Me­di­ca­men­tos que afec­tan al de­seo

ES MÁS FRE­CUEN­TE de lo que mu­chos re­co­no­cen. La pér­di­da de de­seo se­xual es un efec­to se­cun­da­rio del con­su­mo de an­ti­de­pre­si­vos o an­sio­lí­ti­cos, y se ha dis­pa­ra­do por el uso abu­si­vo de es­tos fár­ma­cos. Los jó­ve­nes tam­bién su­fren es­te pro­ble­ma, en su ma­yo­ría p

La Voz de Galicia (A Coruña) - Salud - - Portada - TEX­TO: LAU­RA G. DEL VALLE

Los fár­ma­cos que dis­mi­nu­yen la li­bi­do y los con­se­jos pa­ra dis­mi­nuir es­te in­de­sea­do efec­to

El ór­gano se­xual más im­por­tan­te es el ce­re­bro. Par­tien­do de es­ta pre­mi­sa, que mu­chos adul­tos pa­san por al­to, se en­tien­de per­fec­ta­men­te que una per­so­na pue­da te­ner un or­gas­mo sin ne­ce­si­dad de que en­tre en acción el con­tac­to fí­si­co; pe­ro el po­der de la men­te tam­bién aca­rrea con­se­cuen­cias me­nos pla­cen­te­ras, co­mo que pe­se a que uno se en­cuen­tre en un am­bien­te fa­vo­ra­ble, con una per­so­na que le atrae y cum­plien­do los de­seos car­na­les pro­pios, hay ve­ces que re­sul­ta im­po­si­ble te­ner la li­bi­do en su si­tio.

El fre­né­ti­co rit­mo de vi­da im­pe­ran­te su­ma­do al au­men­to del con­su­mo de me­di- ca­men­tos co­mo an­ti­de­pre­si­vos y an­sio­lí­ti­cos pue­de ve­nir acom­pa­ña­do de un efec­to re­bo­te ines­pe­ra­do que na­da ayu­da al pa­cien­te: la pér­di­da de de­seo se­xual. Un da­ño co­la­te­ral que, co­mo ex­pli­ca la se­xó­lo­ga Mar­ti­na Gon­zá­lez, mu­chos hom­bres y mu­je­res su­fren re­sig­na­dos por­que es un te­ma ta­bú tan­to pa­ra los afectados co­mo pa­ra mu­chos pro­fe­sio­na­les de la sa­lud.

La lis­ta de fár­ma­cos que pue­den pro­vo­car al­te­ra­cio­nes en la li­bi­do no es pe­que­ña. Pe­ro son los an­ti­de­pre­si­vos los me­di­ca­men­tos que pue­den cau­sar más es­tra­gos en es­te cam­po. Es­tos com­pues­tos se en­car­gan de in­cre­men­tar los ni­ve­les de se­ro­to­ni­na (sus­tan­cia que man­tie­ne en equi­li­brio nues­tro es­ta­do de áni­mo), al- go que a prio­ri pue­de pen­sar­se que be­ne­fi­cia a nues­tro yo más pa­sio­nal, pe­ro na­da más le­jos de la reali­dad: unos al­tos ni­ve­les de se­ro­to­ni­na pue­den re­tra­sar el or­gas­mo e in­clu­so in­hi­bir­lo. Al­go si­mi­lar pa­sa con los an­sio­lí­ti­cos. Son mu­chos aque­llos que, fru­to de un con­su­mo de ben­zo­dia­ce­pi­nas, con­si­guen un al­to gra­do de re­la­ja­ción mus­cu­lar y se­da­ción que com­pli­ca so­bre­ma­ne­ra las re­la­cio­nes se­xua­les.

Pe­se a es­tos po­si­bles con­tra­tiem­pos, que tam­bién pue­den acom­pa­ñar a los an­ti­his­ta­mí­ni­cos o los an­ti­con­cep­ti­vos ora­les, Gon­zá­lez quie­re re­cor­dar que hay in­fi­ni­dad de fac­to­res que mo­di­fi­can nues­tro ape­ti­to se­xual: Más allá de que no en to­das las eta­pas de la vi­da es­ta­mos igual

de fo­go­sos, y eso de­pen­de de ca­da per­so­na, la ex­per­ta re­cuer­da que «en las mu­je­res, so­la­men­te los cam­bios hor­mo­na­les pro­pios del ci­clo mens­trual ya ha­cen que la li­bi­do va­ríe. O cuan­do nos enamo­ra­mos de al­guien. En­ton­ces es muy pro­ba­ble que au­men­te y que a me­di­da que avan­ce la re­la­ción ex­pe­ri­men­te cam­bios. No so­mos aje­nos a nues­tras cir­cuns­tan­cias y las vi­das son muy com­ple­jas. Nues­tro es­ta­do fí­si­co, psi­co­ló­gi­co, emo­cio­nal o vi­tal va a in­fluir», ex­pli­ca.

Pre­ci­sa­men­te, el in­ten­tar dar so­lu­ción a pro­ble­mas emo­cio­na­les me­jo­ran­do el as­pec­to fí­si­co pue­de traer una des­agra­da­ble sor­pre­sa. Ca­da vez son más los jó­ve­nes —y no tan jó­ve­nes— que se lan­zan al con­su­mo de anabo­li­zan­tes pa­ra au­men­tar su ma­sa mus­cu­lar co­mo con­tra­par­ti­da, mu­chas ve­ces, de ver su li­bi­do por los sue­los. Un círcu­lo vi­cio­so, ya que co­mo apun­ta Gon­za­lez, di­rec­to­ra del cen­tro de Se­xo­lo­gía Con mu­cho gus­to!, «el pro­ble­ma que es­con­de el con­su­mo de anabo­li­zan­tes es el ma­les­tar con nues­tros cuer­pos y el pen­sar que so­lo unos po­cos pue­den dis­fru­tar del se­xo y son desea­bles. Es­to real­men­te sí es­tá te­nien­do un im­pac­to muy po­ten­te y ne­ga­ti­vo so­bre nues­tra se­xua­li­dad».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.