¿Pa­ra qué sir­ve un test de es­fuer­zo?

CHE­QUEO PA­RA LOS DE­POR­TIS­TAS AMA­TEURS. Ca­da vez hay más per­so­nas que se en­gan­chan a una ac­ti­vi­dad fí­si­ca in­ten­sa a partir de los 40 años. Pa­ra sa­ber has­ta dón­de pue­den lle­gar y evi­tar sus­tos in­ne­ce­sa­rios, es muy re­co­men­da­ble la prue­ba de es­fuer­zo.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - FO­TO: ÁN­GEL MANSO TEX­TO: LO­RE­TO SILVOSO

Los ex­per­tos re­co­mien­dan rea­li­zar es­ta prue­ba pa­ra sa­ber si tu cuer­po es­tá pre­pa­ra­do pa­ra el de­por­te.

Ca­rre­ras po­pu­la­res, tor­neos de pá­del, surf pa­ra adul­tos... Una par­te de la po­bla­ción de en­tre cua­ren­ta y cin­cuen­ta años vi­ve fe­liz­men­te enganchada a las prác­ti­cas de­por­ti­vas más va­ria­das. Es una edad en la que los hi­jos ya no re­quie­ren tan­ta aten­ción co­mo an­tes y, ade­más, pa­re­ce que la ma­du­rez in­vi­ta más a apos­tar por los há­bi­tos sa­lu­da­bles. Uno se plan­tea de­jar de fu­mar, qui­tar­se los ki­los que le so­bran... Pe­ro ya no te­ne­mos 20 años, así que lo ideal se­ría ga­ran­ti­zar­se dos co­sas: que no vas a te­ner un dis­gus­to se­rio y que tu apa­ra­to lo­co­mo­tor va a po­der aguan­tar el vo­lu­men de ejer­ci­cio que quie­res rea­li­zar. Na­die quie­re em­pe­zar a ha­cer de­por­te co­mo si fue­ra Ra­fa Na­dal y lue­go le­sio­nar­se, pa­ra aca­bar col­gan­do las za­pa­ti­llas de por vi­da.

Con el ob­je­ti­vo de evi­tar­se sus­tos in­ne­ce­sa­rios, los de­por­tis­tas ama­teurs tie­nen la op­ción de ha­cer­se un che­queo mé­di­co adap­ta­do a ellos. Es una prue­ba de es­fuer­zo que, no solo les di­rá si es­tá to­do bien en el in­te­rior de su or­ga­nis­mo, sino has­ta dón­de le pue­den pe­dir que se es­fuer­ce. Mi­guel San­tia­go, pro­fe­sor de Ac­ti­vi­da­de Fí­si­ca saú­da­ble en la Fa­cul­ta­de de Cien­cias do De­por­te (INEF) de la Uni­ver­si­da­de de A Co­ru­ña, rea­li­za es­te ti­po de che­queos de­por­ti­vos pa­ra de­por­tis­tas afi­cio­na­dos en el po­li­clí­ni­co HM Ma­to­gran­de de A Co­ru­ña. «La prue­ba te per­mi­te sa­ber qué ca­pa­ci­dad tie­nen tu sis­te­ma res­pi­ra­to­rio, el car­dio­vas­cu­lar y tus múscu­los pa­ra cap­tar oxí­geno, có­mo te re­cu­pe­ras y cuál es tu po­si­bi­li­dad de me­jo­ra. Por un la­do, des­car­ta­mos pa­to­lo­gías car­día­cas y, por otro, es­pe­ci­fi­ca­mos cuá­les son tus rit­mos ade­cua­dos de en­tre­na­mien­to con ve­lo­ci­da­des de ca­rre­ra in­clui­das». Y es que to­do de­por­tis­ta quie­re sa­ber has­ta dón­de pue­de lle­gar. «Cuan­do uno en­tre­na pa­ra me­jo­rar, no pue­de ha­cer­lo siem­pre con la mis­ma in­ten­si­dad. La prue­ba de es­fuer­zo te di­rá si pue­des co­rrer más», ex­pli­ca San­tia­go.

¿Has­ta dón­de lle­gas?

Te­nien­do en cuen­ta los há­bi­tos, la ca­pa­ci­dad, la tra­yec­to­ria y los ob­je­ti­vos pre­vios, el más que re­co­men­da­ble che­queo al de­por­tis­ta ve­te­rano se com­po­ne de prue­bas ma­xi­ma­les, pa­ra que es­te se­pa has­ta dón­de pue­de lle­gar. Em­pie­zas ca­mi­nan­do a tro­te sua­ve y aca- bas co­rrien­do al má­xi­mo. Se bus­ca que, a 180 re­vo­lu­cio­nes por mi­nu­to, no ha­ya una se­ñal de is­que­mia o una arrit­mia que pue­da ser po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sa. Por otra par­te, la prue­ba po­si­bi­li­ta sa­ber cuál es la po­ten­cia ae­ró­bi­ca de ca­da per­so­na y su má­xi­mo con­su­mo de oxí­geno. A partir de ahí, con to­dos los da­tos ya en­ci­ma de la me­sa, se de­tec­ta la ido­nei­dad o sa­lud ini­cial pa­ra la prác­ti­ca de­por­ti­va. En ca­so de que ha­ya una con­tra­in­di­ca­ción o una pro­ba­bi­li­dad de te­ner un pro­ble­ma se­rio, los es­pe­cia­lis­tas te ase­so­ran so­bre el rit­mo al que de­bes en­tre­nar. A más de uno le han te­ni­do que su­ge­rir que pa­re.

Has­ta pa­ra los pe­que­ños de­por­tis­tas es­tá más que in­di­ca­do. De he­cho, en la uni­dad De­por­ti­va del po­li­clí­ni­co HM Ma­to­gran­de, exis­te la op­ción del re­co­no­ci­mien­to de ap­ti­tud mé­di­co de­por­ti­va bá­si­ca pa­ra ni­ños de has­ta 14 años. «En al­gu­nos paí­ses, co­mo Es­ta­dos Uni­dos por ejem­plo, es­tá asu­mi­do que si tie­nes más de 40 años y te po­nes a ha­cer de­por­te, an­tes hay que ha­cer una prue­ba de es­fuer­zo», ar­gu­men­ta el es­pe­cia­lis­ta. Aquí aún es­ta­mos le­jos de eso, pe­ro lo cier­to es que si se ge­ne­ra­li­za­se la prue­ba de es­fuer­zo se evi­ta­rían mu­chos sus­tos en los cam­pos de fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.