La se­rie Jue­go de tro­nos se ha con­ver­ti­do en ob­je­to de es­tu­dio pa­ra los his­to­ria­do­res. Mu­chos de sus per­so­na­jes y se­cuen­cias tie­nen sus raí­ces en la Edad Me­dia bri­tá­ni­ca.

Ma­tan­zas, ma­dres de dra­go­nes, mu­ros de hie­lo, gol­pes pa­la­cie­gos… ¿To­do es pu­ra fan­ta­sía? El his­to­ria­dor Dan Jo­nes, que ha co­la­bo­ra­do con los pro­duc­to­res de 'Jue­go de Tro­nos', nos re­ve­la las cla­ves his­tó­ri­cas de la se­rie.

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Sumario - POR DAN JO­NES

CON­SIS­TÍA EN UN CI­CLO DE «tra­mas, con­tra­tra­mas, am­bi­ción, ase­si­na­tos y ven­gan­zas, con el trono de hie­rro de los Sie­te Rei­nos co­mo tro­feo pa­ra el ga­na­dor». El mun­do que ha­bía em­pe­za­do a ima­gi­nar era Po­nien­te: un va­go ho­me­na­je a las Is­las Bri­tá­ni­cas en un mo­men­to no de­ter­mi­na­do de la Edad Me­dia, ins­pi­ra­do en las ven­gan­zas fa­mi­lia­res que se die­ron en In­gla­te­rra en el si­glo XV. En Po­nien­te, la ca­sa Lan­nis­ter com­pi­te contra la ca­sa Stark. Es­ta ri­va­li­dad, más o me­nos ins­pi­ra­da por las lu­chas en­tre los Lan­cas­ter y los York du­ran­te las gue­rras de las Dos Ro­sas, abar­ca va­rias ge­ne­ra­cio­nes y es­tá ja­lo­na­da por san­grien­tas ven­gan­zas y trai­cio­nes. En las lin­des de Po­nien­te se en­cuen­tran unas pe­li­gro­sas tie­rras cu­ya des­crip­ción tam­bién be­be de la His­to­ria. Al nor­te se al­za una gi­gan­tes­ca mu­ra­lla de hie­lo; fa­bu­lo­sa cons­truc­ción que el es­cri­tor ima­gi­nó des­pués de vi­si­tar el mu­ro de Adriano, le­van­ta­do en Bri­ta­nia por or­den del em­pe­ra­dor ro­mano pa­ra de­fen­der el te­rri­to­rio. La vi­gi­lan­cia del Mu­ro co­rre a car­go de los cas­tos gue­rre­ros de la Guar­dia de la No­che, una or­ga­ni­za­ción pa­re­ci­da a los Ca­ba­lle­ros Tem­pla­rios, guardianes de Jerusalén en las cru­za­das. La Guar­dia de la No­che es la úl­ti­ma de­fen­sa de la ci­vi­li­za­ción en una he­la­da tie­rra so­me­ti­da a las in­cur­sio­nes del «pue­blo li­bre» –ins­pi­ra­do en los pic­tos, una tri­bu que ha­bi­ta­ba el nor­te de Es­co­cia– y un ejér­ci­to de ca­mi­nan­tes blan­cos, se­res de hie­lo 'no muer­tos'. En el otro ex­tre­mo de Po­nien­te se ex­tien­de un ar­dien­te de­sier­to sal­pi­ca­do por ciu­da­des-es­ta­do fre­cuen­ta­das por nó­ma­das, tra­fi­can­tes de es­cla­vos, ase­si­nos y dra­go­nes. En­tre am­bos uni­ver­sos se mue­ve un des­co­mu­nal elen­co de per­so­na­jes que dispu­tan, ma­qui­nan, ma­sa­cran, gue­rrean y for­ni­can co­mo po­se­sos. En con­jun­to, es­ta­mos ha­blan­do de una mez­co­lan­za de fan­ta­sía, his­to­ria y, sí, por­no­gra­fía, que en­cuen­tra ins­pi­ra­ción en la sor­di­dez hu­ma­na e in­clu­ye se­cuen­cias de tor­tu­ra, pros­ti­tu­ción, in­ces­to, so­do­mía y vio­la­ción. Los fun­da­men­tos éti­cos de es­te mun­do son opa­cos. La úni­ca re­gla es: va­lar morg­hu­lis. Ex­pre­sión que tra­du­ci­da del fic­ti­cio al­to valy­rio sig­ni­fi­ca: 'to­dos los hom­bres tie­nen que mo­rir'.

«QUIE­RO QUE EL LEC­TOR

se que­de con la sen­sa­ción de que na­die es­tá com­ple­ta­men­te a sal­vo, ni si­quie­ra los per­so­na­jes que dan la im­pre­sión de ser los hé­roes –es­cri­bió Mar­tin a su editor en 1993–. El sus­pen­se siem­pre es ma­yor si tie­nes cla­ro que cual­quier per­so­na­je pue­de mo­rir en cual­quier mo­men­to». Pe­ro Jue­go de tro­nos re­ba­sa el ám­bi­to de la Edad Me­dia in­gle­sa pa­ra ins­pi­rar­se

en fe­nó­me­nos tan dis­pa­res co­mo las gue­rras pú­ni­cas o la In­qui­si­ción es­pa­ño­la. Eso sí, con dra­go­nes y zom­bis. Lo más cu­rio­so es que, a pe­sar de sus des­va­ríos fan­tás­ti­cos, man­tie­ne una repu­tación de res­pe­ta­bi­li­dad in­te­lec­tual en­tre mu­chos his­to­ria­do­res. De he­cho, los aná­li­sis de la sa­ga se han con­ver­ti­do en una ra­ma ofi­cial de los es­tu­dios de hu­ma­ni­da­des. Es­te oto­ño, en la Universidad de Har­vard se im­par­ti­rá el cur­so El ver­da­de­ro Jue­go de tro­nos: de los mi­tos mo­der­nos a los mo­de­los me­die­va­les, en el que se ex­pli­ca­rá cómo la se­rie «se ha­ce eco y adap­ta, a la vez que dis­tor­sio­na, la his­to­ria y cul­tu­ra del 'mun­do me­die­val' de Eu­ra­sia des­de el año 400 has­ta el 1500». Los his­to­ria­do­res se sien­ten fas­ci­na­dos por Jue­go de tro­nos por tres ra­zo­nes. En pri­mer lu­gar es un pla­cer ver que tu es­pe­cia­li­dad ad­quie­re nue­va re­le­van­cia. Co­mo ex­pli­ca Mon­te­fio­re, autor de una re­cien­te bio­gra­fía so­bre la tru­cu­len­ta di­nas­tía ru­sa de los Romanov: «Ca­da epi­so­dio de la se­rie lle­va a pen­sar en la gue­rra de las Dos Ro­sas. Pe­ro tam­bién me re­cuer­dan his­to­rias que he re­co­gi­do en Los Romanov, con za­res de­men­tes y des­pia­da­dos, gol­pes pa­la­cie­gos, de­pra­va­ción se­xual y ho­rren­dos em­pa­la­mien­tos». Si­mon Scha­ma es­tá de acuer­do. «De­jan­do apar­te los dra­go­nes, to­do es bas­tan­te cer­cano al vi­cio y la violencia in­he­ren­tes a las ciu­da­des-es­ta­do del Re­na­ci­mien­to –

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.