De los de aquí, pa­ra los de allí

La Voz de Galicia (Viveiro) - Viveiro local - - A MARIÑA - Pablo Mosquera

Ser ga­lle­go cons­ti­tu­ye una for­ma muy es­pe­cial de ser y de es­tar en el mun­do. Pe­ro ser Ma­ri­ñano su­ma a lo que an­te­ce­de, per­fu­me de al­gas, mo­reno cur­ti­do por brisa hú­me­da pre­ña­da con go­tas sa­la­das pro­ce­den­tes de sal­sei­ros. Si ade­más for­ma­mos par­te de una tri­pu­la­ción en un bar­co proa al nor­te, na­ve­gan­te en­tre dos si­glos -XX y XXI-, pa­ra en­ten­der lo que hay en nues­tras al­mas , ha­brá que sa­ber el sig­ni­fi­ca­do: «hi­jo de la mar y el vien­to», amén de te­ner una ma­dri­na pei­xei­ra.

Has­ta el Pa­dre Sar­mien­to en su viaje a Ga­li­cia de 1745 di­ce: que los pes­ca­do­res ga­lle­gos de Viveiro sil­ban -sil­vo grie­go- cuan­do fae­nan a la sar­di­na. Otros ma­rean­tes co­mo los de Cor­nua­lles, creen que se tra­ta del sil­bi­do del dia­blo, y nun­ca sil­ban por las no­ches, ni es­tan­do en ca­sa...

En al­gu­nas cos­tas del nor­te de Eu­ro­pa, lle­ga­ron a de­cir que los vien­tos se po­dían con­ser­var en un pa­ñue­lo anu­da­do; y así ha­cer uso de tal des­anu­dan­do pa­ra lo­grar la fuer­za pre­ci­sa en las ve­las. Los pes­ca­do­res de la Mou­rei­ra, en Pon­te­ve­dra, in­vo­can la pro­tec­ción de San Ci­prián, con ca­pi­lla en To­me­za, y da­ban vuel­ta a las te­jas de tal san­tua­rio con el fin de ob­te­ner vien­tos fa­vo­ra­bles.

Y en esas es­tá­ba­mos cuan­do Pa­co Ri­bas de Cervo, con ca­sa-vi­gía, des­de Noís, pa­ra la mar y nor­des­te, nos de­lei­ta con su úl­ti­ma obra li­te­ra­ria -Mar...usía-. Se no­ta que co­no­ce la pro­ce­sión de áni­mas -San­ta Com­pa­ña de la mar- en la que peregrinan los pe­cios de bar­cos con sus tri­pu­la­cio­nes, por nues­tra costa, que siem­pre mi­ra al ho­ri­zon­te, que sa­be de nau­fra­gios y tem­po­ra­les a es­ti­lo ma­ri­ñano...

Cos­tum­bris­mo y poe­sía

Es­ta­mos an­te unos re­la­tos cos­tum­bris­tas con to­que poé­ti­co. Es­te li­bro abre de par en par las puer­tas de nues­tro pa­raí­so per­di­do, don­de fui­mos fe­li­ces, y aún así vol­vi­mos y nos que­da­mos. Lo di­go por aque­llo que sen­ten­ció Car­los Oro­za: «no se de­be vol­ver al lu­gar dón­de se fue fe­liz». Es­tas his­to­rias de sue­ños -la vi­da, en ver­dad, lo es, y cuan­do de­ja de ser­lo, se vuel­ve in­so­por­ta­ble- son pa­ra leer­las des­pa­cio, tal co­mo es­tán es­cri­tas, sa­bo­reán­do­las, mien­tras re­cu­pe­ra­mos nues­tro idio­ma en su má­xi­ma ri­que­za de pa­la­bras y ex­pre­sio­nes.

Es pa­ra leér­se­las en voz al­ta al ani­mal fue­go, de­lan­te de una la­rei­ra, con esas pau­sas que de­cía Cun­quei­ro son tan nues­tras. Es pa­ra co­men­tar­lo en una can­ti­ma por­tua­ria que hue­la a ca­fé, de po­ta, ne­gro por la achi­co­ria.

Por eso, los de aquí, Min­do­nien­ses de vo­ca­ción e his­to­ria, se las con­ta­mos a los de Lu­go, que son de allí, tie­rra aden­tro, ro­ma­nos, pa­ra que nos co­noz­can por den­tro, y así com­pren­dan co­mo una ma­ri­ñano no se­be vivir le­jos de la mar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.