«La pin­tu­ra es co­mo un mé­di­co»

Su ex­po­si­ción «Pai­sa­jes de la me­mo­ria» pue­de ver­se has­ta ma­ña­na en Alfoz, con obra iné­di­ta en la mues­tra

La Voz de Galicia (Viveiro) - Viveiro local - - A MARIÑA -

Has­ta ma­ña­na • Cas­te­lo de Cas­tro­dou­ro• De­cía el edil de Cul­tu­ra del Con­ce­llo de Alfoz Xa­bier Par­di­ñas en la inau­gu­ra­ción de la ex­po­si­ción Pai­sa­jes de la me­mo­ria de la pin­to­ra me­nor­qui­na Pi­lar Per­di­ces en el Cas­te­lo de Cas­tro­dou­ro, ha­ce un mes: «Con­fi­re un gran pres­ti­xio pa­ra es­ta sa­la». Lo di­jo por­que la mues­tra es­ta­ba con­fi­gu­ra­da por una co­lec­ción de pin­tu­ras iné­di­ta y ex­clu­si­va. —Su pri­me­ra ex­po­si­ción in­di­vi­dual fue en el año 1967.

—Ca­da año, nor­mal­men­te, sue­lo ha­cer una. En 1967 fue­ron dos, una en Bar­ce­lo­na y otra en Sit­ges. Lue­go me fui a Za­ra­go­za. Es­tu­ve unos años sin ex­po­ner y cuan­do vol­ví hi­ce Be­llas Ar­tes, ya ca­sa­da. An­tes fui a una aca­de­mia. —¿De dón­de le vino la pa­sión?

—De tra­ba­jar en una ca­lle de Bar­ce­lo­na, muy fa­mo­sa, Pe­te­trit­xol.

Yo es­ta­ba en una tien­da de be­llas ar­tes, co­no­cí a pin­to­res e íba­mos a pin­tar los do­min­gos, en plan do­min­gue­ro co­mo se di­ce... Ahí me em­pe­zó la afi­ción. Pa­re­ce que en Mahón ha­bía un tío abue­lo mío que era muy ha­bi­li­do­so y ha­cía ma­nua­li­da­des.

—¿Y su víncu­lo con Alfoz?

—Por la fa­mi­lia Pardeiro. Ha­ce años éra­mos ve­ci­nos, de Ma­ru­ja Pardeiro, en Bar­ce­lo­na. Nos hi­ci­mos ín­ti­mas ami­gas.

Co­mo ella tie­ne una ca­sa aquí, ven­go con ellos ca­da ve­rano, des­de ha­ce ocho o más. Ca­si to­dos los cua­dros de la ex­po­si­ción es­tán pin­ta­dos des­de el año pa­sa­do. Ta­ma­ra Ca­sa­be­lla Pardeiro ha­bló con Xa­bier Par­di­ñas y pro­pu­so ha­cer es­ta ex­po­si­ción. Ella fue la co­mi­sa­ria. Hay do­ce cua­dros y dos di­bu­jos. So­lo hay uno que se ti­tu­la Me­nor­ca pe­ro fue­ra de ese, to­do lo de­más fue pin­ta­do aquí, en el Va­lle de Oro.

—Can­tá­bri­co y Me­di­te­rrá­neo se­rán di­fe­ren­tes de re­tra­tar.

—No tie­nen na­da que ver. A Ga­li­cia ha­ce mu­cho que ven­go y me gus­ta mu­cho. An­tes ya ha­bía ve­ni­do con mis ami­gos. Es la gen­te, la ma­ne­ra de vi­vir que te­néis, lo que co­méis, el cli­ma... Pin­té un cua­dro que, aun­que no es­tá en la ex­po­si­ción, se ti­tu­la Ga­li­cia.

Es to­do ver­de.

—Si­gue pin­tan­do y con ese amor al ar­te... ¿cuán­tos años tie­ne?

—Si te lo di­go no te lo cree­rás. 85 años. Dios me ha da­do una es­pe­cie de sa­lud muy bue­na. Eso sí, Pi­cas­so te­nía 90 años y pin­ta­ba. Da­lí, tres cuar­tos de lo mis­mo. Hay mu­chos pin­to­res que han si­do lon­ge­vos. Yo me veo igual. Ti­ziano mu­rió tam­bién a los 90. Es­to no se de­ja. La pin­tu­ra es co­mo un mé­di­co... siem­pre se­rá un mé­di­co.

Pi­lar Per­di­ces ve­ra­nea to­dos los años en el Val do Ou­ro.

Obra su­ya.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.