Va­ca­cio­nes de ve­rano: seis du­chas para cien ni­ños de 7 a 12 años

De­ba­te por las ins­ta­la­cio­nes que usó el Con­ce­llo de Teo en un cam­pa­men­to en Ba­rrei­ros

La Voz de Galicia (Viveiro) - Viveiro local - - A MARIÑA - J.A. QUELLE

El Con­ce­llo de Ba­rrei­ros ofre­ce des­de ha­ce años gra­tui­ta­men­te las ins­ta­la­cio­nes que ha­bi­li­tó en las vi­vien­das de maes­tros de San Mi­guel de Rei­nan­te para al­ber­gar cam­pa­men­tos y gru­pos. En ju­lio las usa­ron cha­va­les des­pla­za­dos des­de Gi­jón, y en agos­to el Con­ce­llo de Teo or­ga­ni­zó dos cam­pa­men­tos, uno in­fan­til al que asis­tie­ron un cen­te­nar de ni­ños de 7 a 12 años, y otro ju­ve­nil con 63 pla­zas. La ta­ri­fa de ins­crip­ción que co­bró el con­ce­llo co­ru­ñés fue de 90 eu­ros.

Ade­más de al­gún epi­so­dio con­flic­ti­vo (la ex­pul­sión de unos cha­va­les, uno de los cua­les la to­mó a mal y des­tro­zó mo­bi­lia­rio), lo que ocu­rrió fue que las ins­ta­la­cio­nes pro­vo­ca­ron di­fe­ren­tes que­jas ver­ba­les. Ayer, una per­so­na que for­mó par­te del equi­po de mo­ni­to­res lo con­fir­mó. Hay, ade­más, fo­to­gra­fías que ya es­tán cir­cu­lan­do y que de­mues­tran las ca­ren­cias.

El al­cal­de de Ba­rrei­ros, Al­fon­so Fuen­te, nie­ga ha­ber re­ci­bi­do que­ja al­gu­na de pa­dres. Y ase­gu­ra que la em­pre­sa que lle­vó el cam­pa­men­to tam­po­co.

«Te­ñen alí un­has ins­ta­la­cións per­fec­tas para fa­cer es­te ti­po de cam­pa­men­tos», ma­ni­fes­tó el al­cal­de de Ba­rrei­ros, Al­fon­so Fuen­te, en agos­to, cuan­do acu­dió a re­ci­bir al pri­mer gru­po de Teo. Pe­ro una ex­mo­ni­to­ra afir­ma que la reali­dad es muy di­fe­ren­te. Di­ce que las vie­jas es­cue­las so­lo po­drían al­ber­gar a un má­xi­mo de 30 o 40 per­so­nas. Ase­gu­ra que el acon­di­cio­na­mien­to del in­mue­ble es­tá «a me­dio fa­cer», con fon­ta­ne­ría de ha­ce 50 años (para abrir los gri­fos hay que abrir pre­via­men­te la to­ma de agua), con so­lo seis du­chas con ca­len­ta­do­res de 150 li­tros, ha­bi­ta­cio­nes con ex­ce­so de li­te­ras de mo­do que ha­bía que po­ner las ma­le­tas so­bre las ca­mas para po­der an­dar... Cues­tio­na el ser­vi­cio que se dio, el cá­te­ri­ng, la fal­ta de per­so­nal cua­li­fi­ca­do, de co­che de em­pre­sa y de ma­te­rial que se anun­cia­ba en los díp­ti­cos del cam­pa­men­to.

Para el al­cal­de, Al­fon­so Fuen­te, tras es­tas crí­ti­cas po­dría sub­ya­cer un con­flic­to la­bo­ral. «So­li­ci­tá­ron­nos as ins­ta­la­cións; amo­sá­mos­lle­las e co­llé­ro­nas. Eran co­ñe­ce­do­res do que ha­bía. Nós ce­dé­mo­las gra­tis. O edi­fi­cio re­no­vou­se hai pou­co e non é un ho­tel, é un al­ber­gue, pe­ro as con­di­cións son si­mi­la­res ou me­llo­res a moi­tos cam­pa­men­tos. De fei­to xa te­mos pe­ti­cións para o pró­xi­mo ve­rán. E quen quei­ra po­de vir ver o edi­fi­cio».

Sí re­co­no­ció que en va­rias oca­sio­nes per­so­nal mu­ni­ci­pal acu­dió al in­mue­ble a re­pa­rar cis­ter­nas, la ro­tu­ra en un la­va­ma­nos, fil­tra­cio­nes en los pla­tos de du­cha y a ha­cer ta­reas que ca­li­fi­có co­mo «de man­te­ni­mien­to». Tam­bién fue in­for­ma­do de que mu­chos de los cha­va­les acu­dían a du­char­se a los ves­tua­rios del pa­be­llón, si­tua­do en las in­me­dia­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.