«Si uno no se sien­te guar­dia ci­vil, ma­la­men­te pue­de desem­pe­ñar bien el car­go»

Na­ció en A Pon­te­no­va y su pro­fe­sión le lle­vó a ejer­cer en As­tu­rias, en Ca­ta­lu­ña y tu­vo va­rios des­ti­nos en Ga­li­cia

La Voz de Galicia (Viveiro) - Viveiro local - - A MARIÑA - MA­RÍA CUA­DRA­DO

Jo­sé Ló­pez Ginzo (Al­de­guer-A Pon­te­no­va, 1957) pa­só a la re­ser­va el pa­sa­do día 7 de mar­zo (has­ta los 65). Has­ta en­ton­ces ejer­cía co­mo ca­pi­tán de la Guar­dia Ci­vil en Bu­re­la. Mi­nu­tos an­tes de par­ti­ci­par ayer en el ho­me­na­je que le tri­bu­ta­ron, Ló­pez Ginzo re­pa­sa su am­plia tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal y con­fie­sa que aho­ra, con 61 años, apro­ve­cha es­ta nue­va eta­pa pa­ra dis­fru­tar más de la fa­mi­lia y pa­ra va­ca­cio­nar. El ca­pi­tán in­gre­só en la Guar­dia Ci­vil el 1 de sep­tiem­bre de 1976 en la Aca­de­mia de Guar­dias de Úbe­da (Jaén), des­de don­de fue des­ti­na­do al pues­to de La Es­pi­na, en Sa­las (As­tu­rias). En 1981 reali­zó el cur­so de ca­bo y fue des­ti­na­do a Ca­da­ve­do (Val­dés). El si­guien­te des­tino se­ría A Pas­to­ri­za, don­de es­tu­vo sie­te u ocho años an­tes de tras­la­dar­se a Vi­lal­ba. En 1991-92 completó su formación co­mo sub­ofi­cial en la Aca­de­mia de El Es­co­rial y, con mo­ti­vo de las Olim­pia­das, fue des­ti­na­do a Al­me­nar (Lé­ri­da). No se­ría has­ta fi­na­les de ese año cuan­do ate­rri­zó en Mon­do­ñe­do, don­de es­tu­vo va­rios me­ses an­tes de ejer­cer en Gui­ti­riz y, des­pués, en la Co­man­dan­cia de Lu­go. Reali­zó el cur­so de ofi­cial en El Es­co­rial y en 1999 fue des­ti­na­do co­mo al­fé­rez a la sec­ción de in­ves­ti­ga­ción de la uni­dad or­gá­ni­ca de la Po­li­cía Ju­di­cial. Cuan­do en 2003 as­cen­dió a te­nien­te y ocu­pó el pues­to de je­fe prin­ci­pal en Olei­ros. En 2009 fue des­ti­na­do a la Co­man­dan­cia de A Co­ru­ña, con­cre­ta­men­te a la sec­ción de pro­tec­ción y se­gu­ri­dad, don­de as­cen­dió a ca­pi­tán. Tras un pe­río­do sin des­tino, en 2012 lle­gó a Bu­re­la.

—¿Qué le ha re­por­ta­do tan am­plia tra­yec­to­ria pro­fe­sio­nal que tam­bién le ha lle­va­do a tan­tos des­ti­nos?

—Ha si­do muy en­ri­que­ce­dor. De to­das for­mas, es­ta­ba acos­tum­bra­do por­que mi pa­dre ya ha­bía si­do guar­dia ci­vil y es­tu­vo des­ti­na­do en Cas­tro­ver­de. Pue­do de­cir que me crie en un cuar­tel. Es­ta­ba acos­tum­bra­do a esos cam­bios.

—¿Tie­ne al­gún re­cuer­do es­pe­cial?

—Co­mo po­si­ti­vo, siem­pre vi­ví la pro­fe­sión. Tam­bién tu­ve mo­men­tos ma­los y de­li­ca­dos, co­mo fue la huel­ga de trans­por­te de le­che en As­tu­rias. Pe­ro re­cuer­dos ma­los, ma­los, no ten­go.

—Un con­se­jo pa­ra las nuevas ge­ne­ra­cio­nes de guar­dias ci­vi­les...

—Hay que sen­tir la pro­fe­sión. Si uno no se sien­te guar­dia ci­vil, ma­la­men­te pue­de desem­pe­ñar bien el car­go. Hay que te­ner amor por el tra­ba­jo.

X.F.R.

El ca­pi­tán in­gre­só en la Aca­de­mia de Guar­dias el 1 de sep­tiem­bre de 1976.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.