¡Qué BE­LLO es vi­vir!

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mujer de Hoy - - Entre Nosotras - ED URNE URIAR­TE

CCUANDO HA­CE UNOS AÑOS

via­jé a Nue­va York en me­dio de un du­ro mo­men­to vi­tal, me en­con­tré en una tien­da con un pre­cio­so car­tel de la gran pe­lí­cu­la de Frank Ca­pra ti­tu­la­da co­mo es­te ar­tícu­lo. In­me­dia­ta­men­te de­ci­dí com­prar­lo, y no so­lo por­que me gus­tan el ci­ne clá­si­co y los car­te­les de pe­lí­cu­las an­ti­guas, sino por el men­sa­je op­ti­mis­ta del tí­tu­lo y de la pe­lí­cu­la. Es­ta­ba su­mi­da en una pro­fun­da tris­te­za, pe­ro tam­bién de­ci­di­da a vol­ver cuan­to an­tes a la ale­gría y al op­ti­mis­mo. Y lle­var­me aquel car­tel fue una ma­ne­ra de ha­cer­lo, un ges­to, un sím­bo­lo y una mo­ti­va­ción.

POR ESO ME DIVERTÍ

ha­ce unos días mien­tras leía el li­bro de una teó­ri­ca del es­cep­ti­cis­mo co­mo es Bar­ba­ra Eh­ren­reich, Son­ríe o mue­re, la tram­pa del pen­sa­mien­to po­si­ti­vo. Y es que me en­con­tré de al­gu­na ma­ne­ra a mí mis­ma en el li­bro, cuan­do su­pe, lo cuen­ta la au­to­ra, que exis­te en Es­ta­dos Uni­dos una mar­ca de pro­duc­tos, ca­mi­se­tas, sá­ba­nas, co­lla­ri­nes de pe­rros, etc., con la fra­se “¡Qué be­llo es vi­vir!”. Se tra­ta de uno de los mu­chos ejem­plos que uti­li­za Eh­ren­reich pa­ra cues­tio­nar y ri­di­cu­li­zar la mo­da del pen­sa­mien­to po­si­ti­vo, o la idea de que te­ne­mos que ser po­si­ti­vos an­te cual­quier cir­cuns­tan­cia, por­que so­lo esa ac­ti­tud nos per­mi­ti­rá ser fe­li­ces y lo­grar nues­tros ob­je­ti­vos, in­clu­so su­pe­rar las en­fer­me­da­des. Eh­ren­reich es­cri­be muy bien y sa­be uti­li­zar con ri­gor los ar­gu­men­tos cien­tí­fi­cos. Ade­más, es in­te­li­gen­te y na­da te­me­ro­sa de la in­co­rrec­ción po­lí­ti­ca pa­ra cues­tio­nar, por ejem­plo, los éxi­tos editoriales del pen­sa­mien­to po­si­ti­vo. Y, sin em­bar­go, nin­guno de sus pro­vo­ca­do­res ar­gu­men­tos ha lo­gra­do con­ven­cer­me, ni si­quie­ra cuan­do me he reí­do con la lí­nea de pro­duc­tos ¡Qué be­llo es vi­vir! Vol­ve­ría a com­prar ese car­tel, aún me si­gue ins­pi­ran­do y aún recuerdo con una especial emo­ción, po­si­ti­va, por su­pues­to, aquel mo­men­to en que lo en­con­tré en Nue­va York. Pe­ro, ade­más, me en­can­ta la can­ción Smi­le de Char­les Cha­plin, y no me can­so de es­cu­char­la en cual­quie­ra de sus ver­sio­nes, co­mo la de Gre­gory Por­ter que aca­bo de des­cu­brir. La es­cu­cha­ba du­ran­te aque­lla cri­sis vi­tal y me si­gue gus­tan­do cual­quier día, por­que es be­lle­za pe­ro tam­bién fi­lo­so­fía vi­tal.

LO CIER­TO

es que po­dría en­ca­jar co­mo per­so­na­je en más de un ca­pí­tu­lo del li­bro de Eh­ren­reich, has­ta he lle­ga­do a es­cri­bir al­gún men­sa­je im­por­tan­te en una ca­fe­te­ría cer­ca­na a mi ca­sa que se lla­ma Ca­fé Op­ti­mis­ta, por aque­llo de la ener­gía po­si­ti­va. Soy una prac­ti­can­te con­ven­ci­da de la fi­lo­so­fía del pen­sa­mien­to po­si­ti­vo, qui­zá por­que la ma­yor par­te de mi vi­da he si­do ca­si tan es­cép­ti­ca co­mo es­ta pen­sa­do­ra, cien­tí­fi­ca, rea­lis­ta y con­se­cuen­te­men­te pe­si­mis­ta. Y tras dé­ca­das de esa ex­pe­rien­cia, no ten­go prue­bas de que el pen­sa­mien­to po­si­ti­vo te ayu­de a lo­grar más ob­je­ti­vos, pe­ro sí de que lo pa­sas mu­cho me­jor mien­tras lo in­ten­tas. So­lo por eso, me­re­ce la pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.