En pri­mer plano.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR ANABEL UNA­MUNO / FO­TO­GRA­FÍA: LEE SA­LEM

Mar­tin Singer es el guar­dián de las ce­le­bri­ties y –di­cen– no du­da en em­plear to­dos los mé­to­dos pa­ra de­fen­der a sus ado­ra­das es­tre­llas. Él mis­mo avi­sa: «Si al­guien jo­de a mis clien­tes, me es­tá jo­dien­do a mí».

PIEN­SE EN UNA ES­TRE­LLA DE CINE. CUAL­QUIE­RA. LA QUE SEA. MAR­TIN SINGER ES SU ABO­GA­DO. SU LE­MA: 'SI AL­GUIEN JO­DE A MIS CLIEN­TES, ME ES­TÁ JO­DIEN­DO A MÍ'. Y OJO. SU LEN­GUA­JE ES MU­CHO MÁS DE­LI­CA­DO QUE SUS MÉ­TO­DOS.

LLAMASA MARTY por­que ne­ce­si­tas a al­guien co­mo Mi­ke Ty­son en la pe­lea con­tra Holy­field. Lla­mas a Marty por­que Key­ser Sö­ze (pro­ta­go­nis­ta de Sos­pe­cho­sos ha­bi­tua­les) es un per­so­na­je de fic­ción… Marty es un mal­di­to hi­jo de pu­ta. Cuan­do al­guien quie­re ir a por mí, sim­ple­men­te le re­en­vío el co­rreo elec­tró­ni­co a Marty y muy po­cas ve­ces op­tan por con­ti­nuar con el acoso». Ha­bla Sha­ron Sto­ne, y por 'Marty' se re­fie­re a Mar­tin D. Singer, su abo­ga­do. Bueno, el su­yo y el de la pla­na ma­yor de Holly­wood. Sto­ne ho­me­na­jeó a Singer con es­tas pa­la­bras en 2012 so­bre el es­ce­na­rio de un ho­tel de Los Án­ge­les don­de la Aso­cia­ción de Abo­ga­dos de Be­verly Hills le en­tre­gó el pre­mio al me­jor abo­ga­do del show bu­si­ness del año. Es­tre­llas co­mo Syl­ves­ter Sta­llo­ne, Bru­ce Wi­llis o Scar­lett Johans­son gra­ba­ron men­sa­jes pa­ra él –«Marty es un su­per­hé­roe de la vi­da real», di­jo la ac­triz– y dos de sus me­jo­res clien­tes, Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger y John Tra­vol­ta, se sen­ta­ron a su la­do en la me­sa pre­si­den­cial. La in­dus­tria del en­tre­te­ni­mien­to al uní­sono le ren­día plei­te­sía des­pués de 30 años de ser­vi­cio leal e inin­te­rrum­pi­do. To­do em­pe­zó en 1980 en un res­tau­ran­te chino en Los Án­ge­les. «Tu in­tui­ción so­bre las de­ci­sio­nes de tra­ba­jo es bue­na», le­yó en el men­sa­je de su ga­lle­ta de la for­tu­na. Aquel día, Marty Singer y su so­cio, John H. La­vely, ha­bían de­ci­di­do abrir su pro­pio bu­fe­te de abo­ga­dos. Un año des­pués, cuan­do los ca­sos de clien­tes fa­mo­sos se api­la­ban so­bre sus me­sas, re­gre­sa­ron al lo­cal pa­ra ce­le­brar su pri­mer aniver­sa­rio. De una de las ga­lle­tas sa­lió el mis­mo men­sa­je. Trein­ta y sie­te años des­pués, con­ver­ti­do en el abo­ga­do más fa­mo­so de Holly­wood y, so­bre to­do, en el más te­mi­do, des­pia­da­do y efec­ti­vo de to­dos los 'pi­ca­plei­tos' de la ciu­dad, Singer guar­da to­da­vía aquel pre­mo­ni­to­rio tro­zo de pa­pel en su car­te­ra. Le gus­ta de­cir que el se­cre­to de su éxi­to es­tá en sus orí­ge­nes hu­mil­des y en su éti­ca de tra­ba­jo. «Los abo­ga­dos de Ca­li­for­nia tie­nen men­ta­li­dad de sur­fe­ros. Son las 5:30 y quie­ren ir­se a la pla­ya. Ya lo ha­rán ma­ña­na». Él, en cam­bio, siem­pre es­tá dis­po­ni­ble pa­ra sus clien­tes, es­té ju­gan­do al golf o de va­ca­cio­nes en un cru­ce­ro. Singer cre­ció en Brooklyn (Nue­va York) y es hi­jo de dos in­mi­gran­tes ju­díos eu­ro­peos: su ma­dre so­bre­vi­vió a Ausch­witz y su pa­dre hu­yó de la Aus­tria ocu­pa­da y ter­mi­nó ga­nán­do­se la vi­da co­mo ar­tis­ta en Nue­va York. Aun­que pen­só en es­tu­diar Me­di­ci­na, de­ci­dió que era de­ma­sia­do sen­si­ble pa­ra es­tar to­do el día ro­dea­do de en­fer­mos y ter­mi­nó es­tu­dian­do De­re­cho, mien­tras su mu­jer, Dee­na, pa­ga­ba las fac­tu­ras co­mo se­cre­ta­ria en un bu­fe­te de abo­ga­dos. Cuan­do ter­mi­nó la ca­rre­ra, el ma­tri­mo­nio se mu­dó a Los Án­ge­les: ella con­si­guió un pues­to en el des­pa­cho de Bert Fields, el abo­ga­do más fa­mo­so del show bu­si­ness, y él em­pe­zó des­de aba­jo, rea­li­zan­do tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción pa­ra va­rios des­pa­chos le­ga­les an­tes de abrir su pro­pio bu­fe­te. Te­nía una ha­bi­li­dad in­na­ta pa­ra ges­tio­nar ca­sos de de­man­das, y otros abo­ga­dos de la ciu­dad em­pe­za­ron a de­ri­var­le a sus pro­pios clien­tes, a me­nu­do ac­to­res fa­mo­sos co­mo Sta­llo­ne o Sch­war­ze­neg­ger. Y la voz em­pe­zó a co­rrer­se por Holly­wood. A 950 DÓ­LA­RES LA HORA Su lis­ta de clien­tes fa­mo­sos es in­fi­ni­ta. Ca­si to­das las gran­des es­tre­llas del es­pec­tácu­lo se han sen­ta­do en su des­pa­cho: Tom Hanks, Ke­vin Cost­ner, Matt Da­mon, Jus­tin Tim­ber­la­ke, Ant­hony Hop­kins, De­mi Moo­re, Joa­quin Phoe­nix, Ed­die Murphy, Johnny Depp, Ha­rri­son Ford, Ben Af­fleck, Clint East­wood, Ash­ton Kut­cher, Ellen De­ge­ne­res, Or­lan­do Bloom, Ree­se Wit­hers­poon, George Clooney, Ju­lia Ro­berts, Jen­ni­fer Law­ren­ce... Y el in­ven­ta­rio de ce­le­bri­ties no se de­tie­ne ahí. Tam­bién ha re­pre­sen­ta­do a es­tre­llas del pop (Mi­chael Jackson, Brit­ney Spears, Katy Perry...), di­rec­to­res de re­nom­bre (Mar­tin Scor­se­se o David O. Rus­sell), pro­duc­to­res to­do­po­de­ro­sos (Jerry Bruck­hei­mer), gu­rús om­ni­po­ten­tes (Oprah Win­frey), de­por­tis­tas de éli­te (Serena Wi­lliams) o a gran­des mag­na­tes co­mo Shel­don Adel­son o George So­ros. «Quie­ro a mis clien­tes y me preo­cu­po por ellos. Son co­mo de mi fa­mi­lia. Y si al­guien jo­de a mis clien­tes, es­tán jo­dien­do a mi fa­mi­lia. O me es­tán jo­dien­do a mí». Su ta­ri­fa (950 dó­la­res la hora) es es­can­da­lo­sa, pe­ro, a cam­bio, con­tra­tar sus ser­vi­cios sue­le ser ga­ran­tía de éxi­to pa­ra sus clien­tes. Se en­car­ga de li­brar­los de con­tra­tos blin­da­dos que ya no quie­ren cum­plir, de con­se­guir que los

Si es ne­ce­sa­rio, di­cen, pue­de re­cu­rrir a la in­ti­mi­da­ción o a las ame­na­zas. «Na­die sa­be el 90 por cien­to de lo que ha­go pa­ra mis clien­tes»

es­tu­dios pa­guen has­ta el úl­ti­mo cén­ti­mo de sus deu­das (lo­gró que Pa­ra­mount le pa­ga­ra un bo­nus de 17 mi­llo­nes de dó­la­res a Tommy Lee Jo­nes por su pa­pel en No country for old men), pe­ro tam­bién de de­man­dar a un ve­cino mo­les­to (el guio­nis­ta Alan Ball) cuan­do sus ca­catúas no de­ja­ban tra­ba­jar en paz a uno de sus me­jo­res clien­tes (Quen­tin Tarantino). SAL­VAR EL CUE­LLO A HALLE BERRY Singer es fa­mo­so por evi­tar, por to­dos los me­dios, po­ner un pie en los tri­bu­na­les y, en cam­bio, tie­ne una ha­bi­li­dad in­na­ta pa­ra al­can­zar ven­ta­jo­sos acuer­dos ex­tra­ju­di­cia­les, co­mo cuan­do lo­gró que Halle Berry es­qui­va­ra un jui­cio des­pués de huir pre­ci­pi­ta­da­men­te del lu­gar de un ac­ci­den­te. Por eso hay quien di­ce que más que un abo­ga­do es un fi­xer (un 'arre­gla­dor'). De he­cho, a él le gus­ta de­cir en tono mis­te­rio­so: «Na­die sa­be el 90 por cien­to de las co­sas que ha­go pa­ra mis clien­tes». Mu­chas es­tre­llas llegan por pri­me­ra vez a su des­pa­cho cuan­do es­tán a pun­to de ser aver­gon­za­das pú­bli­ca­men­te o cuan­do son víc­ti­mas de chan­ta­je o acoso. Pa­ra ha­cer des­apa­re­cer el pro­ble­ma, Singer cuen­ta con un va­ria­do re­per­to­rio. Si el asun­to pue­de arre­glar­se con un che­que, es más su­til y di­plo­má­ti­co, pe­ro, si las cir­cuns­tan­cias lo re­quie­ren, pue­de re­cu­rrir a la in­ti­mi­da­ción o a las ame­na­zas, se­gún des­ve­la­ba re­cien­te­men­te Va­nity Fair. Sus car­tas a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción son an­to­ló­gi­cas y siem­pre si­guen el mis­mo guion: des­pués de ex­po­ner el ca­so di­fa­ma­to­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.