TRUMP Y LAS MU­JE­RES

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Sumario -

Ni Ru­sia, ni Co­rea, ni la gue­rra co­mer­cial con Chi­na... El hom­bre que creó un con­cur­so de be­lle­za (y hoy di­ri­ge los Es­ta­dos Uni­dos) es­tá su­frien­do más des­gas­te por sus es­cán­da­los se­xua­les que por sus de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas. ¿Se­rá su re­la­ción con las mu­je­res la bom­ba de re­lo­je­ría de es­ta pre­si­den­cia? Por IXONE DÍAZ

Su ma­tri­mo­nio es­tá en el pun­to de mira, pe­ro la con­sig­na en la Ca­sa Blan­ca es, an­te to­do y pe­se a to­do, apa­ren­tar nor­ma­li­dad. Por eso, en las úl­ti­mas se­ma­nas los Trump se han pa­sea­do co­gi­dos de la mano ca­mino de la mi­sa de Pas­cua o del he­li­cóp­te­ro pre­si­den­cial. Las es­ce­nas, per­fec­ta­men­te or­ques­ta­das y re­pre­sen­ta­das an­te au­tén­ti­cos ba­ta­llo­nes de fo­tó­gra­fos, ape­nas du­ran unos se­gun­dos. El pro­ble­ma es que, en su ca­so, los ges­tos de afec­to son to­do me­nos el re­fle­jo de la nor­ma­li­dad. Su fal­ta de quí­mi­ca es un he­cho des­de que lle­ga­ron a la Ca­sa Blan­ca y su len­gua­je cor­po­ral ha­bla más de lo que ellos qui­sie­ran so­bre una re­la­ción que, al me­nos me­diá­ti­ca­men­te, atra­vie­sa su mo­men­to más de­li­ca­do y con­tro­ver­ti­do. Por­que la reali­dad es que na­da es nor­mal en la Ca­sa Blan­ca. Con­tro­ver­sias po­lí­ti­cas apar­te (que hay mu­chas y muy va­ria­das), la vi­da per­so­nal del pre­si­den­te se ha con­ver­ti­do en un asun­to de in­te­rés na­cio­nal en Es­ta­dos Uni­dos y en una gran fá­bri­ca de es­cán­da­los se­xua­les y ti­tu­la­res ex­plo­si­vos. Por eso, su re­la­ción con su mu­jer, y has­ta la posibilidad de un di­vor­cio du­ran­te su man­da­to, es­tán en el epi­cen­tro del de­ba­te pú­bli­co. Pe­ro Me­la­nia no es la úni­ca. Las otras mu­je­res de su vi­da es­tán de­jan­do de ser un apo­yo in­con­di­cio­nal pa­ra el pre­si­den­te. Y al­gu­nas de las mu­je­res de su pa­sa­do po­drían cos­tar­le, in­clu­so, la pre­si­den­cia…

Las in­fi­de­li­da­des si­mul­tá­neas

To­do su­ce­dió, pre­sun­ta­men­te, en 2006. Ha­cía un año que Do­nald Trump se ha­bía ca­sa­do con su ter­ce­ra mu­jer, Me­la­nia. Su hi­jo, Ba­rron, ape­nas te­nía unos me­ses. Y sin em­bar­go, el mag­na­te es­ta­ba vi­vien­do va­rias aven­tu­ras si­mul­tá­neas con di­fe­ren­tes mu­je­res. Los de­ta­lles son­ro­ja­rían a cual­quie­ra, pe­ro pa­ra el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos son una au­tén­ti­ca bom­ba de re­lo­je­ría a pun­to de es­ta­llar. Trump se de­jó azo­tar con un ejem­plar de la re­vis­ta For­bes, se

SU ABO­GA­DO PA­GÓ 130.000 DÓ­LA­RES POR COM­PRAR EL SI­LEN­CIO DE LA ES­TRE­LLA DEL PORNO STORMY DANIELS.

ofre­ció a pa­gar des­pués de man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les, nun­ca men­cio­na­ba a su mu­jer de­lan­te de sus aman­tes, pe­ro en cam­bio las com­pa­ra­ba cons­tan­te­men­te con su hi­ja, Ivan­ka Trump. Sus in­fi­de­li­da­des se han he­cho pú­bli­cas des­pués de que se des­ve­la­ra que uno de sus abo­ga­dos pa­gó 130.000 dó­la­res por com­prar el si­len­cio de la es­tre­lla del porno Stormy Daniels po­co an­tes de las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2016. Un acuer­do pa­re­ci­do se uti­li­zó pa­ra man­te­ner ale­ja­da de los me­dios a la ex­mo­de­lo de Play­boy Ka­ren Mc­dou­gal. Aho­ra, am­bas han con­ce­di­do en­tre­vis­tas con­tan­do to­dos aque­llos de­ta­lles (y al­gu­nos más) y de­sa­fian­do abier­ta­men­te sus con­tra­tos de con­fi­den­cia­li­dad. Aun­que los por­ta­vo­ces del pre­si­den­te y de la pri­me­ra da­ma han ne­ga­do ca­te­gó­ri­ca­men­te las acu­sa­cio­nes, hay va­rios he­chos irre­fu­ta­bles: el pri­mer ma­tri­mo­nio del em­pre­sa­rio se rom­pió por una infidelidad, más de 16 mu­je­res le acu­san de aco­so se­xual y él mis­mo pre­su­mió de ello es­tan­do ya ca­sa­do con Me­la­nia Trump. De he­cho, el pe­rio­dis­ta Mi­chael Wolff, en su po­lé­mi­co libro Fue­go y fu­ria (Ed. Pe­nín­su­la), ha lle­ga­do a de­cir que Trump ha man­te­ni­do un af­fai­re du­ran­te su tiem­po en el Des­pa­cho Oval.

La de­ci­sión de Me­la­nia

El in­ce­san­te go­teo de acu­sa­cio­nes y de­ta­lles bo­chor­no­sos con­tra su ma­ri­do ha pues­to a la pri­me­ra da­ma en una po­si­ción muy de­li­ca­da. En reali­dad, que su ma­tri­mo­nio no es nin­gún cuen­to de ha­das ya era de do­mi­nio pú­bli­co. Se sa­be, por ejem­plo, que los Trump duer­men en ha­bi­ta­cio­nes se­pa­ra­das y que, se­gún con­tó Mi­chael Wolff, lle­van vi­das prác­ti­ca­men­te pa­ra­le­las y, en oca­sio­nes, pa­san va­rios días sin ver­se. Ade­más, el len­gua­je no ver­bal en­tre ellos es inequí­vo­co. Por eso, la pren­sa es­ta­dou­ni­den­se, tan­to la de co­ra­zón co­mo la po­lí­ti­ca, lle­va se­ma­nas es­pe­cu­lan­do so­bre el es­ta­do de áni­mo de la pri­me­ra da­ma. Se ha di­cho que de­tes­ta su nue­vo es­ta­tus y las obli­ga­cio­nes que con­lle­va, que echa de me­nos su aco­mo­da­da exis­ten­cia neo­yor­qui­na, que es “pro­fun­da­men­te in­fe­liz” y que odia es­te tor­be­llino de es­cán­da­los y ti­tu­la­res de pren­sa en el que se ha con­ver­ti­do su vi­da. De he­cho, las es­pe­cu­la­cio­nes so­bre un po­si­ble di­vor­cio se han dis­pa­ra­do en las úl­ti­mas se­ma­nas. En su úl­ti­mo libro, el pe­rio­dis­ta Ro­nald Kess­ler va­ti­ci­na que no ha­brá se­pa­ra­ción ma­tri­mo­nial. Al me­nos, mien­tras los Trump re­si­dan en la Ca­sa Blan­ca. La pri­me­ra da­ma ten­dría sus ra­zo­nes pa­ra no ha­cer­lo. Al­gu­nos ex­per­tos en de­re­cho ma­tri­mo­nial opinan que Me­la­nia tra­ta­rá de ca­pi­ta­li­zar su po­si­ción de fuer­za pa­ra re­ne­go­ciar el con­tra­to pre­ma­tri­mo­nial que fir­mó con Trump cuan­do se ca­só. Pe­ro tam­bién hay otro es­ce­na­rio po­si­ble, aun­que iné­di­to: se­ría la pri­me­ra vez en la his­to­ria que un pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano se di­vor­cia du­ran­te su man­da­to. La pres­ti­gio­sa re­vis­ta News­week ex­plo­ra­ba re­cien­te­men­te có­mo afec­ta­ría eso a la “mar­ca” de la pri­me­ra da­ma y la sec­ción de opi­nión de la ca­de­na de televisión CNN se pre­gun­ta­ba di­rec­ta­men­te: “¿Por qué se que­da Me­la­nia?”. Mien­tras tan­to, Do­nald Trump se ha per­mi­ti­do in­clu­so bro­mear en pú­bli­co (y es­tan­do su mu­jer de­lan­te) so­bre la posibilidad de que Me­la­nia le aban­do­ne. Y no se­ría la pri­me­ra mu­jer en ha­cer­lo…

La hui­da de Ho­pe Hicks

Era su mano de­re­cha, la en­car­ga­da de apa­gar los fuegos y con­te­ner los exa­brup­tos, la chi­ca pa­ra to­do que du­ran­te la campaña lle­gó a plan­char los pan­ta­lo­nes del mag­na­te mien­tras los lle­va­ba pues­to. En sep­tiem­bre, Trump pre­mió la leal­tad de Ho­pe Hicks nom­brán­do­la di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­ción de la Ca­sa Blan­ca, pe­ro ha­ce unas se­ma­nas, Hicks di­mi­tió. De he­cho, lo hi­zo ape­nas 24 ho­ras des­pués de de­cla­rar so­bre la in­je­ren­cia ru­sa en la úl­ti­ma campaña elec­to­ral y de ad­mi­tir, en se­de par­la­men­ta­ria, que ha­bía con­ta­do al­gu­nas “men­ti­ras pia­do­sas”. Y no es la úni­ca con­tro­ver­sia que ha sal­pi­ca­do a Hicks en los úl­ti­mos me­ses. Su re­la­ción sen­ti­men­tal con Rob Por­ter, di­mi­ti­do se­cre­ta­rio de ga­bi­ne­te, fue car­ne de ti­tu­la­res cuan­do se des­ta­pó que es­te ha­bía si­do acu­sa­do de vio­len­cia de gé­ne­ro por par­te de sus dos ex­mu­je­res y Hicks ayu­dó a re­dac­tar un co­mu­ni­ca­do tra­tan­do de dis­cul­par su com­por­ta­mien­to. Hicks, que so­lo tie­ne 29 años y fue mo­de­lo an­tes de en­trar a for­mar par­te de la em­pre­sa del mag­na­te, no te­nía ex­pe­rien­cia po­lí­ti­ca, pe­ro con­ta­ba con to­da la con­fian­za del pre­si­den­te. Di­cen que Trump la tra­ta­ba co­mo a una hi­ja y que con­fia­ba cie­ga­men­te en ella. Hicks era la fa­cha­da más ama­ble, dul­ce y atrac­ti­va de una pre­si­den­cia hos­ca, con­tro­ver­ti­da y co­lé­ri­ca. Sin ella, Trump es­tá más so­lo y ais­la­do.

Los pla­nes (frus­tra­dos) de Ivan­ka

“Os di­je que os de­be­ríais ha­ber que­da­do en Nue­va York”. Son pa­la­bras del pre­si­den­te a su hi­ja, Ivan­ka, y al ma­ri­do de es­ta, Ja­red Kush­ner, en el Des­pa­cho Oval. O eso es, al me­nos, lo que Ste­ve Ban­non, ex­je­fe de es­tra­te­gia del pre­si­den­te y enemi­go de­cla­ra­do de “Ja­van­ka”, le con­tó a Ro­nald Kess­ler y que él se ha en­car­ga­do aho­ra de des­ve­lar en su po­lé­mi­co libro. Efec­ti­va­men­te, no co­rren bue­nos tiempos pa­ra la hi­jí­si­ma. Su po­pu­la­ri­dad se ha des­plo­ma­do en las en­cues­tas, sus ini­cia­ti­vas le­gis­la­ti­vas no han ter­mi­na­do de cua­jar y tam­po­co ha sa­bi­do ges­tio­nar las pre­gun­tas di­fí­ci­les so­bre los pre­sun­tos af­fai­res del pre­si­den­te. De he­cho, re­cien­te­men­te abron­có a un pe­rio­dis­ta por con­si­de­rar que era “inapro­pia­do” pre­gun­tar­le por los líos de fal­das de su padre, pe­se a que os­ten­ta un car­go ofi­cial en la Ca­sa Blan­ca. Por to­do eso, su ima­gen, igual que la de su ma­ri­do, cada vez es­tá más de­te­rio­ra­da. Y sus pla­nes, po­co a po­co, se es­tán des­di­bu­jan­do. Ha­ce unos me­ses, el pe­rio­dis­ta Mi­chael Wolff con­fir­ma­ba lo que to­do el mun­do sos­pe­cha­ba des­de ha­cía tiem­po: que Ivan­ka, en reali­dad, que­rría as­pi­rar a la Pre­si­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos en al­gún mo­men­to. De he­cho, se­gún Wolff, ella y su ma­ri­do ha­brían lle­ga­do a un acuer­do por el que, de pre­sen­tar­se la opor­tu­ni­dad, se­ría ella, y no él, la can­di­da­ta. Pe­ro ese sue­ño pa­re­ce cada vez más le­jano. Es más, se­gún la edi­ción nor­te­ame­ri­ca­na de la re­vis­ta Va­nity Fair, los pró­xi­mos en aban­do­nar la Ca­sa Blan­ca po­drían ser pre­ci­sa­men­te ellos. Ja­red Kush­ner es­tá en el epi­cen­tro de la in­ves­ti­ga­ción so­bre el pa­pel del Go­bierno ru­so en la campaña elec­to­ral de su sue­gro y po­dría aca­bar arras­tran­do con él a la hi­ja del pre­si­den­te. Así que pue­de que, des­pués de to­do, los Kush­ner ten­gan que vol­ver a Nue­va York an­tes de lo pre­vis­to.

Las in­dis­cre­cio­nes de Kell­yan­ne

Tie­ne uno de los tra­ba­jos más di­fí­ci­les e in­gra­tos de la Ca­sa Blan­ca. Kell­yan­ne Con­way di­ri­gió la campaña elec­to­ral, es asesora del pre­si­den­te y la en­car­ga­da de dar la ca­ra por él en los pla­tós de televisión, ade­más de con­tes­tar las pre­gun­tas más de­li­ca­das y de ex­pli­car su in­ce­sa­ble ver­bo­rrea en Twit­ter. Por eso, siem­pre ha si­do una fi­gu­ra con­tro­ver­ti­da. Y aho­ra, ade­más, su leal­tad ha­cia el pre­si­den­te es­tá en en­tre­di­cho. Se­gún el pe­rio­dis­ta Ro­nald Kess­ler, ella po­dría ser la prin­ci­pal fil­tra­do­ra a la pren­sa de to­do lo que ocu­rre en­tre las pa­re­des del Ala Oes­te de la Ca­sa Blan­ca. Kess­ler ha con­ta­do que Con­way ha con­ver­ti­do en una cos­tum­bre cri­ti­car an­te los pe­rio­dis­tas (y a me­nu­do on the re­cord) a al­gu­nos de sus co­le­gas, in­clui­da Ivan­ka Trump y su ma­ri­do, Ja­red Kush­ner. Ella lo ha ne­ga­do, pe­ro la sos­pe­cha ya pla­nea so­bre su ca­be­za.

“DE­BE­RÍAIS HABEROS QUE­DA­DO EN NUE­VA YORK”, LES DI­JO A SU HI­JA Y SU YERNO EN EL DES­PA­CHO OVAL.

El pre­si­den­te y la pri­me­ra da­ma, Me­la­nia Trump. El len­gua­je no ver­bal de la pa­re­ja es gé­li­do y la pren­sa ha­bla de di­vor­cio.

La ex­mo­de­lo Ho­pe Hicks, di­rec­to­ra de co­mu­ni­ca­ción, ca­ra ama­ble y chi­ca pa­ra to­do de la Ca­sa Blan­ca, aca­ba de di­mi­tir.

Trump ado­ra a su hi­ja Ivan­ka, pe­ro su ma­ri­do es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do so­bre el pa­pel del Ru­sia en la campaña elec­to­ral y po­dría arras­trar­la.

A la iz­da., jun­to a Kell­yan­ne Con­way, di­rec­to­ra de su campaña y su “fan”. Aba­jo, la ac­triz porno Stormy Daniels.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.