Ani­llo de oro pa­ra los or­zue­los

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Remedios Caseros -

del ani­llo es un mi­to: no fun­cio­na por ser un ani­llo ni por ser de oro. Lo que fun­cio­na es el calor y lo que se re­co­mien­da, des­de el pun­to de vis­ta mé­di­co —a par­te de las po­ma­das an­ti­bió­ti­cas— es apli­car una ga­si­ta es­té­ril mo­ja­da en agua tem­pla­da ti­ran­do a ca­lien­te y de­jar ac­tuar ese calor du­ran­te diez o quin­ce mi­nu­tos, cua­tro o cin­co ve­ces al día. La ac­ción del calor es lo que tie­ne efec­to an­ti­in­fla­ma­to­rio so­bre esa glán­du­la que es­tá ocluí­da y lle­na de se­cre­cio­nes.

Za­naho­ria pa­ra me­jo­rar la vi­sión

cier­to que la za­naho­ria, con una al­ta con­cen­tra­ción en be­ta­ca­ro­teno (pre­cur­sor de la vi­ta­mi­na A), sí tie­ne un cier­to efec­to so­bre la vi­sión. Pe­ro si ha­ce­mos una die­ta equi­li­bra­da con fru­tas, ver­du­ras, hor­ta­li­zas y le­gum­bres, ya ten­dre­mos la can­ti­dad que ne­ce­si­ta­mos. Abu­sar del con­su­mo de za­naho­ria pue­de po­ner la piel ama­ri­lla. No por co­mer más can­ti­dad ve­re­mos me­jor.

Sor­bos de agua pa­ra el hi­po

al igual que res­pi­rar en una bol­sa o aguan­tar la res­pi­ra­ción. Lo que se con­si­gue es au­men­tar el dió­xi­do de car­bono en san­gre, y és­te es re­la­jan­te mus­cu­lar. Ahí es­tá el tru­co: al au­men­tar­lo se re­la­ja la mus­cu­la­tu­ra ab­do­mi­nal, el dia­frag­ma y así pasa el hi­po. ¿Y un sus­to? Eso sí que no tie­ne ex­pli­ca­ción pe­ro pue­des se­guir usán­do­lo si te sur­te efec­to.

Vahos de eu­ca­lip­to pa­ra las fle­mas

¿De dón­de sa­le la ocu­rren­cia? An­tes en las ne­ve­ras ha­bía, so­bre to­do, car­ne así que cuan­do al­guien re­ci­bía un gol­pe y te­nía un he­ma­to­ma se apli­ca­ba el tro­zo en ese mo­ra­tón. Pe­ro por lo úni­co que fun­cio­na es por el frío. Con­clu­sión: po­ner­se un po­co de hie­lo en­vuel­to en un pa­ño y, pos­te­rior­men­te, apli­car­se el famoso

Trom­bo­cid.

Pas­ta de dien­tes pa­ra las que­ma­du­ras

gran error a pe­sar de ser uno de los re­me­dios más usa­dos y ex­ten­di­dos. La pas­ta de dien­tes crea una película so­bre la he­ri­da, lo que ha­ce que no se oxi­ge­ne, no se lim­pie y se ter­mi­ne in­fec­tan­do más. Se de­be en­friar pri­me­ro con agua fres­ca pa­ra ali­viar el do­lor y ayu­dar a ba­jar la in­fla­ma­ción. Des­pués se pue­de echar mano de los me­di­ca­men­tos ade­cua­dos pa­ra ello co­mo po­ma­das an­ti­bió­ti­cas o, in­clu­so, apó­si­tos pa­ra po­ner en­ci­ma de la que­ma­du­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.