LA VAN­GUAR­DIA ES­TO­NIA

Tie­nen ro­bots men­sa­je­ros, DNIS vir­tua­les y el 99% de las ges­tio­nes vía in­ter­net, pe­ro tam­bién una pre­si­den­ta y per­mi­sos ma­ter­na­les de 18 me­ses. Ha­ce 30 años no te­nían te­lé­fo­nos fi­jos, pe­ro in­ven­ta­ron Sky­pe y hoy son uno de los paí­ses más in­no­va­do­res del m

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario - Por DELPHINE BAUER

En 1991, tras pa­sar más de 50 años ba­jo el con­trol so­vié­ti­co, Es­to­nia re­cu­pe­ró su in­de­pen­den­cia. Hoy, 16 años des­pués, es­te pe­que­ño país, si­mi­lar en ta­ma­ño a los Paí­ses Ba­jos pe­ro con una po­bla­ción 10 ve­ces me­nor (1.300.000 ha­bi­tan­tes), se ha con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te edu­ca­ti­vo y de in­no­va­ción: han ade­lan­ta­do a Fin­lan­dia en los re­sul­ta­dos de cien­cias y ma­te­má­ti­cas del In­for­me Pi­sa y el sec­tor tec­no­ló­gi­co re­pre­sen­ta el 15% de su PIB. “Cuan­do con­se­gui­mos la in­de­pen­den­cia, no te­nía­mos re­cur­sos, pe­ro sí in­ge­nie­ros muy cua­li­fi­ca­dos”, cuen­ta Mar­tin Go­ros­ko, res­pon­sa­ble de la in­cu­ba­do­ra de Tech­no­pol, un in­men­so cam­pus de 45.000 m², que da so­por­te a múl­ti­ples start up, en Ta­llin, la ca­pi­tal. Par­tien­do de ce­ro, el país se ha sal­ta­do va­rias eta­pas has­ta lle­gar in­me­dia­ta­men­te a la in­for­ma­ti­za­ción de to­da su bu­ro­cra­cia. El re­sul­ta­do es que, en el es­pa­cio de una ge­ne­ra­ción, Es­to­nia –don­de so­lo el 50% de la po­bla­ción te­nía ac­ce­so a un te­lé­fono en 1991– se ha con­ver­ti­do en el país más in­no­va­dor del mun­do en lo que res­pec­ta a la di­gi­ta­li­za­ción. En el año 2000, el Go­bierno de­cla­ró el ac­ce­so a in­ter­net co­mo un de­re­cho y hoy el 99% de las ges­tio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas

se ha­cen on li­ne, el 99,8% de las transac­cio­nes ban­ca­rias son vir­tua­les y el voto elec­tró­ni­co su­po­ne el 40% de los su­fra­gios. Dea Oja, pro­gra­ma­do­ra de for­ma­ción y co­fun­da­do­ra de una start up, es­tá in­clu­so con­si­de­ran­do ti­rar la im­pre­so­ra de su des­pa­cho: di­ce que no tie­ne ni idea de pa­ra qué sir­ve el pa­pel.

Nues­tro mi­cro­chip

El 30% de las start up eu­ro­peas es­tán en Eu­ro­pa. En Ta­llin se ins­ta­lan en las an­ti­guas fá­bri­cas re­con­ver­ti­das en des­pa­chos a la úl­ti­ma, con de­co­ra­ción de di­se­ño, equi­pos in­ter­na­cio­na­les y un ai­re co­ol ins­pi­ra­do en Si­li­con Va­lley. Pe­ro la mo­der­ni­dad de es­te país va más allá de la bur­bu­ja de las start up: en las ca­lles de Ta­llin, es fá­cil cru­zar­se con un ro­bot blan­co, un pro­to­ti­po de la com­pa­ñía Stars­hip, que, en bre­ve, po­drá lle­var pe­que­ños pa­que­tes a los clien­tes. Ade­más, los es­to­nios lle­van col­ga­do al cue­llo un dis­po­si­ti­vo, don­de guar­dan to­da su in­for­ma­ción per­so­nal. Des­de los 15 años, los ha­bi­tan­tes de es­ta re­pú­bli­ca bál­ti­ca tie­nen una tar­je­ta de iden­ti­dad con un mi­cro­chip in­cor­po­ra­do, en la que se guar­dan to­das las in­for­ma­cio­nes per­so­na­les. Al co­nec­tar­lo a un or­de­na­dor, y tras in­tro­du­cir dos có­di­gos se­cre­tos que ha­cen que la co­ne­xión sea se­gu­ra, es­te car­net per­mi­te, a lo lar­go de to­da su vi­da, pa­gar los im­pues­tos, ven­der o com­prar un co­che, ob­te­ner re­ce­tas mé­di­cas, fir­mar con­tra­tos, re­gis­trar a un hi­jo… Des­de el pun­to de vis­ta de la se­gu­ri­dad, el mo­de­lo con­lle­va sus ries­gos, pe­ro Ar­naud Cas­taig­net, un trein­ta­ñe­ro fran­cés que tra­ba­ja pa­ra el Go­bierno es­to­nio so­bre cues­tio­nes di­gi­ta­les, es­ti­ma que “so­lo la in­tro­duc­ción de la fir­ma elec­tró­ni­ca ha per­mi­ti­do aho­rrar a la Ad­mi­nis­tra­ción el equi­va­len­te a un 2% del Pro­duc­to In­te­rior Bru­to”. Ade­más, en Es­to­nia se pue­de crear una em­pre­sa en 10 mi­nu­tos des­de cual­quier pun­to co­nec­ta­do a in­ter­net, un me­ca­nis­mo muy ale­ja­do de las tra­bas bu­ro­crá­ti­cas con la que se sue­le cas­ti­gar a los em­pren­de­do­res en Es­pa­ña. Des­de el pun­to de vis­ta de So­fi Ok­sa­nen, la no­ve­lis­ta fi­noes­to­nia au­to­ra del éxi­to in­ter­na­cio­nal Pur­ga (Ed. Sa­la­man­dra), “las nue­vas tec­no­lo­gías son un ar­ma fan­tás­ti­ca pa­ra evi­tar la co­rrup­ción. Muy

ex­ten­di­da en la épo­ca so­vié­ti­ca”, ya que per­mi­ten un ac­ce­so de­mo­crá­ti­co y sin lí­mi­tes a la in­for­ma­ción. Sin em­bar­go, los ana­lis­tas creen que si la pre­si­den­ta Kers­ti Kal­ju­laid (li­be­ral­con­ser­va­do­ra) ha de­ci­di­do sub­ven­cio­nar in­ter­net es más por una es­tra­te­gia eco­nó­mi­ca que de trans­pa­ren­cia de­mo­crá­ti­ca. En es­te eco­sis­te­ma fa­vo­ra­ble a las start up, el éxi­to más lla­ma­ti­vo es, sin du­da, el de Sky­pe, que na­ció en un mi­núscu­lo des­pa­cho de 20 m² en Ta­llin y fue com­pra­do por Mi­cro­soft en 2011 por 8.500 mi­llo­nes de eu­ros. El Go­bierno ofre­ce el pro­gra­ma de E-re­si­dency, que ha­ce po­si­ble que em­pren­de­do­res de to­do el mun­do sin na­cio­na­li­dad es­to­nia se be­ne­fi­cien de una iden­ti­dad di­gi­tal pa­ra ac­ce­der a los ser­vi­cios pues­tos en mar­cha pa­ra la crea­ción de una em­pre­sa y a ven­ta­jas ban­ca­rias o fis­ca­les. En dos años, es­te pro­gra­ma ha atraí­do a 27.000 e-re­si­den­tes y ha su­pues­to pa­ra el país in­gre­sos de 14.400 mi­llo­nes de eu­ros. Des­pués de ha­ber in­te­gra­do a in­ter­net en su de­cla­ra­ción de de­re­chos, Es­to­nia es­pe­ra tam­bién po­ner en mar­cha, en bre­ve, un es­ta­tu­to le­gal pa­ra los ro­bots y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, que a par­tir de es­ta ley ten­drían res­pon­sa­bi­li­dad des­de el pun­to de vis­ta le­gal. Es­te país in­no­va­dor tam­bién es­tá cam­bian­do el mo­de­lo tra­di­cio­nal­men­te mas­cu­lino de la tec­no­lo­gía. Has­ta un 40% de los di­rec­to­res de es­tas em­pre­sas son mu­je­res. En com­pa­ra­ción, paí­ses co­mo el nues­tro, don­de las mu­je­res so­lo han crea­do el 20% de las start up, son un pá­li­do re­fle­jo de los nue­vos tiem­pos. “La for­ma de con­si­de­rar a las mu­je­res ha cam­bia­do”, con­fir­ma Ma­ri Va­vuls­ki, que en­ca­be­za Star­tuu­pes­to­nia, un or­ga­nis­mo pro­mo­vi­do des­de el Go­bierno pa­ra que los em­pren­de­do­res di­gi­ta­les es­tén a la ca­be­za de la eco­no­mía. En Job­ba­ti­cal, una start up crea­da en 2014 pa­ra po­ner en con­tac­to a em­pre­sas y ex­per­tos di­gi­ta­les de to­do el mun­do, Ka­ro­li Hin­driks, de 34 años, ocu­pa un des­pa­cho con as­pec­to de ga­le­ría de arte, don­de tra­ba­ja en za­pa­ti­llas, co­mo si es­tu­vie­ra en ca­sa, y con mú­si­ca de los Ro­lling Sto­nes de fon­do. Ka­ro­li Hin­driks re­cuer­da que en la épo­ca so­vié­ti­ca “la sen­sa­ción de es­tar ais­la­da del res­to del mun­do, del co­no­ci­mien­to y de los via­jes” era lo nor­mal. Su re­van­cha hoy es Job­ba­ti­cal, que se en­cuen­tra en­tre las com­pa­ñías más pro­me­te­do­ras de la pró­xi­ma dé­ca­da, se­gún For­bes.

La di­ver­si­dad co­mo man­tra

Kai­di Ruu­sa­lepp, fun­da­do­ra de Fun­der­beam, una pla­ta­for­ma pa­ra con­se­guir fon­dos pa­ra em­pre­sas que em­pie­zan, com­par­te la mis­ma sen­sa­ción. Des­de su vi­ve­ro di­se­ña­do a la úl­ti­ma, ex­hi­be un cu­rri­cu­lum de in­far­to con ape­nas 40 años: tras pa­sar por el ga­bi­ne­te del pri­mer mi­nis­tro, di­ri­gió las ne­go­cia­cio­nes con el Nasdaq (el se­gun­do mer­ca­do de Bol­sa más im­por­tan­te del mun­do) y fun­dó su em­pre­sa es­tan­do de per­mi­so por ma­ter­ni­dad, que en Es­to­nia tie­ne

Un 40% de las start up es­tán fun­da­das por mu­je­res y ellas son ma­yo­ría en ro­bó­ti­ca.

una du­ra­ción de 18 me­ses. Kris­tel Kruus­tük, de 28 años, se be­ne­fi­ció del pro­gra­ma Tii­grihü­pe, pues­to en mar­cha por el Go­bierno en 1996 pa­ra fa­ci­li­tar el ac­ce­so de los alum­nos a in­ter­net. Se con­vir­tió en tes­ta­do­ra (per­so­na que ve­ri­fi­ca el fun­cio­na­mien­to de una apli­ca­ción). Pa­só un tiem­po en Lon­dres y lue­go fun­dó Testlio, que ayu­da a las com­pa­ñías a me­jo­rar su ex­pe­rien­cia con el clien­te. Des­de en­ton­ces, ha ga­na­do más de seis mi­llo­nes de eu­ros con su ne­go­cio. El di­na­mis­mo es­to­nio y sus éxi­tos no pue­den, sin em­bar­go, ocul­tar las di­fi­cul­ta­des de las em­pren­de­do­ras. Exis­ten tam­bién allí ba­rre­ras su­ti­les. Kai­di Ruu­sa­lepp cuen­ta, por ejem­plo, “que du­ran­te las reunio­nes con hom­bres, es­tos me ha­blan de mis hi­jos que de asun­tos pro­fe­sio­na­les”. La ex­pe­rien­cia –y su em­ba­ra­zo– han agu­di­za­do su per­cep­ción de los es­te­reo­ti­pos, que co­lo­can to­da­vía a las mu­je­res en la es­fe­ra de lo pri­va­do. Esa ten­den­cia no im­pi­de que en Testlio, las mu­je­res ocu­pen el 40% de los pues­tos de res­pon­sa­bi­li­dad. De he­cho, Ka­ro­li Hin­dricks en Job­ba­ti­cal ha con­ver­ti­do la di­ver­si­dad en su man­tra a la ho­ra de con­tra­tar.

Ro­bó­ti­ca pa­ra ni­ñas

Ade­más, des­de la ins­tau­ra­ción del pro­gra­ma Tii­grihü­pe, nu­me­ro­sas es­cue­las han pues­to en mar­cha cla­ses de pro­gra­ma­ción e in­ge­nie­ría. Mai Pits­ner, pro­fe­sor en Laa­gri, cer­ca de Ta­llin, en­se­ña ro­bó­ti­ca en el ins­ti­tu­to y di­ce con or­gu­llo que “en los úl­ti­mos años, las chi­cas han em­pe­za­do a ser más nu­me­ro­sas que los chi­cos en mis cla­ses”. La for­ma­ción de la fu­tu­ra ge­ne­ra­ción se­rá de­ter­mi­nan­te: en Es­to­nia, una de ca­da cin­co per­so­nas es un em­pren­de­dor y mu­chos jó­ve­nes con­si­de­ran lo di­gi­tal co­mo una opor­tu­ni­dad. Pe­ro el país y sus di­ri­gen­tes de­ben evi­tar el au­men­to de las di­fe­ren­cias en­tre Ta­llin, ca­pi­tal ul­tra­mo­der­na, y las zo­nas ru­ra­les, que si­guen ais­la­das de la bur­bu­ja tec­no­ló­gi­ca. Eso sin con­tar los cam­bios en las re­la­cio­nes so­cia­les. En la ca­pi­tal, por ejem­plo, Kai­di Ruu­sa­lepp echa de me­nos las “la sen­ci­llez “de un va­so de vino en­tre ami­gos”, y le preo­cu­pa que los ni­ños, se­gún ella, ha­yan per­di­do las ga­nas de ju­gar al ai­re li­bre y pre­fie­ran que­dar­se de­lan­te de una pan­ta­lla. ¿To­do tie­ne un pre­cio?

Con to­rres me­die­va­les en el cen­tro y edi­fi­cios de es­ti­lo so­vié­ti­co en la pe­ri­fe­ria, Ta­llin ha trans­for­ma­do sus an­ti­guas fá­bri­cas en vi­ve­ros de start up. Arri­ba, Te­lia, lí­der bál­ti­co de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, or­ga­ni­za ta­lle­res pa­ra sen­si­bi­li­zar a las jó­ve­nes con la tec­no­lo­gía. Aba­jo, Dea Oja, co­fun­da­do­ra de Ig­ni­te.

Los lo­ca­les reha­bi­li­ta­dos exhiben arte en sus fa­cha­das. A la dcha., Ka­dri Sund­ja y Kai­di Ruu­sa­lepp han crea­do dos em­pre­sas de­di­ca­das al ne­go­cio di­gi­tal: una red de­di­ca­da a even­tos (La­ti­tud59) y otra a la bús­que­da de fon­dos (Fun­der­beam).

En el co­le­gio se dan cur­sos de co­di­fi­ca­ción o de ro­bó­ti­ca a úl­ti­ma ho­ra de la tar­de, gra­cias a un pro­gra­ma gu­ber­na­men­tal. A la de­re­cha, una se­sión de ini­cia­ción pa­ra ni­ños, du­ran­te la ce­le­bra­ción de Ro­bo­tex, la fe­ría de ro­bó­ti­ca más gran­de de Eu­ro­pa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.