SHERYL SAND­BERG “HE APREN­DI­DO LO PRO­FUN­DA­MEN­TE QUE SE PUE­DE AMAR A AL­GUIEN DES­PUÉS DE SU MUER­TE”

Es la nú­me­ro dos de la con más usua­rios del mun­do y una de las mu­je­res más po­de­ro­sas del pla­ne­ta, pe­ro la re­pen­ti­na muer­te de su ha trans­for­ma­do su ma­ne­ra de vi­vir y de sen­tir. Tras el ha es­cri­to un li­bro so­bre có­mo re­cu­pe­rar la Una ex­pe­rien­cia de la que

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - En El Foco -

red so­cial ale­gría. fran­que­za Por ma­ri­do due­lo,

Me es­toy dur­mien­do”. No lo sa­bía, pe­ro eran las úl­ti­mas pa­la­bras que Sheryl Sand­berg, nú­me­ro dos de Fa­ce­book, le iba a di­ri­gir a su ma­ri­do, Da­ve Gold­berg. Ha­bían de­ja­do a sus hi­jos en ca­sa y es­ta­ban dis­fru­tan­do de unos días de va­ca­cio­nes en un re­sort de lu­jo de México pa­ra ce­le­brar el cumpleaños de un ami­go. Unas ho- ras des­pués de aque­lla sies­ta, Sand­berg des­cu­brió a Gold­berg, un exi­to­so em­pren­de­dor de Si­li­con Va­lley, ten­di­do en el sue­lo del gim­na­sio del ho­tel y ro­dea­do de un char­co de san­gre. Aun­que in­ten­ta­ron re­ani­mar­le y le tras­la­da­ron a un hos­pi­tal cer­cano, fa­lle­ció de­bi­do a una arrit­mia car­dia­ca no diag­nos­ti­ca­da. Te­nía 47

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.