Se­cun­dino Tracy, de Mon­do­ñe­do, y los es­ta­dos jun­tos

La Voz de Galicia (Viveiro) - Viveiro local - - A MARIÑA -

En La Ha­ba­na hu­bo mu­chos emi­gran­tes de ida y vuel­ta. Al­gu­nos se que­da­ron en la ca­pi­tal pe­ro so­lo unos po­cos es­tán en su pai­sa­je y en su pai­sa­na­je. En la me­mo­ria co­lec­ti­va de sus gen­tes. Son ti­pos úni­cos, pe­cu­lia­res, que apor­ta­ron amor, ma­gia, al­bo­ro­zo y un pun­to de ex­tra­va­gan­cia a una ciu­dad siem­pre pin­to­res­ca y en­tra­ña­ble. Al­gu­nos fue­ron El Caballero de París, que era de Fon­sa­gra­da; la pí­ca­ra Mar­que­sa de La Ha­ba­na Vie­ja; el as­tu­riano noc­tám­bu­lo y fa­ran­du­le­ro Bi­go­te Ga­to; el An­da­rín Car­va­jal; o los po­pu­la­res Se­cun­dino Tracy, de­tec­ti­ve de un se­rial de ra­dio que de­cía ser de Mon­do­ñe­do, o Ru­de­sin­do Rodríguez, Rudy Rod, de Or­ti­guei­ra... Dos de ellos tie­nen su can­ción. Bar­ba­ri­to Díez, el bo­le­ris­ta que ani­ma­ba los ca­ba­rets en los 40 y 50, cantó al lo­co fon­sa­gra­dino: «Una es­tam­pa callejera/ de la ciu­dad ha­ba­ne­ra/ un ti­po muy po­pu­lar.// Pa­re­ce un fi­li­bus­te­ro/ le­gen­da­rio, un ga­leo­te/ con la bar­ba de un qui­jo­te/ y ca­pa de mos­que­te­ro.// Mi­ra quien vie­ne por ahí:/ el Caballero de París./ El Caballero siem­pre di­ce así:/ que sin azú­car no hay país».

Y Daniel San­tos, el so­lis­ta de la So­no­ra Ma­tan­ce­ra, com­pu­so dos gua­ra­chas al as­tu­riano, El dis­gus­to de Bi­go­te y Bi­go­te Ga­to es un gran su­je­to: «Bi­go­te Ga­to es un gran su­je­to/ que vi­ve allá por el Lu­ya­nó/ y tie­ne el pí­ca­ro unos bi­go­tes/ que lle­na a to­dos de ad­mi­ra­ción…».

Rey de la no­che

Es­te sin­gu­lar per­so­na­je se lla­ma­ba Ma­nuel Pé­rez Rodríguez. Ha­bía na­ci­do en Can­da­mo (Avi­lés-As­tu­rias) en 1910 y se dis­tin­guía por su bi­go­te negro y afi­la­do co­mo ma­ni­llar de bi­ci­cle­ta, su vie­ja y raí­da boi­na y su afición a la no­che y a las mu­la­tas. Tra­ba­jó en una fon­da y en 1945 abrió el lo­cal que le dio fa­ma: el Bar Ter­tu­lia, en la ca­lle Te­nien­te Rey. En él fun­dó un Club de los Noc­tám­bu­los con 500 so­cios y el úni­co re­qui­si­to de te­ner de 18 a 100 años y es­tar en el bar en­tre las 12 y las 6 de la ma­ña­na.

Tri­bu­nal de los Lo­cos

El lo­cal fue el cen­tro de la bohemia ha­ba­ne­ra. Los pri­me­ros vier­nes de mes, de ma­dru­ga­da, ofre­cía una ce­na que lla­ma­ba crio­lla y del amor: ra­bo en­cen­di­do, len­gua es­to­fa­da y dul­ce de fru­ta bom­ba con que­so. El al­cohol co­rría, la fies­ta era gran­de y lo úni­co que Bi­go­te pe­día era «pru­den­cia, res­pe­to y na­da de re­li­gión ni de política». Lo­gró tal po­pu­la­ri­dad que en 1958 pre­si­dió el Tri­bu­nal de los Lo­cos, un pro­gra­ma hu­mo­rís­ti­co de la te­le­vi­sión cu­ba­na que le dio aún más clien­tes y ad­mi­ra­do­res.

Sus ami­gos de­cían que Bi­go­te Ga­to «tu­vo tras­piés, pe­ro nun­ca dio pun­ta­piés». Ayu­da­ba a quien lo pre­ci­sa­ba y mu­chos pa­sa­ban por su bar pa­ra ver­lo, co­mer o be­ber gra­tis o es­cu­char sus cho­can­tes re­fle­xio­nes de fi­ló­so­fo po­pu­lar. Te­nía un Che­vro­let des­ca­po­ta­ble que lle­va­ba tu­nea­dos anun­cios del bar y del club. El Caballero de París, He­ming­way, Ava Gard­ner, Si­na­tra o Lorca fue­ron al­gu­nos de sus clien­tes. Mu­rió en el año 2002. Hay un bus­to su­yo en el Parque del Cris­to en La Ha­ba­na Vie­ja. mar­tinf­vi­zo­so@gmail.com El ga­lle­go que­dó en el al­ma ha­ba­ne­ra de mu­chas for­mas. A tra­vés del tea­tro po­pu­lar y de cos­tum­bres que re­pe­tía el es­te­reo­ti­po del negro, el ga­lle­go y la mu­la­ta; por me­dio de ti­ras có­mi­cas y ca­ri­ca­tu­ras de pe­rió­di­cos y re­vis­tas; o mediante pro­gra­mas de ra­dio que, en los años 40 y 50, fas­ci­na­ban a la po­bla­ción.

En­tre es­tos, uno de los más po­pu­la­res era Ale­grías de So­bre­me­sa, un mi­ni-epi­so­dio que, de la mano de su guio­nis­ta, Al­ber­to Lu­ber­ta, per­ma­ne­ció en las on­das de Ra­dio Pro­gre­so du­ran­te 52 años –de 1947 a 1999- y más de trein­ta mil edi­cio­nes.

El pro­ta­go­nis­ta era un de­tec­ti­ve pri­va­do lla­ma­do Se­cun­dino Tracy que de­cía ser de Mon­do­ñe­do. Lo en­car­na­ba el ac­tor Idal­ber­to Del­ga­do y na­rra­ba las in­só­li­tas aven­tu­ras en las que el agen­te par­ti­ci­pa­ba en la ciu­dad de los ras­ca­cie­los: Nue­va York. Eran pe­ri­pe­cias re­la­cio­na­das con ho­mi­ci­dios, la ma­fia, el nar­co­trá­fi­co, los ba­jos fon­dos... El min­do­nien­se los re­sol­vía bur­lán­do­se del FBI y acer­tan­do por su ins­tin­to bá­si­co, ru­do, ele­men­tal.

Las aven­tu­ras de Se­cun­dino Tracy go­za­ron del fa­vor del pú­bli­co cu­bano por las des­ter­ni­llan­tes si­tua­cio­nes que pa­sa­ba, las fra­ses con­fu­sas y par­ti­cu­la­res que de­cía —lla­ma­ba los Es­ta­dos Jun­tos a los Es­ta­dos Uni­dos, La Ma­tan­za a Ma­tan­zas, etc. — así co­mo por su acen­to y vi­sión re­po­sa­da del mun­do que coin­ci­día con el mo­do de ser cu­bano. Mos­tra­ba tam­bien cier­ta do­sis de bur­la —no áci­da pe­ro sí tó­pi­ca— del ga­lle­go…

Otro per­so­na­je que con­quis­tó el co­ra­zón ha­ba­ne­ro fue crea­do por el es­cri­tor y guio­nis­ta co­ru­ñés, emi­gran­te en Cu­ba, Cás­tor Vis­po Vi­llar­de­fran­cos. Ha­bía na­ci­do en A Co­ru­ña en 1907 y tra­ba­jó en el pe­rió­di­co El Uni­ver­sal. En 1937 es­tre­nó la se­rie hu­mo­rís­ti­ca Ru­de­sin­do Rodríguez, Rudy Rod, in­ves­ti­ga­dor ga­lle­go de San­ta Mar­ta de Or­ti­guei­ra que in­ter­pre­ta­ba Aní­bal del Mar. «Me pu­se Rudy Rod por­que no pue­do ir por el ham­pa lla­mán­do­me Ru­de­sin­do Rodríguez», de­cía. Se emi­tía en La Tre­men­da Cor­te, un pro­gra­ma que se ra­dió de 1942 a 1961 y que fue con­si­de­ra­do co­mo el me­jor hu­mor ra­dial de to­dos los tiem­pos en Cu­ba.

Es­ta­tua del Caballero de París en la Pla­za de San Fran­cis­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.