cal­cio Más en el ado­les­cen­te me­nú

LA ALI­MEN­TA­CIÓN de los ado­les­cen­tes es una asig­na­tu­ra pen­dien­te que mu­chos ho­ga­res ga­lle­gos to­da­vía suspenden. Des­pués de preo­cu­par­se mu­cho por lo que los ni­ños co­men de pe­que­ños, los pa­dres res­tan im­por­tan­cia a una eta­pa en la que es vi­tal, por ejem­plo,

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Alimentación - TEX­TO: MAR TORRES

En la ado­les­cen­cia se ne­ce­si­ta más del do­ble de cal­cio al día que du­ran­te los pri­me­ros tres me­ses de vi­da, se­gún ha co­men­ta­do la coor­di­na­do­ra de la Uni­dad de Gas­tro­en­te­ro­lo­gía, He­pa­to­lo­gía y Nu­tri­ción Pe­diá­tri­ca del Hos­pi­tal Clí­ni­co Uni­ver­si­ta­rio de San­tia­go, Rosaura Leis.

Y es que, du­ran­te la tran­si­ción de la in­fan­cia a la fa­se adul­ta, el cuer­po hu­mano re­gis­tra in­nu­me­ra­bles cam­bios fru­to de su adap­ta­ción a es­ta nue­va eta­pa de la vi­da, sien­do una de las evo­lu­cio­nes más mar­ca­das la que se pro­du­ce en la es­truc­tu­ra ósea.

Pa­ra po­der ha­cer fren­te al in­cre­men­to del ta­ma­ño de nues­tros hue­sos, el cuer­po ne­ce­si­ta una ma­yor can­ti­dad de cal­cio y de los ele­men­tos que con­tri­bu­yen a su fi­ja­ción. En es­te con­tex­to, la leche y los pro­duc­tos lác­teos re­pre­sen­tan una de las for­mas más re­co­men­da­bles de sa­tis­fa­cer es­tas nue­vas ne­ce­si­da­des, que de­ben ser, ade­más, pro­por­cio­na­das a tra­vés de la ali­men­ta­ción pues­to que el or­ga­nis­mo es in­ca­paz de ge­ne­rar­las por sí mis­mo.

Por ello, la leche y sus de­ri­va­dos son unos alia­dos so­bre­sa­lien­tes de la ado­les­cen­cia, por su con­te­ni­do en cal­cio y la pre­sen­cia de nu­trien­tes que fa­vo­re­cen la ab­sor­ción de es­te cal­cio. De he­cho, ele­men­tos ca­rac­te­rís­ti­cos, co­mo la lac­to­sa, ha­cen que el cal­cio de la leche sea con­si­de­ra­do co­mo de al­ta bio­dis­po­ni­bi­li­dad, por lo que su con­su­mo es­tá re­co­men­da­do co­mo una de las vías «más efi­ca­ces» pa­ra sa­tis­fa­cer ple­na­men­te las ne­ce­si­da­des del or­ga­nis­mo de los ado­les­cen­tes.

Por es­ta ra­zón, en es­ta fran­ja de edad hay que con­so­li­dar un in­ges­ta que ron­da las cua­tro ra­cio­nes dia­rias de leche y pro­duc­tos lác­teos, la ne­ce­sa­ria pa­ra pro­veer al or­ga­nis­mo de los cer­ca de 1.300 mi­li­gra­mos al día de cal­cio que ne­ce­si­ta. Es­to, ade­más, de­be lle­var­se a ca­bo en pa­ra­le­lo a una ade­cua­da ac­ti­vi­dad fí­si­ca.

«Te­ne­mos que re­co­men­dar es­ti­los de vi­da sa­lu­da­bles, que in­clu­yan ali­men­ta­ción, ac­ti­vi­dad fí­si­ca e inac­ti­vi­dad. Es de­cir, con­su­mo de ali­men­tos que es­tán den­tro de la pi­rá­mi­de sa­lu­da­ble, au­men­to de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca y dis­mi­nu­ción de la inac­ti­vi­dad, es­pe­cial­men­te del ocio pa­si­vo li­ga­do a las pan­ta­llas. Con es­to con­se­gui­re­mos ni­ños sa­nos, ado­les­cen­tes sa­nos, adul­tos sa­nos y lon­ge­vos muy sa­nos», ha zan­ja­do la ex­per­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.