Vi­nos.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR SI­MO­NE SALDEN

Los chi­nos se lan­zan tam­bién a la con­quis­ta de las gran­des bo­de­gas. Pri­mer asal­to: Bur­deos.

EN CHI­NA, PO­SEER UN 'CH­TEAU' EN BUR­DEOS ES EL MA­YOR DE LOS LU­JOS. CO­MAN­DA­DOS POR EL FUN­DA­DOR DEL GI­GAN­TE DI­GI­TAL ALI­BA­BA, JACK MA, LOS MI­LLO­NA­RIOS DE ESE PAÍS SE HAN LAN­ZA­DO A LA CON­QUIS­TA DE ES­TA RE­GIÓN FRAN­CE­SA... Y DE SU GRAN NE­GO­CIO VI­NÍ­CO­LA.

Un mal­di­to sa­ca­cor­chos, por Dios! En es­ta co­ci­na des­co­mu­nal tie­ne que ha­ber uno». Li Li­juan po­ne los bra­zos en ja­rras. Châ­teau My­lord fue, du­ran­te cin­co ge­ne­ra­cio­nes, pro­pie­dad de una fa­mi­lia de Bur­deos, pe­ro pa­re­ce que al ir­se los fran­ce­ses se lle­va­ron has­ta el sa­ca­cor­chos. En 2013, Li­juan –una agen­te in­mo­bi­lia­ria– le ven­dió es­te cas­ti­llo y las 44 hec­tá­reas de vi­ñas que lo ro­dean a Ed­win Cheung, un mag­na­te de Hong Kong. No es el úni­co. En ape­nas nue­ve años, mu­chos de los cas­ti­llos de la re­gión vi­ní­co­la más fa­mo­sa de Fran­cia han pa­sa­do a ma­nos chi­nas. El nue­vo pro­pie­ta­rio de Châ­teau My­lord ha in­ver­ti­do 12 mi­llo­nes de eu­ros en el cas­ti­llo. Pue­de que no ha­ya sa­ca­cor­chos, pe­ro hay una pis­ci­na cu­bier­ta, un piano de co­la (eléc­tri­co), ca­mas pa­ra 17 in­vi­ta­dos, un cam­po de golf y un ka­rao­ke co­nec­ta­do a un ser­vi­dor en Hong Kong. Los nue­vos pro­pie­ta­rios pa­san po­cas se­ma­nas al año en su cas­ti­llo. De vez en cuan­do, Jack Ma –fun­da­dor de Ali­ba­ba y se­gun­do hom­bre más ri­co de Chi­na– vie­ne a can­tar­se una can­ción. Es­te mag­na­te, con una for­tu­na es­ti­ma­da en 20.500 mi­llo­nes de dó­la­res, es ve­cino de mon­sieur Cheung y su reac­tor pri­va­do ate­rri­za ca­da vez más a me­nu­do en el ae­ro­puer­to de Bur­deos. No en vano su Châ­teau de Sours es­tá a cin­co minu­tos en co­che. Aun­que no es su úni­ca pro­pie­dad en la re­gión. Es­te Bill Gates chino y una do­ce­na de so­cios –em­pre­sa­rios, es­pe­cu­la­do­res o ac­to­res que han ga­na­do sus for­tu­nas con ope­ra­cio­nes in­mo­bi­lia­rias, par­ques de atrac­cio­nes o vi­deo­jue­gos– es­tán com­pran­do ca­sas y vi­ñe­dos en el su­r­oes­te de Fran­cia prác­ti­ca­men­te a un rit­mo men­sual. No hay que ex­tra­ñar­se: Chi­na es el prin­ci­pal des­tino de las ex­por­ta­cio­nes de vi­nos fran­ce­ses. El 60 por cien­to de los vi­nos eu­ro­peos que se ven­den en Chi­na pro­ce­de de Fran­cia y, de ellos, el 60 por cien­to son de Bur­deos. Y su­bien­do. En 2015 se ven­die­ron en Chi­na unos 64 mi­llo­nes de bo­te­llas de Bur­deos, un 31 por cien­to más que el año an­te­rior. Con­clu­sión: los chi­nos no quie­ren de­jar es­te bo­yan­te ne­go­cio en ma­nos fran­ce­sas.

SÍM­BO­LO DE ES­TA­TUS. En Chi­na, el tér­mino 'Bur­deos' es si­nó­ni­mo de lu­jo. Un mo­do de de­mos­trar gus­to y cul­tu­ra. «Un cas­ti­llo aquí es aho­ra el ma­yor sím­bo­lo de es­ta­tus», di­ce Li Li­juan. Y bas­tan­te ase­qui­ble pa­ra su clien­te­la. Por unos cua­tro mi­llo­nes de eu­ros, en Hong Kong pue­des com­prar­te un apar­ta­men­to pe­que­ño, pe­ro en Fran­cia te da pa­ra un châ­teau. Es­te club de se­lec­tos mi­llo­na­rios fun­dó ha­ce un año una so­cie­dad mer­can­til de­di­ca­da a los vi­nos de Bur­deos. Ce­llar Pri­vi­lè­ge es­tá es­pe­cia­li­za­da en su co­mer­cia­li­za­ción en to­da Asia. El ne­go­cio fun­cio­na a tra­vés de In­ter­net. Los vi­nos pro­ce­den de más de 60 vi­ñe­dos, entre ellos

LOS CHI­NOS ES­TÁN COM­PRAN­DO CA­SAS Y VI­ÑE­DOS EN LA ZO­NA A UN RIT­MO DE UNA DO­CE­NA AL MES

unos 40 del gru­po de in­ver­so­res reuni­dos en torno a Jack Ma. Su vino, Châ­teau de Sours, tam­bién for­ma par­te del ca­tá­lo­go, al igual que el Châ­teau Mon­lot, de la ac­triz, mo­de­lo y can­tan­te pop Zhao Wei. Es­ta es­tre­lla chi­na, a la que For­bes de­fi­ne co­mo «la ac­triz en ac­ti­vo más ri­ca del mun­do», re­ci­bió su cas­ti­llo de diez mi­llo­nes de eu­ros, en 2011, co­mo re­ga­lo de su ma­ri­do, el em­pre­sa­rio Huang You­long. La pa­re­ja, entre otros ne­go­cios, po­see una par­ti­ci­pa­ción de 400 mi­llo­nes de dó­la­res en Ali­ba­ba Pic­tu­res y se es­ti­ma que am­bos po­drían ser ya due­ños de más de 60 hec­tá­reas de vi­ñe­dos en la re­gión. Wei, ju­ra­do en el úl­ti­mo Fes­ti­val de Cine de Ve­ne­cia, es la rei­na del vino entre los in­ver­so­res chi­nos: la bo­te­lla de Châ­teau Mon­lot, ti­ran­do a co­rrien­te, cos­ta­ba 11 eu­ros. Aho­ra que la eti­que­ta lu­ce el au­tó­gra­fo de su due­ña, su pre­cio al­can­za los 32 eu­ros, sin que ha­ya me­jo­ra­do la ca­li­dad de las ce­pas.

CON­TRA LA DES­CON­FIAN­ZA. Na­da que preo­cu­pe a la her­man­dad vi­ní­co­la Ju­ra­de de Saint-émi­li­on. A pe­sar de su mar­ca­do ca­rác­ter tra­di­cio­nal –sus miem­bros vis­ten una to­ga ro­ja– , Zhao Wei fue aco­gi­da con los bra­zos abier­tos. Po­cas ve­ces un nue­vo miem­bro lle­ga con 73 mi­llo­nes de se­gui­do­res en Wei­bo, el Twit­ter chino. Tam­po­co im­por­ta que los re­cién lle­ga­dos be­ban los vi­nos más no­bles co­mo si fue­ran chu­pi­tos, al gri­to de «gan­bei» ('de un tra­go'). «Tam­bién hay gen­te que des­con­fía de los chi­nos», re­ve­la Her­vé Gran­deau. A los crí­ti­cos, el pre­si­den­te de la Fé­dé­ra­tion des Grands Vins de Bor­deaux les cuen­ta que la re­gión siem­pre ha es­ta­do li­ga­da a in­ver­so­res ex­tran­je­ros. Bri­tá­ni­cos, bel­gas y ale­ma­nes han in­flui­do en el desa­rro­llo de la re­gión y mu­chas bo­de­gas lu­cen en el nom­bre su legado ale­mán. Gran­deau, cu­ya or­ga­ni­za­ción re­pre­sen­ta a unos 6000 vi­ti­cul­to­res, cree que no hay que sa­car las co­sas de qui­cio. En to­da la re­gión hay unas 8000 ex­plo­ta­cio­nes vi­ní­co­las y, por aho­ra, los chi­nos se han he­cho con un tres por cien­to de los me­jo­res vi­ñe­dos. «Y en esa lis­ta no fi­gu­ra nin­gún Grand Cru Clas­sé», aña­de. Ese es, sin em­bar­go, el pri­mer de­seo que su exi­gen­te clien­te­la sue­le for­mu­lar a per­so­nas co­mo Li Li­juan. «To­dos quie­ren com­prar un vi­ñe­do de la ca­te­go­ría de un Mou­ton Roths­child o un Che­val Blanc –cuen­ta la agen­te in­mo­bi­lia­ria–. Pe­ro co­noz­co a mis com­pa­trio­tas». Lle­ga­do un mo­men­to, to­dos quie­ren ob­te­ner un ren­di­mien­to de su in­ver­sión. A sus clien­tes, acos­tum­bra­dos a com­prar lo me­jor de lo me­jor, les ex­pli­ca que un vi­ñe­do no es una start-up y que ju­gan­do a ser vi­ti­cul­tor se pue­de per­der mu­cho di­ne­ro. De he­cho, uno de los vi­ñe­dos más ca­ros com­pra­dos por chi­nos –Châ­teau Be­lle­font-bel­cier, 30 mi­llo­nes de eu­ros– se re­ven­dió a los tres años. Al nue­vo pro­pie­ta­rio, un cor­so, le mo­ve­rían ob­je­ti­vos más a lar­go pla­zo que a su pre­de­ce­sor. No hay que pa­sar por al­to uno de los mo­ti­vos de­trás de es­te fe­nó­meno de ad­qui­si­cio­nes por par­te de los chi­nos: la cri­sis eco­nó­mi­ca ha gol­pea­do du­ro a las di­nas­tías vi­ní­co­las fran­ce­sas. Has­ta 2008 ha­bía más de 10.000 vi­ti­cul­to­res en la re­gión. Des­de en­ton­ces, 150 vi­ñe­dos bor­de­le­ses cie­rran sus puer­tas ca­da año. «Los chi­nos tie­nen el di­ne­ro que ha­ce fal­ta pa­ra pre­ser­var una tra­di­ción úni­ca», di­ce Li mien­tras ha­ce os­ci­lar el vino en la co­pa que sos­tie­ne tras lo­ca­li­zar al fin un sa­ca­cor­chos. Lue­go, en voz ba­ja, ad­mi­te que en es­tos mo­men­tos so­lo tie­ne una preo­cu­pa­ción: «Que al­gún día se me aca­ben los cas­ti­llos».

LA VEN­TA DE VINO DE BUR­DEOS EN CHI­NA CRE­CIÓ UN 31 POR CIEN­TO EL ÚL­TI­MO AÑO. LOS CHI­NOS TAM­BIÉN QUIE­REN EN­TRAR EN EL NE­GO­CIO LOS GRAN­DES COM­PRA­DO­RES DE VINO DE BUR­DEOS en 1000 hec­to­li­tros

LA REI­NA MI­DAS... CHI­NA Zhao Wei es, se­gún For­bes, «la ac­triz en ac­ti­vo más ri­ca del mun­do». Es­ta me­ga­es­tre­lla chi­na com­pró en 2011 los vi­ñe­dos de Châ­teau Mon­lot. La bo­te­lla cos­ta­ba en­ton­ces 11 eu­ros. Tras aña­dir a la eti­que­ta su au­tó­gra­fo se ven­de aho­ra por 32 eu­ros.

UN HER­MANO MÁS Ri­chard Shen Dong­jun es due­ño de Te­si­ro, ca­de­na de jo­ye­rías con 400 tien­das, y, des­de 2011, tam­bién del Châ­teau Lau­lan Du­cos. Aba­jo, con la to­ga de la Con­fre­rie des Crus Bour­geo­is, una her­man­dad vi­ní­co­la de Bur­deos.

IN­TER­CAM­BIO CUL­TU­RAL

Jin Shan Zhang es due­ño de una agen­cia de via­jes y de una mar­ca de be­bi­das al­cohó­li­cas muy po­pu­lar. En 2012 com­pró el Châ­teau du Grand Mouey pa­ra crear un cen­tro de in­ter­cam­bio cul­tu­ral chino-fran­cés.

EL AVAL DEL GRAN IN­VER­SOR

Jack Ma, fun­da­dor de Ali­ba­ba y se­gun­do hom­bre más ri­co de Chi­na, se su­mó al boom en fe­bre­ro de 2016, cuan­do com­pró su Châ­teau de Sours (iz­da.). Un año des­pués ya po­see otros tres.

DE­VOL­VER EL PRES­TI­GIO

Chung Keung Loo, pre­si­den­te de un hol­ding agroalimentario con se­de en Hong Kong, com­pró el Châ­teau La­ga­ros­se en 2011. Ase­gu­ra que quie­re de­vol­ver a la mar­ca su an­ti­guo pres­ti­gio.

UN NE­GO­CIO CON RIES­GO En 2012, un in­dus­trial pa­gó 30 mi­llo­nes de eu­ros por el Châ­teau Be­lle­font­bel­cier. El vi­ñe­do, un Grand Cru Clas­sé, fue el pri­me­ro de es­ta ca­te­go­ría en ma­nos de chi­nos. Lo ven­dió tres años des­pués al no ver su­fi­cien­te retorno en la in­ver­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.