Nues­tra ES­TÚ­PI­DA ga­ta

CUAN­DO TE LLE­VA­MOS

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras -

Cal ve­te­ri­na­rio por última vez, to­da­vía te­nía ba­rro en las bo­tas. Ha­bía ca­va­do tu tum­ba esa mis­ma ma­ña­na. Pe­ro no fue ne­ce­sa­rio pa­sar mu­cho tiem­po ba­jo la llu­via: eras muy pe­que­ña. Siem­pre ha­bías si­do una ga­ta muy pe­que­ña y muy ton­ta. Por eso era una suer­te que fue­ras her­mo­sa, con tus pe­que­ñas pa­tas blan­cas y tus ra­yas per­fec­tas y tus ojos enor­mes co­mo lu­nas ex­tran­je­ras. Ese siem­pre fue tu pun­to fuer­te. Tu be­lle­za. “Es­ta es nues­tra es­tú­pi­da ga­ta”, so­lía­mos de­cir cuan­do lle­ga­ba al­gu­na vi­si­ta y tú te acer­ca­bas ron­ro­nean­do. “To­do be­lle­za, pe­ro na­da de ce­re­bro. Es co­mo vi­vir con una es­tre­lla de Holly­wood”. Cla­ro, eras ton­ta, por eso nos cos­tó tan­to no­tar que es­ta­bas en­fer­ma. ¡No nos di­mos cuen­ta! Siem­pre ve­nías y nos mi­ra­bas con ex­pre­sión con­fun­di­da. Nos mi­ra­bas to­do el ra­to. ¿No es eso lo que ha­cen las es­tre­llas de Holly­wood? Así que no su­pi­mos di­fe­ren­ciar cuán­do ha­bías de­ja­do de mi­rar­nos por­que es­ta­bas con­fun­di­da y cuán­do ha­bías em­pe­za­do a ha­cer­lo por tu en­fer­me­dad. “Lo sien­to mu­cho, pe­ro le que­dan ape­nas unos días”, nos di­jo el ve­te­ri­na­rio, cuan­do te lle­va­mos. “Sus ór­ga­nos han es­ta­do fa­llan­do du­ran­te me­ses. Nun­ca se sa­be con los ga­tos, sue­len es­con­der su su­fri­mien­to”. En tu jau­la, tú par­pa­deas­te con los ojos sal­pi­ca­dos de mor­fi­na y te sen­tas­te muy rec­ta, tra­tan­do, creo, de pa­re­cer dig­na. “Lle­vad­la a ca­sa y des­pe­di­ros de ella”, di­jo el ve­te­ri­na­rio, mien­tras las chi­cas te abra­za­ban y llo­ra­ban so­bre tu pe­que­ña y con­fun­di­da ca­be­za. “Traed­la ma­ña­na y… la de­ja­re­mos ir”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.