ne­te ju­rí­di­co. Pe­ro la se­gu­ri­dad em­pe­zó a des­apa­re­cer por la per­sis­ten­cia del te­rro­ris­mo ta­li­bán, agra­va­do por la re­ti­ra­da de las tro­pas de la coa­li­ción in­ter­na­cio­nal en 2015. Pa­ra pro­te­ger­se, han te­ni­do que cam­biar su vi­da –man­dar a sus fa­mi­lias al ex­tran­je­ro, vi­vir ro­dea­das

de mu­ros eri­za­dos de alam­bra­das–, pe­ro to­das han lle­na­do su vi­da de ac­tos re­fle­jos que des­bor­dan una des­con­cer­tan­te nor­ma­li­dad. Y han ele­gi­do que­dar­se en un país que han apren­di­do a amar. Ni el re­cru­de­ci­mien­to de los se­cues­tros, ni la fal­ta de li­ber­tad, ni las ex­plo­sio­nes y los aten­ta­dos (co­mo el que ha­ce unos días le cos­tó la vi­da a la fi­sio­te­ra­peu­ta es­pa­ño­la Lo­re­na Ene­bral en el nor­te de Af­ga­nis­tán) han al­te­ra­do su vo­lun­tad de que­dar­se. En con­tra de los con­se­jos de sus fa­mi­lias, pe­se a las ame­na­zas de los talibanes y del ISIS, se afe­rran a esa vi­da fue­ra de la nor­ma y desafían el caos.

Kim con la fa­mi­lia de Nagh­la, a la que de­fen­dió re­cien­te­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.