Cuan­do la cla­ve es­tá en la plan­ti­lla

EL DES­GAS­TE irre­gu­lar de las sue­las del cal­za­do, so­bre­car­gas en los miem­bros in­fe­rio­res, lum­bal­gias o ca­llos plan­ta­res que pro­vo­can do­lor al ca­mi­nar son al­gu­nos pro­ble­mas que, se­gún los po­dó­lo­gos, pue­den te­ner una so­lu­ción fá­cil: uti­li­zar plan­ti­llas

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Terapias - TEX­TO: B. HER­MI­DA

Los prin­ci­pa­les be­ne­fi­cios de uti­li­zar plan­ti­llas ade­cua­das cuan­do son re­que­ri­das son la pre­ven­ción y re­cu­pe­ra­ción de le­sio­nes, dis­mi­nu­ción o eli­mi­na­ción com­ple­ta de las mo­les­tias al ca­mi­nar, una for­ma de ca­mi­nar más ar­mó­ni­ca que evi­te las so­bre­car­gas en zo­nas con­cre­tas, y el des­car­te de pa­to­lo­gías co­mo fas­ci­tis plan­tar, me­ta­tar­sal­gias o ten­di­ni­tis.

No obs­tan­te, los po­dó­lo­gos ad­vier­ten que el uso de plan­ti­llas es­tan­da­ri­za­das o rea­li­za­das por pro­fe­sio­na­les que no son po­dó­lo­gos pue­den in­cre­men­tar es­tos pro­ble­mas e, in­clu­so, agra­var­los. Se­gún los ex­per­tos, es­te ti­po de plan­ti­llas no dan una so­lu­ción ne­ce­sa­ria a la pa­to­lo­gía del pa­cien­te, no cum­plen nin­gu­na fun­ción por­que no han si­do crea­das es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra co­rre­gir al­gún ti­po de des­com­pen­sa­ción en la pi­sa­da del pa­cien­te, y pue­den pro­vo­car o agra­var úl­ce­ras en el ca­so de las per­so­nas dia­bé­ti­cas de­bi­do a que no rea­li­za­rán las com­pen­sa­cio­nes que ne­ce­si­ta pa­ra evi­tar le­sio­nes y, si le pro­vo­ca al­gún ro­ce, po­dría ge­ne­rar­se le­sión.

En el ca­so de los ni­ños, pue­den pro­vo­car al­te­ra­cio­nes de la mar­cha y de­for­ma­cio­nes en el apa­ra­to lo­co­mo­tor, y tam­bién ori­gi­nar un em­peo­ra­mien­to de las mo­les­tias en el pa­cien­te. «Es im­por­tan­te que nos con­cien­cie­mos de que úni­ca­men­te el po­dó­lo­go es el que pue­de de­ter­mi­nar si una per­so­na ne­ce­si­ta plan­ti­llas y las ca­rac­te­rís­ti­cas con­cre­tas de las mis­mas. Rea­li­zar un es­tu­dio bio­me­cá­ni­co com­ple­to es esen­cial pa­ra ob­te­ner un diag­nós­ti­co exac­to y dar la pres­crip­ción co­rrec­ta del tra­ta­mien­to ne­ce­sa­rio», ex­pli­ca Mai­te García.

Por su par­te, Es­te­fa­nía Soriano, po­dó­lo­ga y es­pe­cia­lis­ta en Me­di­ci­na del De­por­te, ha avi­sa­do de que acu­dir a una or­to­pe­dia a rea­li­zar­se unas plan­ti­llas pres­cri­tas por un trau­ma­tó­lo­go es un «gran error» por­que es­tas plan­ti­llas son es­tán­dar pa­ra una pa­to­lo­gía pun­tual sin te­ner en cuen­ta las ca­rac­te­rís­ti­cas es­pe­ci­fi­cas que pue­de desa­rro­llar ca­da in­di­vi­duo se­gún su an­tro­po­me­tría.

«Y es por ello que en mu­chas oca­sio­nes el pa­cien­te aque­ja de una pa­to­lo­gía no re­suel­ta con es­te ti­po de plan­ti­llas es­tán­dar ob­te­ni­das en or­to­pe­dias, ya que no es­tán adap­ta­das a sus ca­rac­te­rís­ti­cas con­cre­tas ». Re­cuer­da, ade­más, que un «al­to» por­cen­ta­je de la po­bla­ción ne­ce­si­ta plan­ti­llas pa­ra co­rre­gir la for­ma de an­dar, que no sue­le ser ade­cua­da, y sue­le ser la cau­san­te de mo­les­tias y do­lo­res en pies, to­bi­llos, ro­di­llas o ca­de­ras por so­bre­car­ga en la ma­la ali­nea­ción de los miem­bros in­fe­rio­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.