Re­cha­zo ve­ci­nal, cria­dos ne­gros y en­víos des­de Ri­ba­deo, se­gún Fer­mín Bou­za Brey

La Voz de Galicia (Viveiro) - Viveiro local - - A MARIÑA -

Gonzalo Méndez de Can­cio y Don­le­bún na­ció en 1554 en la ca­sa de Ca­sa­rie­go, en Ta­pia, an­ti­guo con­ce­jo de Cas­tro­pol, el mis­mo lu­gar en que mu­rió en el año 1622. Era hi­jo de Diego de Can­cio Don­le­bún y de Ma­ría Méndez de San Ju­lián y Vi­llaa­mil. An­tes de ha­ber si­do nom­bra­do el sép­ti­mo go­ber­na­dor de Flo­ri­da, ha­bía de­rro­ta­do al pi­ra­ta Fran­cis Dra­ke cuan­do se di­ri­gía a Puer­to Ri­co. Des­de 1603, año en que re­gre­só a su tie­rra na­tal, re­si­dió en su ca­sa de Ca­sa­rie­go y ocu­pó di­ver­sos car­gos co­mo el de Al­cal­de Ma­yor de Cas­tro­pol y ca­pi­tán de mi­li­cias. Su es­po­sa, Mag­da­le­na de Lua­ces Es­toa y Mi­ran­da, por su par­te, era hi­ja de Leo­nor Fer­nán­dez de Es­toa y Mi­ran­da y de Luis Lua­ces y La­bra­da, se­ñor de Aba­dín y de San Juan de La­goa de Mon­tes de Me­da, y cé­le­bre re­gi­dor de Mon­do­ñe­do. Su fama pro­ce­de de que plan­tó la arboleda de los Re­me­dios y, cuan­do la con­clu­yó, con­vo­có a los ve­ci­nos y a los ni­ños y les dio un gran ban­que­te pa­ra que que­da­se me­mo­ria de que él ha­bía si­do el que ha­bía ca­va­do la Ala­me­da y ori­gi­na­do, de ese mo­do, la que Len­ce San­tar ca­li­fi­có de pri­me­ra Fies­ta del Ár­bol del Es­ta­do. El ma­tri­mo­nio en­tre Gonzalo y Mag­da­le­na tu­vo tres hi­jos: An­to­nio, Diego y Ma­ría.

La lle­ga­da del maíz su­pu­so una au­tén­ti­ca re­vo­lu­ción económica y so­cial, ade­más de ali­men­ta­ria. Has­ta en­ton­ces, se vi­vía de la ha­ri­na de cas­ta­ñas y gra­cias a él se me­jo­ró y di­ver­si­fi­có la die­ta y se cons­tru­ye­ron hó­rreos y mo­li­nos de agua. Fue tal su éxi­to, a par­tir del fo­co ini­cial de Mon­do­ñe­do, que mu­chos de­trac­to­res, en­tre ellos al­gún re­li­gio­so, veían en él los pe­li­gros del mo­no­cul­ti­vo. En su tra­ba­jo de la Aca­de­mia de la His­to­ria, Bou­za Brey des­ta­ca que las pri­me­ras siem­bras de maíz sus­ci­ta­ron en Mon­do­ñe­do un hondo re­cha­zo en­tre los co­lo­nos de las fin­cas de Mag­da­le­na Lua­ces. Has­ta tal pun­to que tu­vo que en­trar vio­len­ta­men­te en las tie­rras que te­nía arren­da­das y va­ler­se de cria­dos ne­gros, que ha­bía traí­do de Amé­ri­ca, pa­ra efec­tuar la siem­bra. Se­gún el ci­ta­do es­tu­dio, la pri­me­ra co­se­cha de maíz en Eu­ro­pa tu­vo lu­gar en 1605 o, a más tar­dar, en 1606. Una fe­cha y un lu­gar –el no­roes­te pe­nin­su­lar- que coin­ci­de, por otra par­te, con las con­clu­sio­nes de Ma­nuel Mur­guía que de­cía que el cul­ti­vo del mi­llo se ge­ne­ra­li­zó en Ga­li­cia «en los pri­me­ros años del si­glo XVII»

Mur­guía ba­sa­ba sus afir­ma­cio­nes en do­cu­men­tos ha­lla­dos en el Mos­tei­ro de So­bra­do dos Mon­xes que de­mues­tran que en 1634 con ese grano se pa­ga­ban las ren­tas al pro­pio Mos­tei­ro. Y en otros que cons­ta­tan que en 1676 se ex­por­ta­ron por el puer­to de Ri­ba­deo, con des­tino a Viz­ca­ya, 700 fa­ne­gas de tri­go y 460 de maíz de pan. Otros re­gis­tros do­cu­men­ta­les ga­lle­gos des­ta­can, por otra par­te, una par­ti­cu­la­ri­dad cu­rio­sa: los que ata­ñen a la Ga­li­cia nor­te­ña y cen­tral y lle­gan has­ta el río Navia, cons­ta­tan la pro­pa­ga­ción del maíz des­de an­ti­guo; y los re­fe­ren­tes a la Ga­li­cia orien­tal y su­re­ña desconocen el ce­real en el si­glo XVIII y aún en el XIX.

Con es­tos an­te­ce­den­tes, Bou­za Brey con­clu­ye su in­ves­ti­ga­ción so­bre la in­tro­duc­ción del maíz en Eu­ro­pa por Ta­pia y Mon­do­ñe­do con es­tas pa­la­bras: «se pro­pa­gó de nor­te a sur en for­ma tal que trein­ta años más tar­de de su lle­ga­da ya en el cen­tro de Ga­li­cia se pa­ga­ban fo­ros con su grano; pe­ro en la par­te me­ri­dio­nal y orien­tal, to­da­vía a fi­nes del si­glo XVIII y prin­ci­pios del XIX se mos­tra­ban re­frac­ta­rios a su di­fu­sión».

Se­gún el ilus­tre ga­lle­guis­ta, el Al­mi­ran­te Méndez de Can­cio y su es­po­sa tra­je­ron tam­bién de Amé­ri­ca ins­truc­cio­nes pa­ra su uso en un cua­der­ni­llo que tam­bién se con­ser­vó has­ta ha­ce po­co tiem­po en el ar­chi­vo fa­mi­liar, del que ha des­apa­re­ci­do.

Bou­za Brey, his­to­ria­dor y es­cri­tor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.