El de­nun­cian­te di­ce que no sa­bía bien lo que fir­ma­ba en el po­der no­ta­rial

La Voz de Galicia (Viveiro) - Viveiro local - - PORTADA -

El jo­ven atra­pa­do en una si­lla de rue­das tras su­frir un gra­ve ac­ci­den­te de trá­fi­co en 2005, el mis­mo año en el que se ha­bía ca­sa­do, re­la­tó que pa­só tres años hos­pi­ta­li­za­dos, de ellos seis me­ses en el Juan Ca­na­le­jo. Sa­lió en oca­sio­nes es­po­rá­di­cas du­ran­te los fi­nes de se­ma­nas. Afir­mó que, en el es­ta­do que se en­con­tra­ba, no fue cons­cien­te de lo que fir­mó en el po­der no­ta­rial que dio al ges­tor, fir­ma que, pre­ci­sa­men­te por su es­ta­do, se pro­du­jo en una fur­go­ne­ta al pie de la no­ta­ría.

El de­nun­cian­te sos­tu­vo, co­mo to­dos fa­mi­lia­res que de­cla­ra­ron, que se en­tre­ga­ban can­ti­da­des pe­rió­di­ca­men­te en la ase­so­ría, pri­me­ro por par­te de los pa­dres de su mu­jer, y pos­te­rior­men­te ellos. La re­la­ción en­tre las fa­mi­lias era bue­na, sos­tu­vo. Ex­pli­có que se en­te­ró de có­mo ha­bía men­gua­do su cuen­ta ban­ca­ria, por­que una em­plea­da del ban­co re­co­men­dó a su mu­jer que la re­vi­sa­se. Se­ña­ló que no sa­be a qué co­rres­pon­den los car­gos que se hi­cie­ron en su cuen­ta ban­ca­ria.

Tra­to

La es­po­sa del hom­bre le­sio­na­do en el ac­ci­den­te afir­mó que el ges­tor la tra­ta­ba co­mo a una lo­ca cuan­do le pe­día ex­pli­ca­cio­nes. No so­lo no le dio fac­tu­ras, sino que, se­gún di­jo, ni le de­vol­vió el li­bro de fa­mi­lia. Sus pa­dres, en la de­cla­ra­ción en se­de ju­di­cial, sos­tu­vie­ron que cuan­do acu­dían a las reunio­nes en la ase­so­ría, el acu­sa­do les de­cía que to­do iba bien, pe­ro no da­ba ex­pli­ca­cio­nes con­cre­tas.

En­tre los que de­cla­ra­ron es­tu­vo el úni­co em­plea­do de la ase­so­ría, que re­la­tó al­gu­nos de los or­ga­nis­mos an­te los que hi­zo ges­tio­nes, pe­ro ase­gu­ró des­co­no­cer to­do lo re­la­ti­vo a los pa­gos a quien en­ton­ces era su je­fe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.