Afi­na tu oí­do... y lo sen­ti­rá tu cuerpo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Audición - TEX­TO: NATALIA VÁZ­QUEZ GIAO / J.F.

APREN­DE A TO­CAR UN INS­TRU­MEN­TO, ve­rás qué su­ce­de. Un es­tu­dio so­bre las in­ter­ac­cio­nes au­dio-mo­to­ras que aca­ba de ha­cer­se pú­bli­co ase­gu­ra que nos vuel­ve más há­bi­les e in­clu­so que la mú­si­ca sir­ve co­mo te­ra­pia pa­ra en­fer­me­da­des ce­re­bra­les. Cris­ti­na Pa­to co­la­bo­ra en Es­ta­dos Uni­dos en es­te cam­po

La mú­si­ca tie­ne el po­der de co­nec­tar emo­cio­nes y de con­tar sen­ti­mien­tos que son im­po­si­bles de ex­pre­sar de otra ma­ne­ra. Cris­ti­na Pa­to se en­cuen­tra ac­tual­men­te en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, en San­ta Bár­ba­ra, im­par­tien­do cla­ses que unen neu­ro­cien­cia y mú­si­ca en re­la­ción a la pér­di­da de la me­mo­ria. La gai­tei­ra y mu­si­có­lo­ga ou­ren­sa­na ex­pli­ca que la plasticidad ce­re­bral pue­de de­mos­trar­se en un es­cá­ner, «pe­ro en el te­rreno de las emo­cio­nes no hay na­da tan­gi­ble que nos de­mues­tre el im­pac­to que tie­ne la mú­si­ca en pa­cien­tes con en­fer­me­da­des neu­ro­na­les y de de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo». Y eso es, pa­ra ella, la par­te más fas­ci­nan­te, «por­que sí que hay una co­ne­xión que se crea en­tre el con­te­ni­do mu­si­cal y la me­mo­ria per­di­da en es­tos pa­cien­tes». Cris­ti­na cuen­ta que, apli­can­do la mú­si­ca a per­so­nas con pro­ble­mas mo­to­res, se es­tán desa­rro­llan­do di­ver­sas te­ra­pias en Har­vard. «Y no es un to­car un ins­tru­men­to —ad­vier­te— sino uti­li­zar el len­gua­je de la mú­si­ca pa­ra re­ca­blear la ma­ne­ra que tie­ne el cuerpo de reac­cio­nar a un rit­mo o so­ni­do».

Se­gún re­ve­la el es­tu­dio Mo­du­la­tion of Fun­ctio­nal Con­nec­ti­vity in Au­di­tory-Mo­tor Net­works in Mu­si­cians Com­pa­red with Non-mu­si­cians, lle­va­do a ca­bo por el gru­po de in­ves­ti­ga­do­res de Neu­ro­psi­co­lo­gía y Neu­ro­ima­gen Fun­cio­nal de la Uni­ver­si­tat Jau­me I (UJI) de Cas­te­lló y la Uni­ver­si­dad McGill de Ca­na­dá, pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Ce­re­bral Cor­tex, to­car un ins­tru­men­to mu­si­cal a lo lar­go de la vi­da me­jo­ra la co­ne­xión en­tre la zo­na de la au­di­ción y la zo­na mo­to­ra. Es­ta in­ves­ti­ga­ción, rea­li­za­da a tra­vés del aná­li­sis del ce­re­bro en es­ta­do de re­po­so de mú­si­cos y no mú­si­cos, tam­bién ha re­ve­la­do que los que to­can un ins­tru­men­to con dos ma­nos pre­sen­tan una ma­yor au­to­no­mía en­tre ellas. Se han cen­tra­do en la mú­si­ca pa­ra en­ten­der có­mo la fun­ción y la es­truc­tu­ra del ce­re­bro pue­den mo­di­fi­car­se me­dian­te el apren­di­za­je. En los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos se mues­tran al­gu­nos de los efec­tos en la es­truc­tu­ra y la fun­ción del ce­re­bro. Aun­que la ma­yo­ría de las per­so­nas tie­nen sis­te­mas neu­ra­les que per­mi­ten es­cu­char mú­si­ca y bai­lar o can­tar, to­car un ins­tru­men­to mu­si­cal a ni­vel pro­fe­sio­nal es una ta­rea com­ple­ja, ya que se ne­ce­si­ta la coor­di­na­ción en­tre el sis­te­ma au­di­ti­vo (oí­do) y mo­tor (ma­nos), que se con­si­gue con años de prác­ti­ca. «El ce­re­bro de los mú­si­cos es­tá re­ca­blea

do de una ma­ne­ra di­fe­ren­te por­que es­tá re­la­cio­na­do con el ti­po de ac­ti­vi­dad que se desem­pe­ña, por eso se desa­rro­llan cier­tas par­tes del ce­re­bro», ex­po-

ne Cris­ti­na Pa­to, que to­ca ins­tru­men­tos des­de los cua­tro años.

AÑOS DE APREN­DI­ZA­JE

«La re­so­nan­cia mag­né­ti­ca en au­sen­cia de es­tí­mu­los ex­terno, es una me­to­do­lo­gía nue­va de ex­plo­ra­ción ce­re­bral que es­tá re­ve­lan­do in­tere­san­tes da­tos so­bre có­mo fun­cio­na el ce­re­bro cuan­do se en­cuen­tra ac­ti­vo y que per­mi­te es­tu­diar los efec­tos del apren­di­za­je so­bre el ce­re­bro», re­sal­ta César Ávi­la, catedrático del De­par­ta­men­to de Psi­co­lo­gía Bá­si­ca, Clí­ni­ca y Psi­co­bio­lo­gía de la Jau­me I.

Car­los Aré­va­lo, ba­te­ría en el gru­po ga­lle­go The Fun­kles, sus­cri­be el es­tu­dio des­de su pro­pia ex­pe­rien­cia: «Lo mío no es so­lo con las ma­nos sino tam­bién con los pies. Tie­nes que te­ner coor­di­na­ción de los cua­tro miem­bros a di­fe­ren­tes rit­mos y ve­lo­ci­da­des. La téc­ni­ca ha­ce que lle­gues a si­tios a los que ni te po­días ima­gi­nar».

Uno de los prin­ci­pa­les ha­llaz­gos del es­tu­dio ha si­do com­pro­bar que el en­tre­na­mien­to mu­si­cal pro­du­ce un in­cre­men­to en las in­ter­ac­cio­nes au­dio-mo­to­ras en el he­mis­fe­rio de­re­cho en es­ta­do de re­po­so. «Es­to in­di­ca que cuan­do un mú­si­co se en­tre­na y pa­sa mu­chos años apren­dien­do a to­car un ins­tru­men­to, se pro­du­cen co­ne­xio­nes más efec­ti­vas en­tre el sis­te­ma au­di­ti­vo y mo­tor, que son las re­gio­nes que se in­vo­lu­cran prin­ci­pal­men­te al to­car un ins­tru­men­to», ex­pli­ca Ma­ría Án­ge­les Pa­lo­mar-Gar­cía, doc­to­ra en Psi­co­lo­gía e in­ves­ti­ga­do­ra de la Jau­me I. En opi­nión de Ca­ro­li­na Ru­bi­ro­sa, vo­ca­lis­ta de The Fun­kles, cual­quier desa­rro­llo, sea vo­cal o in­tru­men­tal, que im­pli­que dis­ci­pli­na tam­bién ge­ne­ra co­ne­xio­nes neu­ro­na­les: «La au­to­ma­ti­za­ción re­quie­re de un tra­ba­jo y dis­ci­pli­na pre­vios pa­ra lle­gar a la coor­di­na­ción. Has­ta los ge­nios tie­nen que tra­ba­jar pa­ra lle­gar a ella».

ADAP­TA­CIÓN

La in­ves­ti­ga­ción tam­bién po­ne de ma­ni­fies­to una adap­ta­ción en el ce­re­bro de los mú­si­cos en las áreas ce­re­bra­les en­car­ga­das de con­tro­lar los mo­vi­mien­tos de las ma­nos. Con­cre­ta­men­te, vie­ron que los par­ti­ci­pan­tes con for­ma­ción mu­si­cal pre­sen­ta­ban re­du­ci­da co­nec­ti­vi­dad en­tre las re­gio­nes mo­to­ras que con­tro­lan am­bas ma­nos. Es­to, se­gún ex­pli­ca Ma­ría Án­ge­les Pa­lo­mar-Gar­cía, «pue­de re­fle­jar ma­yor ha­bi­li­dad con las dos ma­nos pa­ra es­tos mú­si­cos de­bi­do a la ne­ce­si­dad de uti­li­zar­las de ma­ne­ra in­de­pen­dien­te y coor­di­na­da. Cuan­tas más ho­ras se prac­ti­que a lo lar­go de la vi­da, más in­de­pen­den­cia tie­nen en­tre am­bas ma­nos». Las prue­bas mos­tra­ron, ade­más, que los que to­can un ins­tru­men­to úni­ca­men­te con una mano, co­mo la trom­pe­ta, su ha­bi­li­dad con las dos ma­nos era igual que la del gru­po que no te­nía for­ma­ción mu­si­cal.

El ce­re­bro va mo­de­lan­do la ca­pa­ci­dad pa­ra es­cu­char la mú­si­ca y to­car un ins­tru­men­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.