Ta­tua­jes, ¿cuá­les se­rán sus efec­tos a lar­go pla­zo?

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Tendencias - TEX­TO: BEA ABELAIRAS

LA DERMATÓLOGA YAEL ADLER al­za la voz pa­ra mos­trar su preo­cu­pa­ción por los efec­tos a me­dio y lar­go pla­zo de los ta­tua­jes en el cuerpo. España es uno de los paí­ses que más con­tro­les ejer­cen so­bre la ca­li­dad de las ma­te­ria­les, aun­que la Co­mi­sión Eu­ro­pea ha ela­bo­ra­do un in­for­me en el que mues­tra su preo­cu­pa­ción por la com­po­si­ción de al­gu­nos de ellos.

Yael Adler es la dermatóloga más fa­mo­sa de Ale­ma­nia. Cuen­ta con un lar­go cu­rrícu­lo y mu­chas in­ter­ven­cio­nes en pro­gra­mas o las re­des. Su fa­ma se de­be a la ma­ne­ra di­rec­ta y prác­ti­ca en la que des­mi­ti­fi­ca su­pues­tos pro­ble­mas co­mo la ce­lu­li­tis o las es­trías, pe­ro tam­bién en la du­re­za con la que cri­ti­ca prác­ti­cas que ame­na­zan al ór­gano más ex­ten­so y el que me­jor re­fle­ja el es­ta­do de sa­lud (in­clui­do el men­tal). En su úl­ti­mo li­bro, Cues­tión de piel (Edi­to­rial Urano), se mues­tra crí­ti­ca con los ta­tua­jes, una ten­den­cia al al­za en los úl­ti­mos años. De he­cho, les de­di­ca un ca­pí­tu­lo que ti­tu­la Ta­tua­jes: una pe­lí­cu­la go­re pa­ra la piel. La preo­cu­pa­ción de Yael Adler se ha­ce ex­ten­si­va a un in­for­me re­cien­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea, en el que re­cuer­da que aún no hay es­tu­dios cien­tí­fi­cos ex­haus­ti­vos que in­di­quen los efec­tos de la tin­ta en nues­tro cuerpo a lar­go pla­zo pe­ro en to­do ca­so, se­ña­la a España co­mo uno de los paí­ses que me­jo­res con­tro­les ejer­cen en re­la­ción al ta­tua­je, tan­to en con­tro­les sa­ni­ta­rios del ma­te­rial em­plea­do co­mo en el de las tin­tas, ba­jo la ins­pec­ción del Mi­nis­te­rio de Sa­ni­dad. De he­cho, España es el úni­co país que ha ela­bo­ra­do una lis­ta con los pro­duc­tos quí­mi­cos que se pue­den uti­li­zar en los ta­tua­jes.

Pa­ra Adler, que —pa­ra bien y pa­ra mal, pues ello lle­va tam­bién a bus­car en oca­sio­nes ti­tu­la­res de fá­cil con­su­mo— se ex­pre­sa con la con­tun­den­cia de un per­so­na­je acos­tum­bra­do a en­con­trar gran re­per­cu­sión en los me­dios, las con­se­cuen­cias de un tat­too pue­den ser fa­ta­les, has­ta el ex­tre­mo de que con­di­cio­nan los diag­nós­ti­cos, en es­pe­cial por los in­gre­dien­tes con los que se da co­lor

a los ador­nos so­bre la piel: «Las cé­lu­las del sis­te­ma in­mu­ne aís­lan una par­te de los pig­men­tos co­lo­ran­tes y es­tos per­ma­ne­cen en­cap­su­la­dos pa­ra siem­pre en la der­mis co­mo si fue­ran un pa­que­te de cuer­pos ex­tra­ños. Mien­tras que otra par­te del pig­men­to co­lo­ran­te es trans­por­ta­do a tra­vés de la lin­fa con la es­pe­ran­za de que tal vez los gan­glios lin­fá­ti­cos con­si­gan apa­ñár­se­las con el pro­ble­ma. Pe­ro evi­den­te­men­te tam­po­co sa­ben có­mo des­alo­jar es­tos desechos tó­xi­cos. De ahí que sean en­via­dos a un de­pó­si­to fi­nal».

PA­RE­CE ME­TÁS­TA­SIS

La doc­to­ra aler­ta de que cuan­do los pig­men­tos que­dan en es­ta si­tua­ción las con­se­cuen­cias pue­den ser in­clu­so le­ta­les: «Los gan­glios lin­fá­ti­cos afec­ta­dos se te­ñi­rán de co­lor. So­lo un pa­tó­lo­go sa­ber re­co­no­cer al mi­cros­co­pio la di­fe­ren­cia en­tre los re­si­duos del ta­tua­je y la me­tás­ta­sis cau­sa­da por un cán­cer de piel ne­gro. Sin em­bar­go, pa­ra que es­te pue­da exa­mi­nar el te­ji­do pri­me­ro hay que ope­rar: una es­ta­dou­ni­den­se de 32 años pa­de­cía cán­cer de cue­llo ute­ri­no. Lle­va­ba am­bas pier­nas ta­tua­das. Los pro­ce­di­mien­tos su­mi­nis­tra­do­res de imá­ge­nes em­plea­dos pa­ra la bús­que­da de me­tás­ta­sis mos­tra­ron nó­du­los sos­pe­cho­sos en el ba­jo vientre, por lo que so­me­tie­ron a la jo­ven a una ope­ra­ción de va­cia­do. Sin em­bar­go, des­pués se su­po que la al­te­ra­ción de los gan­glios lin­fá­ti­cos no se de­bía a la me­tás­ta­sis, sino a los pig­men­tos del ta­tua­je, por lo que es­ta his­te­rec­to­mía ra­di­cal era in­ne­ce­sa­ria». En sus pro­gra­mas Adler ha des­cri­to otros ca­sos en los que in­clu­so se lle­gó a em­plear un tra­ta­mien­to pa­ra la me­tás­ta­sis in­ne­ce­sa­rio.

«CHAPAPOTE»

La dermatóloga ger­ma­na ha­ce una lar­ga lis­ta de los com­po­nen­tes de ori­gen in­dus­trial que se in­yec­tan en la piel, pe­ro so­bre to­do una des­crip­ción ca­si de pe­lí­cu­la de te­rror del pro­ce­so: «Eché­mos­le ima­gi­na­ción y su­pon­ga­mos que nos sen­ta­mos en el sue­lo de la se­gun­da plan­ta de nues­tro ga­ra­je sub­cu­tá­neo. De re­pen­te una gi­gan­tes­ca agu­ja per­fo­ra el te­cho que hay so­bre no­so­tros y nos cae en­ci­ma un chapapote de tin­ta ne­gra. Así una y otra vez. Al ca­bo de un ra­to esa co­sa ho­rri­pi­lan­te pa­sa de lar­go, aun­que du­ran­te mu­cho tiem­po to­da­vía oí­mos el zum­bi­do, sen­ti­mos el tem­blor de la piel le­sio­na­da, es­ta­mos ro­dea­dos de do­lor y sus­tan­cias tó­xi­cas».

Se­gún ella el or­ga­nis­mo de­tec­ta en­se­gui­da la agre­sión, pe­ro ca­re­ce de re­cur­sos pa­ra de­fen­der­se y por eso dis­tri­bu­ye los tin­tes y la ame­na­za co­mo pue­de: «Ha pe­ne­tra­do co­lor; una par­te cuel­ga aún de las co­lum­nas de pro­tec­ción, otra se ha pe­ga­do al te­cho y el res­to se des­li­za por las hen­di­du­ras de los va­sos lin­fá­ti­cos le­sio­na­dos. Y en al­gu­nos lu­ga­res has­ta se ha des­mo­ro­na­do la cu­bier­ta y el co­lor se ha es­par­ci­do so­bre el te­ji­do adi­po­so. Un in­fierno se­me­jan­te a una pe­lí­cu­la go­re, una pe­sa­di­lla».

La obra da cuen­ta de lo que, en opi­nión de Adler, es una in­con­gruen­cia: nin­gu­na cre­ma po­dría lle­var los in­gre­dien­tes in­dus­tria­les de la tin­ta de los ta­tua­jes y aun­que así fue­se po­dría eli­mi­nar­se con un la­va­do. El pro­ble­ma es que en paí­ses don­de el con­trol de los ma­te­ria­les no es tan ri­gu­ro­so co­mo en España, los ta­tua­dos se im­plan­tan en el in­te­rior de su cuerpo pig­men­tos «que con­tie­nen me­ta­les pe­sa­dos y ma­te­ria­les can­ce­rí­ge­nos que pue­den des­en­ca­de­nar aler­gias y da­ñar el ma­te­rial ge­né­ti­co y la ca­pa­ci­dad re­pro­duc­ti­va». La dermatóloga la­men­ta no po­der ofre­cer so­lu­cio­nes a las per­so­nas que ya acu­sen los efec­tos de es­tos co­lo­ran­tes, ya que el lá­ser eli­mi­na la tin­ta de la su­per­fi­cie cu­tá­nea, pe­ro no del in­te­rior del cuerpo. Ade­más, aler­ta de que los en­fer­mos de pso­ria­sis no to­le­ran los ta­tua­jes y de lo pe­li­gro­so que es pin­char un lunar. In­clu­so ape­la a ar­gu­men­tos que no tie­nen que ver con la sa­lud: «Un ta­tua­je per­ma­ne­ce, pe­ro la vi­da si­gue, a la par que el en­ve­je­ci­mien­to cu­tá­neo», cuen­ta un mé­di­co que co­no­ce mu­chos dra­go­nes con es­ca­mas y ro­sas mar­chi­tas di­bu­ja­dos en la piel.

CUES­TIÓN DE PIEL YAEL ADLER

Con­se­jos di­rec­tos y sin ta­pu­jos de una re­co­no­ci­da dermatóloga ale­ma­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.