CLU­BES... SO­LO PA­RA MU­JE­RES

Na­cie­ron en el siglo XIX y aho­ra vuel­ven a ser el re­fu­gio de mu­chas mu­je­res en Lon­dres o Nue­va York. Sus so­cias tra­ba­jan en sus sa­lo­nes, se re­la­jan en el spa, asis­ten a reunio­nes li­te­ra­rias, jue­gan al pó­quer y su­bli­man el nue­vo (vie­jo) ar­te de ha­cer con­ta

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

SSe fu­ma­ba (mu­cho) y se be­bía whisky, del ca­ro y del bueno. Se leía el pe­rió­di­co y se ju­ga­ba a las car­tas. Se ha­bla­ba de ne­go­cios y se ce­rra­ban tra­tos. Se chis­mo­rrea­ba y se to­ma­ban de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas que, a me­nu­do, cam­bia­ban el mun­do. Así eran los clu­bes de ca­ba­lle­ros que sur­gie­ron en el siglo XIX en el West End lon­di­nen­se y se ex­por­ta­ron, des­pués, a la ma­yo­ría de los paí­ses an­glo­sa­jo­nes. Eran ex­clu­si­vos, por­que allí se co­dea­ban aris­tó­cra­tas, po­lí­ti­cos e in­te­lec­tua­les; y ex­clu­yen­tes, pues las mu­je­res te­nían es­tric­ta­men­te prohi­bi­do el ac­ce­so. Por eso, tam­bién eran una for­ma (otra más) de man­te­ner­las ale­ja­das de los nú­cleos de po­der y con­fi­na­das en­tre las cua­tro pa­re­des del mi­cro­cos­mos do­més­ti­co. Pe­ro cuan­do ellas em­pe­za­ron a pi­sar las uni­ver­si­da­des, crea­ron sus pro­pias bur­bu­jas. Los pri­me­ros clu­bes fe­me­ni­nos de Lon­dres sur­gie­ron a fi­na­les del siglo XIX y sir­vie­ron pa­ra re­unir a pro­fe­sio­na­les li­be­ra­les, ar­tis­tas y pro­fe­so­ras que ha­bla­ban de cul­tu­ra y cre­ci­mien­to per­so­nal, pe­ro tam­bién de de­re­chos so­cia­les o del in­ci­pien­te mo­vi­mien­to su­fra­gis­ta. En Es­ta­dos Uni­dos, pro­li­fe­ra­ron a tal ve­lo­ci­dad que lle­gó a ha­ber más de 5.000 (600 so­lo en la ciu­dad de Nue­va York). En Ma­drid, el Ly­ceum Club Fe­me­nino fun­cio­nó de 1926 a 1939, y te­nía en­tre sus so­cias a fi­gu­ras cla­ve en la Ge­ne­ra­ción del 27, co­mo Cla­ra Cam­poa­mor, Elena For­tún, Ze­no­bia Cam­pru­bí, María de Maez­tu, Con­cha Mén­dez o María Te­re­sa León. Al­gu­nos de aque­llos clu­bes mas­cu­li­nos han per­du­ra­do has­ta nues­tros días, co­mo di­no­sau­rios re­sis­tién­do­se a la ex­tin­ción, mien­tras que los de mu­je­res des­apa­re­cie­ron des­pués de la II Gue­rra Mun­dial, ca­si sin de­jar ras­tro. Has­ta que, ha­ce unos años, la idea re­su­ci­tó, se sa­cu­dió las te­la­ra­ñas y los com­ple­jos, y se ha aca­ba­do con­vir­tien­do en la úl­ti­ma ten­den­cia en las ciu­da­des más cos­mo­po­li­tas del mun­do. ¿A qué fa­mo­sos in­vi­ta­rías a ce­nar a tu ca­sa? ¿Qué pro­gra­ma de te­le­vi­sión que le gus­ta a to­do el mun­do odias en se­cre­to? Son dos de las pre­gun­tas del cues­tio­na­rio de ad­mi­sión de The Wing, el club fe­me­nino más so­li­ci­ta­do de Nue­va York y el pa­ra­dig­ma de un nue­vo con­cep­to que arra­sa en­tre las mu­je­res ur­ba­ni­tas y pro­fe­sio­na­les. Tie­nen 400 so­cias, pe­ro hay 2.400 nom­bres más en su lis­ta de es­pe­ra. Tan me­ticu­losa­men­te de­co­ra­do que pa­re­ce di­rec­ta­men­te sa­ca­do de una

ga­le­ría de Pin­te­rest, sus im­pul­so­ras, Lau­ren Kas­san y Au­drey Gel­man, bus­ca­ban crear un es­pa­cio en el que sus so­cias pu­die­ran tra­ba­jar y re­la­cio­nar­se, pe­ro tam­bién to­mar­se un res­pi­ro, char­lar un ra­to o, in­clu­so, dar­se una du­cha y cam­biar­se de ro­pa an­tes de sa­lir a ce­nar. Por eso, el club cuen­ta con un es­pa­cio de co­wor­king, una biblioteca y una sa­la de reunio­nes, pe­ro tam­bién con du­chas y ves­tua­rios. El se­cre­to de su éxi­to es la di­ver­si­dad de sus so­cias: The Wing no es un lu­gar res­trin­gi­do a eje­cu­ti­vas, pro­fe­sio­na­les de las fi­nan­zas o del mun­do de la mo­da. En­tre quie­nes pa­gan la cuo­ta hay pro­fe­so­ras, chefs, di­se­ña­do­ras grá­fi­cas, abo­ga­das, in­ge­nie­ras, flo­ris­tas o ma­dres a jor­na­da com­ple­ta, pues en es­te club la ma­ter­ni­dad tam­bién se con­si­de­ra una pro­fe­sión. Ade­más, es un es­pa­cio abier­ta­men­te fe­mi­nis­ta, que or­ga­ni­za con­fe­ren­cias po­lí­ti­cas y ani­ma a sus so­cias a par­ti­ci­par en mo­vi­mien­tos so­cia­les, pe­ro que tam­bién aco­ge clu­bes de lec­tu­ra o no­ches de pó­quer. Su cuo­ta anual (1.950 dó­la­res) es más ase­qui­ble que cual­quier es­pa­cio de co­wor­king de la ciu­dad y en­tre sus so­cias fun­da­do­ras se en­cuen­tran la can­tan­te Sop­hie Aus­ter o la ac­triz y di­rec­to­ra Le­na Dun­ham, ami­ga de la in­fan­cia de Gel­man, que uti­li­zó a la em­pre­sa­ria co­mo ins­pi­ra­ción pa­ra es­cri­bir el per­so­na­je de Mar­nie en la se­rie Girls. Con­ver­ti­do en to­do un fe­nó­meno en la ciu­dad, The Wing es­tá en ple­na ex­pan­sión: ade­más de su ubi­ca­ción ac­tual en el Fla­ti­ron Dis­trict de Man­hat­tan, pron­to abri­rán

“su­cur­sa­les” en el Soho, Brooklyn y la ciu­dad de Was­hing­ton. Sin em­bar­go, el epi­cen­tro de la ten­den­cia si­gue sien­do Lon­dres. Allí abrió sus puer­tas ha­ce cin­co años Gra­ce Bel­gra­via, en el opu­len­to ba­rrio de Knights­brid­ge. Su eli­tis­ta pro­pues­ta (el pa­se anual cues­ta 8.000 €) se cen­tra en la sa­lud y el bie­nes­tar, gra­cias a unas lu­jo­sas ins­ta­la­cio­nes que in­clu­yen spa, ham­mam, gim­na­sio y has­ta una clí­ni­ca di­ri­gi­da por Tim Evans, el mé­di­co per­so­nal de la rei­na Isa­bel. Su plan­ti­lla tie­ne car­dió­lo­gos y nu­tri­cio­nis­tas en nó­mi­na, pe­ro tam­bién psi­co­te­ra­peu­tas y ci­ru­ja­nos plás­ti­cos. Y ca­da una de sus 700 so­cias cuen­ta con la ayu­da de una asis­ten­te per­so­nal (o án­gel, se­gún su pro­pia jer­ga) pa­ra guiar­les por to­dos los ser­vi­cios.

Hom­bres... so­lo a ve­ces

Otros, co­mo el Uni­ver­sity Wo­men’s Club, son ex­clu­si­vos por ra­zo­nes di­fe­ren­tes. Fun­da­do en 1886, so­lo ad­mi­te a mu­je­res pro­fe­sio­na­les o con un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio que ha­yan si­do pre­via­men­te re­co­men­da­das por una de sus so­cias. So­ro­rity, en cam­bio, es un club on li­ne de pro­fe­sio­na­les, em­pren­de­do­ras y pio­ne­ras en di­fe­ren­tes sec­to­res que se reúnen re­gu­lar­men­te en va­rios lo­ca­les de Lon­dres.

Y el Trou­ble Club es el más abier­to y ase­qui­ble de to­dos: la en­tra­da a su se­de en el Soho ape­nas cues­ta 10 €, dis­po­ne de un es­pa­cio pa­ra tra­ba­jar, pe­ro tam­bién cuen­tan con char­las so­bre po­lí­ti­ca, ac­tua­li­dad, deportes, cien­cia o tec­no­lo­gía. Ca­da club tie­ne una fi­lo­so­fía y una po­lí­ti­ca de ad­mi­sión mas­cu­li­na di­fe­ren­te. Al­gu­nos, co­mo el Gra­ce Bel­gra­via, abren sus puer­tas pa­ra ellos a de­ter­mi­na­das ho­ras del día o du­ran­te los fi­nes de se­ma­na en el brunch. Otros, co­mo el Trou­ble Club, son, pe­se a su cla­ra vo­ca­ción fe­mi­nis­ta, más abier­tos. “So­mos te­rri­ble­men­te ex­clu­si­vos. Tie­nes que ser hom­bre o mu­jer. Y ser una de es­tas co­sas: in­te­li­gen­te, so­cia­ble o in­ge­nio­so. ¿Cum­ples los re­qui­si­tos?”, bro­mean en su pá­gi­na web.

Re­la­jar­se, esa uto­pía

Sin em­bar­go, por in­clu­si­vos o ex­clu­yen­tes que sean, es­tos lo­ca­les no es­tán exen­tos de po­lé­mi­ca. Al fin y al ca­bo, igual que ocu­rre con los clu­bes mas­cu­li­nos, su po­lí­ti­ca de ad­mi­sión es con­tro­ver­ti­da por na­tu­ra­le­za. Sus de­fen­so­ras ale­gan que, en un mun­do don­de la igual­dad es aún una uto­pía, don­de las mu­je­res no co­bran el mis­mo sa­la­rio por ha­cer el mis­mo tra­ba­jo y don­de el hom­bre más po­de­ro­so del mun­do (Do­nald Trump) es un mi­só­gino de­cla­ra­do, el uni­ver­so fe­me­nino ne­ce­si­ta to­da­vía es­pa­cios se­gu­ros don­de po­der re­la­cio­nar­se. Con­ce­bi­dos ca­si co­mo fra­ter­ni­da­des fe­me­ni­nas, pre­su­men de ser un tem­plo de la so­li­da­ri­dad, don­de el am­bien­te no es com­pe­ti­ti­vo. Tam­bién son un re­fu­gio pa­ra esas mu­je­res que nun­ca tie­nen tiem­po y po­nen to­do lo de­más por de­lan­te de sí mis­mas: su tra­ba­jo, su pa­re­jas, sus hi­jos, su ca­sa… Pe­ro, ¿qué ha­cen ellas en es­te ti­po de es­pa­cios que no pue­den ha­cer en cual­quier otro si­tio? La res­pues­ta cor­ta es la más fá­cil (y utó­pi­ca): re­la­jar­se. Sea le­yen­do un li­bro, char­lan­do con una ami­ga o ha­cien­do un po­co de ejer­ci­cio. To­do sin sen­tir­se ob­ser­va­das, juz­ga­das o, in­clu­so, desea­das. Ase­gu­ran sus adep­tas que el am­bien­te re­la­ja­do (y la au­sen­cia de hom­bres) pro­pi­cia in­te­rac­cio­nes más au­tén­ti­cas y me­nos su­per­fi­cia­les. Son, ade­más, un lu­gar de en­cuen­tro en­tre pro­fe­sio­na­les de di­fe­ren­tes sec­to­res, que fa­vo­re­ce el net­wor­king, ese mo­derno ar­te de al­go tan vie­jo co­mo “ha­cer con­tac­tos”. La idea es que nun­ca sa­bes con quién (o de qué) ter­mi­na­rás ha­blan­do o con quién po­drías aca­bar mon­tan­do tu pri­me­ra start-up. Pue­de que no se fu­me, pe­ro en los clu­bes de mu­je­res tam­bién se ha­cen ne­go­cios, se cie­rran tra­tos y, po­co a po­co, se cam­bia el mun­do. O

La po­lí­ti­ca de ad­mi­sión mas­cu­li­na es di­fe­ren­te en ca­da club: ellas eli­gen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.