¿Nie­tos MAL edu­ca­dos?

Los abue­los tie­nen un pa­pel cru­cial en la vi­da afec­ti­va de los ni­ños y ne­ce­si­tan que se les to­me en cuen­ta; pe­ro los pa­dres pi­den res­pe­to pa­ra sus nor­mas. ¿Có­mo evi­tar la ri­va­li­dad?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Nuestros Hijos -

Son los ci­mien­tos de nues­tra vi­da afec­ti­va, por­que el tiem­po pa­sa­do con los abue­los per­ma­ne­ce en el re­cuer­do im­preg­na­do de ter­nu­ra y ca­ri­ño. Co­mo no es­tán obli­ga­dos a edu­car a sus nie­tos, su re­la­ción es más re­la­ja­da. Sin em­bar­go, al­gu­nos pue­den pen­sar que sus nie­tos son mal­edu­ca­dos y tra­tan de in­ter­ve­nir. La educación es una ta­rea di­fí­cil, com­ple­ja, que du­ra mu­cho tiem­po y que im­par­ten en pri­mer lu­gar los pa­dres y des­pués los pro­fe­so­res. Pe­ro, ¿des­de dón­de se edu­ca? ¿El mo­men­to his­tó­ri­co cul­tu­ral que se vi­ve in­ter­vie­ne en el mo­do de edu­car? ¿Qué pa­dre o ma­dre no han te­ni­do al­gún con­flic­to en la ta­rea de edu­car a sus hi­jos? Se edu­ca pa­ra trans­mi­tir co­no­ci­mien­tos, ac­ti­tu­des, cos­tum­bres, pe­ro tam­bién se trans­mi­te una educación sen­ti­men­tal que pa­sa por có­mo nos han que­ri­do, có­mo nos han va­lo­ra­do y có­mo nos han en­se­ña­do a re­co­no­cer nues­tros de­seos y a so­por­tar las frus­tra­cio­nes. Edu­ca­mos a los hi­jos con lo que he­mos apren­di­do de aque­llos que nos en­se­ña­ron y con lo que nues­tros pa­dres nos in­cul­ca­ron. Po­de­mos es­tar de acuer­do con ellos y re­pe­tir­lo, o ha­ber­lo cam­bia­do por­que al­gu­nos as­pec­tos no los vi­vi­mos bien, pe­ro el ori­gen de nues­tra educación vie­ne de ellos. Es­tos, a su vez, es­tán de­ter­mi­na­dos por lo que sus pa­dres, o sea, nues­tros abue­los, les trans­mi­tie­ron, to­do ello in­flui­do por las ca­rac­te­rís­ti­cas cul­tu­ra­les de la épo­ca. Dos ge­ne­ra­cio­nes an­te­rio­res tie­nen una in­fluen­cia fun­da­men­tal en la que se es­tá for­man­do en la ac­tua­li­dad. Cuan­do los abue­los di­cen que sus nie­tos son mal­edu­ca­dos, ol­vi­dan que ellos tie­nen al­go que ver, ya que edu­ca­ron a sus pa­dres. La educación sen­ti­men­tal que sus­ten­ta el com­por­ta­mien­to es en gran me­di­da in­cons­cien­te y siem­pre in­ter­vie­ne en­tre pa­dres e hi­jos. Con­vie­ne ser to­le­ran­tes, ya que to­das las ge­ne­ra­cio­nes te­ne­mos fa­llos. Al­gu­nas pa­re­jas pue­den de­jar a sus hi­jos con los abue­los mu­cho tiem­po por­que am­bos tra­ba­jan, la si­tua­ción eco­nó­mi­ca no les per­mi­te una cui­da­do­ra y por­que se sien­ten más tran­qui­los si es­tán con ellos. Al­gu­nos abue­los que no sa­ben po­ner lí­mi­tes, y pue­den in­ten­tar com­pen­sar an­ti­guos de­seos en la re­la­ción con los nie­tos, se creen en el de­re­cho de rec­ti­fi­car ac­ti­tu­des que con­si­de­ran de ma­la educación. Eso trae pro­ble­mas con los pa­dres, por­que trans­mi­te una crítica tan­to a los nie­tos co­mo a los hi­jos.

Re­pa­rar erro­res del pa­sa­do

Es lo que co­men­za­ba a su­ce­der­les a Ma­ría y Da­vid. Cui­da­ban a sus nie­tas de cua­tro y sie­te años, que pa­sa­ban mu­cho tiem­po con ellos. En­tre se­ma­na, iban a bus­car­las al co­le­gio y, en oca­sio­nes, se que­da­ban en su ca­sa a dor­mir. Su hi­ja Car­lo­ta te­nía un tra­ba­jo en el que a ve­ces te­nía que via­jar y el pa­dre de las ni­ñas lle­ga­ba tar­de a ca­sa. Ellos ya es­ta­ban ju­bi­la­dos y que­rían ayu­dar a su hi­ja, que úl­ti­ma­men­te in­ten­ta­ba de­jar­les me­nos tiem­po a las ni­ñas, por­que tan­to ella co­mo su ma­ri­do se sen­tían po­co res­pe­ta­dos co­mo pa­dres. Ma­ría pen­sa­ba que sus nie­tas es­ta­ban muy mal edu­ca­das, que se mo­vían de­ma­sia­do, que no ha­cían ca­so a lo que se les de­cía y que se por­ta­ban mu­cho me­jor cuan­do es­ta­ban con ella. Cuan­do pa­dres y abue­los es­ta­ban jun­tos, Ma­ría cri­ti­ca­ba la ma­ne­ra que te­nían de dar­les de co­mer o de res­pon­der a sus de­man­das, y lo ha­cía de­lan­te de las ni­ñas. Car­lo­ta se sen­tía mal con esa crítica cons­tan­te. Agra­de­cía que su ma­dre cui­da­ra a sus nie­tas, pe­ro no es­ta­ba dis­pues­ta a que le qui­ta­ra, tan­to a ella co­mo a su pa­re­ja, su au­to­ri­dad. Ma­ría era una mu­jer un po­co rí­gi­da pa­ra las cues­tio­nes edu­ca­ti­vas y aho­ra, co­mo abue­la, tra­ta­ba de re­pa­rar to­do aque­llo que, se­gún ella, no ha­bía he­cho bien co­mo ma­dre. Su­po­nía que dar mu­chas re­glas edu­ca­ti­vas era la for­ma de mos­trar que se era bue­na ma­dre. Por su par­te, Da­vid, el abue­lo, de­ja­ba más mar­gen a las ni­ñas y dis­fru­ta­ba con ellas, com­pen­san­do la re­la­ción un

po­co le­ja­na que ha­bía te­ni­do con sus hi­jos va­ro­nes. Co­mo eran chi­cas, te­nía me­nos di­fi­cul­tad pa­ra acer­car­se afec­ti­va­men­te a ellas. Con to­do, lo peor pa­ra Car­lo­ta no era que su ma­dre tu­vie­ra otra for­ma de edu­car, sino que la des­au­to­ri­za­ra de­lan­te de sus hi­jas. Lo ha­bló con Héc­tor y en­tre los dos de­ci­die­ron que le di­rían a la abue­la que no po­día cri­ti­car las de­ci­sio­nes de nin­guno de los dos de­lan­te de las ni­ñas.

Ca­da uno, su pa­pel

El de­seo de apro­ba­ción por par­te de los abue­los es muy im­por­tan­te pa­ra los pa­dres. Aho­ra bien, la apro­ba­ción es di­fí­cil cuan­do los abue­los no con­si­guen ver a los pa­dres co­mo adul­tos. Los abue­los pue­den ayu­dar, pe­ro si no han vi­vi­do bien su fun­ción ma­ter­na o pa­ter­na es más fá­cil que com­pi­tan con sus hi­jos. La ri­va­li­dad se ex­pre­sa cuan­do los abue­los em­pie­zan a juz­gar co­mo ma­la la educación que sus hi­jos es­tán dan­do a sus nie­tos. Es­ta ac­ti­tud les ha­ce co­lo­car­se en la si­tua­ción del que sa­be más y ade­más nie­ga su pro­pia trans­mi­sión. Los pa­dres, por su par­te, es­pe­ran lo que han es­pe­ra­do siem­pre de sus pa­dres: una au­to­ri­dad que les ha­ga sen­tir­se se­gu­ros en la vi­da. Aho­ra bien, los adul­tos quie­ren que esa au­to­ri­dad que bus­ca­ban sien­do ni­ños ven­ga aho­ra en apo­yo de la su­ya pro­pia: desean que los abue­los aprue­ben siem­pre las de­ci­sio­nes que ellos to­man.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.