Di­me con QUIÉN vas…

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Adolescente A Bordo - CA­RE SAN­TOS Es­cri­to­ra

ame­nu­do, com­pa­ro a los ado­les­cen­tes con pie­zas suel­tas de un puz­le. Pie­zas que se afa­nan por en­con­trar el lu­gar exac­to al que per­te­ne­cen, aquel hue­co en el que en­ca­jan, el pa­no­ra­ma que com­ple­tan y que no ten­dría sen­ti­do sin ellos. El mun­do ha lle­ga­do has­ta aquí ig­no­rán­do­les, pe­ro de pron­to no so­por­tan no for­mar par­te de él. A me­nu­do, los pa­dres olvidamos que pa­ra nues­tros hi­jos so­mos una com­pa­ñía im­pues­ta. La fa­mi­lia, le­jos de ser un pa­raí­so de fe­li­ci­dad, es a me­nu­do una cár­cel. Irre­me­dia­ble­men­te com­par­ti­mos co­sas con esa gen­te que nos to­có en suer­te, pe­ro tam­bién pre­sen­ta­mos im­por­tan­tes di­fe­ren­cias. Nos es­for­za­mos, ade­más, en de­jar­las cla­ras, en que se no­ten. La ado­les­cen­cia es el mo­men­to en que esas di­fe­ren­cias co­mien­zan a re­sul­tar evi­den­tes y, a ve­ces, mo­les­tas. Por eso, creo, es un mo­men­to fun­da­men­tal pa­ra for­jar amis­ta­des. Los ami­gos son per­so­nas a quie­nes te­ne­mos cer­ca por pro­pia vo­lun­tad. Los ele­gi­mos y ellos nos eli­gen. En lo bueno se pa­re­ce al amor, pe­ro se aho­rra la par­te ma­la: los ami­gos no exi­gen ex­clu­si­vi­dad ni de­di­ca­ción ab­so­lu­tas, no sue­len te­ner ce­los, no es­pe­ran que te lle­ves bien con su ma­dre. Afor­tu­na­do quien tie­ne un ami­go.

Me in­tere­sa ob­ser­var có­mo los ami­gos apa­re­cen en las vi­das de mis hi­jos. Có­mo son, qué co­sas di­cen, de qué se ríen, de qué for­ma su pre­sen­cia al­te­ra las co­sas, ni que sea una mí­ni­ma par­te. Pien­so que, cuan­do eli­ges un ami­go, es­co­ges a al­guien con quien po­der ser un po­co más tú mis­mo. Esa par­te de ti mis­mo que no pue­des ser con na­die más. La vi­da, po­co a po­co, te va acer­can­do a las per­so­nas que te son afi­nes. La amis­tad es su mo­do de ha­cer­lo. Ca­da vez que uno de mis hi­jos me pre­sen­ta a un ami­go re­cuer­do a Ci­ce­rón y son­río: “Quien con­tem­pla a un ver­da­de­ro ami­go con­tem­pla un re­tra­to de sí mis­mo”. El re­fra­ne­ro po­pu­lar lo di­jo con otras pa­la­bras: “Di­me con quién vas y te di­ré quién eres”.

“Cuan­do eli­ges un ami­go, es­co­ges a al­guien con quien po­der ser más tú mis­mo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.