Ha­ce 50 años en San Ci­prián

La Voz de Galicia (Viveiro) - Viveiro local - - A MARIÑA-ASTURIAS - Pa­blo Mos­que­ra

En 1967 el puer­to de San Ci­prián de la Pa­rro­quia de San­ta Ma­ría de Liei­ro aco­gía a un pe­que­ño gru­po de ve­ra­nean­tes pro­ce­den­tes de Lu­go que dis­fru­ta­ban de aquel pa­raí­so na­tu­ral con tres pla­yas ur­ba­nas y una po­bla­ción que vi­vía de la mar dón­de fae­na­ban una trein­te­na de bo­ni­te­ros que per­mi­tían co­no­cer, a los vi­si­tan­tes, el ri­to pa­ra la subas­ta en lon­ja del pes­ca­do y ma­ris­co, o ta­ber­nas en las que aque­llas tri­pu­la­cio­nes sor­pren­dían a los vi­si­tan­tes con su lé­xi­co ma­ri­ne­ro.

Po­co a po­co el di­ne­ro de los lla­ma­dos qui­ño­nes del bo­ni­to iban cam­bian­do la fi­so­no­mía del pin­to­res­co lu­gar. Pe­ro el Con­ce­llo de Cer­vo no pa­re­cía en­te­rar­se, así se ex­pli­can las reite­ra­das reivin­di­ca­cio­nes: traí­da de agua, al­can­ta­ri­lla­do, ade­cua­ción del alum­bra­do y cen­tral te­le­fó­ni­ca, bo­ti­quín de far­ma­cia, amén del mu­ro pa­ra la An­xue­la, ca­se­tas de pes­ca­do­res, abas­te­ci­mien­to de hie­lo y com­bus­ti­ble pa­ra la flo­ta, que fue­ron ra­zón, mo­ti­vo y ges­tión del CIT na­ci­do por ini­cia­ti­va de dos ve­ra­nean­tes: Al­fre­do Sánchez Ca­rro, De­le­ga­do pro­vin­cial de In­for­ma­ción y Tu­ris­mo; Fran­cis­co Ri­ve­ra Man­so, De­le­ga­do pro­vin­cial de pren­sa y ra­dio; des­gra­cia­da­men­te ol­vi­da­dos por las pos­te­rio­res di­rec­ti­vas, qui­zá por el cam­bio de acen­tos y ac­ti­vi­dad la­bo­ral que in­du­jo la co­lec­ti­vi­dad alu­mi­ne­ra.

El Hos­tal Pa­blo era jun­to con el bar de Mar­ce­lino Díaz y Es­pe­ran­za Rey, au­tén­ti­cos nú­cleos de en­cuen­tro, ter­tu­lia y ocio pa­ra aque­llos ve­ra­nean­tes que ca­da día se sor­pren­dían con el so­ni­do del cuerno ma­rino, aque­llas pei­xei­ras con ces­tos de mim­bre -pa­xes- ofre­cien­do to­da suer­te de pro­duc­tos ma­ri­nos, los pul­pos que jor­na­da tras jor­na­da lo­gra­ba há­bil­men­te Pau­lino; no era pre­ci­so lim­piar las al­gas de nues­tros are­na­les, pues la sa­bi­du­ría po­pu­lar ex­pli­ca­ba co­mo ta­les plan­tas eran ali­men­to de la ca­de­na que co­men­zan­do en las pul­gas lle­ga­ban has­ta ca­ma­ro­nes, pan­chos, ju­lias, sar­gos, etc., y per­fu­ma­ban con yo­do nues­tro Shan­gri-La.

Era un agosto má­gi­co, don­de se sus­ti­tuía ha­blar de tra­ba­jo, po­lí­ti­ca o fútbol, por aque­llas cos­tum­bres del pue­blo ma­ri­ne­ro «me­ti­do por la mar en el nor­te»; por ex­cur­sio­nes a Os Fa­ri­llóns, ma­ne­jar ar­tes de pes­ca, emu­lar a los gran­des del ba­lom­pié con aque­llos par­ti­dos de fútbol en la pla­ya de La Con­cha o aque­lla sim­bio­sis en­tre vie­jos lo­bos de mar y ni­ños del in­te­rior, apren­dien­do a go­ber­nar un cha­lano. Y a las no­ches, pa­seo has­ta el fa­ro con un «amo­ro­so» jer­sey de la­na.

Fran­cis­co Ri­ve­ra

La crea­ción del CIT fue una con­se­cuen­cia de to­do ese am­bien­te, dón­de ve­ra­nean­tes y na­ti­vos del puer­to, se unie­ron pa­ra bus­car la sen­da del desa­rro­llo que in­jus­ta­men­te le ha­bía si­do ne­ga­do des­de el Con­ce­llo de Cer­vo, vol­ca­do con los in­tere­ses de su Al­cal­de por Bu­re­la.

Y así con Don Fran­cis­co Ri­ve­ra, Pas­tor Sánchez y Pe­pe do Lu­gar a la ca­be­za, San Ci­prián se des­pe­re­za de su le­tar­go a la bús­que­da de sus de­re­chos co­mo nú­cleo po­bla­cio­nal y puer­to his­tó­ri­co. In­clu­so se lo­gra un pues­to de sal­va­men­te y so­co­rris­mo dón­de Al­fon­so Col­dei­ra y su pri­ma Be­go­ña, son los pri­me­ros so­co­rris­tas pa­ra la her­mo­sa pla­ya que pro­te­ge La An­xue­la, en­tre la desem­bo­ca­du­ra del Co­vo y el mue­lle cons­trui­do en el año 1939.

La ta­ber­na de Cán­di­do era un «Ate­neo po­pu­lar»; la can­ti­na de Mu­ra­dos era el «ca­sino a es­ti­lo ma­ri­ñano», don­de so­na­ban las fi­chas del do­mi­nó so­bre las me­sas de mármol; el es­ta­ble­ci­mien­to de Se­ve­rino -an­ti­guo Ca­ra­bi­ne­ro Real cu­ya fi­de­li­dad a la Re­pú­bli­ca le cos­tó per­se­cu­ción- centro de abas­te­ci­mien­tos pa­ra ho­ga­res y flo­ta; las tien­das del Chi­leno y Car­mi­ña Pas­tor, co­mer­cios bien sur­ti­dos; pe­ro lo me­jor era co­mo las da­mas ve­ra­nean­tes apro­ve­cha­ban su es­tan­cia pa­ra do­tar­se con los mo­de­los crea­dos por los ta­lle­res de Oli­va, Ma­ri­ta y Do­ri­ta, ex­tra­or­di­na­rias ar­te­sa­nas del cor­te y con­fec­ción; o aque­llas ma­ra­vi­llo­sas pren­das del ta­ller de las her­ma­nas Co­rrea que ma­ne­ja­ban con sol­tu­ra la má­qui­na de tri­co­tar.

Mien­tras unos dis­fru­ta­ban sus va­ca­cio­nes, otros, en los as­ti­lle­ros de la ría, cons­truían her­mo­sas em­bar­ca­cio­nes que se­guían la tra­di­ción de aque­llas Ca­ra­be­las del si­glo XV.

AR­CHI­VO P. MOS­QUE­RA

San Ci­prián. Puer­to de Arri­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.