Com­pe­ten­cias de fu­tu­ro

Más de la mi­tad de los na­ci­dos a par­tir de 1990 ocu­pa­rán pues­tos de nue­va crea­ción re­la­cio­na­dos con la cien­cia y la tec­no­lo­gía

La Voz de Galicia (A Coruña) - Objetivo Innova - - Portada - MA­RÍA VI­ÑAS

En los pró­xi­mos cua­tro años apa­re­ce­rán pues­tos de nue­va crea­ción en cien­cia y tec­no­lo­gía

Dde aquí a unos cuan­tos años, las má­qui­nas ha­brán asu­mi­do bue­na par­te de las fun­cio­nes que hoy rea­li­za un ser hu­mano. El pro­ce­so ya es­tá en mar­cha: au­to­ser­vi­cios, ges­tio­nes a tra­vés de In­ter­net que an­tes re­que­rían la in­ter­ven­ción de un in­ter­me­dia­rio, asis­ten­tes vir­tua­les... Pe­ro aun­que la so­cie­dad se em­pe­ñe en dar vi­si­bi­li­dad úni­ca­men­te a sus con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas, no to­do son desventajas en es­te inevi­ta­ble cam­bio. Los or­de­na­do­res se ha­rán car­go, prin­ci­pal­men­te, de ta­reas re­pe­ti­ti­vas y mo­nó­to­nas. Mien­tras, el desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co irá cons­tru­yen­do un nue­vo eco­sis­te­ma la­bo­ral re­gi­do por nue­vas di­ná­mi­cas de co­mu­ni­ca­ción y en el que pri­ma­rán otro ti­po de ca­pa­ci­da­des, hoy to­da­vía dor­mi­das.

Las em­pre­sas, ac­tual­men­te en pleno pro­ce­so de trans­for­ma­ción di­gi­tal, co­men­za­rán po­co a po­co a im­ple­men­tar mo­di­fi­ca­cio­nes en su or­ga­ni­za­ción. El am­bien­te la­bo­ral pa­sa­rá a ser más he­te­ro­gé­neo; el tra­ba­jo, glo­bal. La lo­ca­li­za­ción fí­si­ca del tra­ba­ja­dor de­ja­rá de ser im­por­tan­te, la in­no­va­ción se con­ver­ti­rá en prio­ri­dad y la psi­co­lo­gía po­si­ti­va, en una prác­ti­ca (ha­brá ex­cep­cio­nes) ca­da vez más co­mún. El gru­po de in­ves­ti­ga­ción es­tra­té­gi­ca Ins­ti­tu­te for the Fu­tu­re, per­te­ne­cien­te al Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes de la Uni­ver­si­dad de Phoe­nix, ha con­cre­ta­do en seis los cam­bios que ten­drá que en­ca­jar es­te mer­ca­do y ha pro­nos­ti­ca­do, ade­más, las nue­vas ha­bi­li­da­des que, con­si­de­ran, ase­gu­ra­rán el éxi­to pro­fe­sio­nal en un fu­tu­ro in­me­dia­to.

LOS CAM­BIOS

El pri­me­ro tie­ne que ver con el au­men­to de la es­pe­ran­za de vi­da, lo que in­flu­ye en la for­ma­ción y en el apren­di­za­je. La lon­ge­vi­dad ex­tre­ma (en­tre otros fac­to­res) pro­pi­cia una in­cor­po­ra­ción tar­día al mun­do la­bo­ral: el mar­gen pa­ra pre­pa­rar­se es mu­cho más am­plio y el con­tex­to, fa­vo­ra­ble a la es­pe­cia­li­za­ción y a la ex­pe­ri­men­ta­ción en va­rios pues­tos — en dis­tin­tas em­pre­sas y ra­mas— en con­tra­po­si­ción a un mo­de­lo más es­ta­ble y pre­coz, en el que el tra­ba­ja­dor en­tra­ba jo­ven en una em­pre­sa, re­cién ti­tu­la­do, y desa­rro­lla­ba en ella gran par­te de su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. A par­tir de aho­ra pre­do­mi­na­rá ade­más en una mis­ma com­pa­ñía la di­ver­si­dad ge­ne­ra­cio­nal, lo que ten­drá un im­pac­to im­por­tan­te a la ho­ra de ges­tio­nar in­tere­ses, mo­ti- va­cio­nes, ta­len­to y ex­pe­rien­cia.

Los otros cin­co vec­to­res tie­nen to­dos que ver con la tec­no­lo­gía. La pre­sen­cia de las má­qui­nas y los sis­te­mas in­te­li­gen­tes pa­sa­rá de ser re­si­dual a ha­bi­tual. Los ro­bots se ocu­pa­rán de la­bo­res co­ti­dia­nas y re­pe­ti­ti­vas, sin car­ga emo­cio­nal y mu­cho me­nos crea­ti­va, y el ta­len­to ocu­pa­rá en­ton­ces al pri­mer plano. Los tra­ba­ja­do­res en­car­ga­dos de fae­nas ru­ti­na­rias ten­drán que rein­ven­tar­se, po­ten­ciar sus ca­pa­ci­da­des, sus apor­ta­cio­nes a la em­pre­sa, im­po­si­bles de igua­lar por una má­qui­na.

Tam­bién los da­tos cam­bia­rán ra­di­cal­men­te el en­fo­que. De he­cho, ya han em­pe­za­do a ha­cer­lo. Pro­li­fe­ran dis­po­si­ti­vos, sen­so­res y apli­ca­cio­nes que ha­cen más có­mo­do, ac­ce­si­ble, in­clu­so me­jor, un mun­do que co­mien­za a sa­ber de­ma­sia­do de las per­so­nas. Y más que sa­brá. A tra­vés de to­dos es­tos apa­ra­tos y pro­gra­mas los in­di­vi­duos ce­den una muy va­lio­sa in­for­ma­ción que pron­to co­men­za­rá a re­que­rir con ur­gen­cia pro­fe­sio­na­les ex­per­tos en su gestión y, es­pe­cial­men­te, en su aná­li­sis. En en­ten­der to­do lo que de ella pue­de ex­traer­se, en iden­ti­fi­car pa­tro­nes y en uti­li­zar­los con des­tre­za y efi­ca­cia.

Lo mis­mo su­ce­de con las nue­vas di­ná­mi­cas de co­mu­ni­ca­ción: apli­ca­cio­nes mó­vi­les, ví­deos, re­des so­cia­les, reali­dad au­men­ta­da. Las com­pa­ñías ten­drán que po­ner­se las pi­las pa­ra cap­tu­rar la aten­ción en un mun­do bom­bar­dea­do con píl­do­ras in­for­ma­ti­vas y flas­hes au­dio­vi­sua­les, en un sis­te­ma fu­gaz en el que la ins­tan­ta­nei­dad se­rá —más to­da­vía— la cla­ve. To­dos es­tos fac­to­res, que im­pli­can una nue­va al­fa­be­ti­za- ción me­diá­ti­ca, se­rán esen­cia­les a la ho­ra de ela­bo­rar una iden­ti­dad de mar­ca, de mar­car te­rri­to­rio en la Red y, tam­bién, de in­cre­men­tar co­mo em­pre­sa­rio la pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­ja­dor.

Se trans­for­ma­rá tam­bién, pre­di­ce el ins­ti­tu­to es­ta­dou­ni­den­se, la fi­lo­so­fía em­pre­sa­rial. La co­ne­xión per­ma­nen­te mo­di­fi­ca­rá los pro­ce­sos de tra­ba­jo, que se orien­ta­rán ha­cia la co­mu­ni­dad, ha­cia los ser­vi­cios co­la­bo­ra­ti­vos, tan­to de interna co­mo ex­ter­na­men­te. Se con­so­li­da­rá la ga­mi­fi­ca­ción —uso de me­cá­ni­cas de jue­go pa­ra apren­der o in­cen­ti­var com­por­ta­mien­tos— y la psi­co­lo­gía asu­mi­rá un pa­pel im­por­tan­te en la gestión de los re­cur­sos hu­ma­nos pa­ra dar con pro­fe­sio­na­les com­pro­me­ti­dos e im­pli­ca­dos. En la mis­ma lí­nea, la del tra­ba­ja­dor, el quin­to y úl­ti­mo cam­bio que pre­vén los ex­per­tos ten­drá que ver con plan­ti­llas glo­ba­les y co­nec­ta­das a ni­vel mun­dial. Con la des­lo­ca­li­za­ción, la in­te­gra­ción de los co­la­bo­ra­do­res, los am­bien­tes mul­ti­cul­tu­ra­les, la ca­pa­ci­dad de adap­ta­ción y la di­ver­si­dad.

LOS PRO­CE­SOS RUTINARIOS Y MONÓTONOS SE­RÁN ASU­MI­DOS POR RO­BOTS

Ca­da vez más, au­men­ta­rá la de­man­da de ha­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des in­trín­se­ca­men­te hu­ma­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.