En el es­pa­cio

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Firmas - por Isa­bel Coi­xet www.xlse­ma­nal.com/fir­mas Ins­ta­gram: Isa­bel.coi­xet

en el es­pa­cio, na­die pue­de oír tus gri­tos», era la fra­se con la que aca­ba­ba el tráiler de la pe­lí­cu­la Alien a me­dia­dos de los ochen­ta. Hoy, el es­pa­cio, ade­más de un lu­gar adon­de se pier­den as­tro­na­ves, cáp­su­las y fu­se­la­jes y don­de mi­ra­mos to­dos cuan­do las co­sas aquí aba­jo se po­nen feas, es un en­te abs­trac­to que los más ri­cos del pla­ne­ta quie­ren co­lo­ni­zar, vis­to que es­te pla­ne­ta nues­tro se les es­tá que­dan­do pe­que­ño. Die­ci­séis de los hom­bres más ri­cos del mun­do, in­clu­yen­do al es­cu­rri­di­zo Elon Musk (el pa­trón de Tes­la, que aca­ba de plan­tar a Am­ber Heard), Jeff Be­zos (el fun­da­dor de Ama­zon y crea­dor de la agen­cia de via­jes al es­pa­cio Blue Ori­gin), Shel­don Adel­son (el mag­na­te de los ca­si­nos, se­gui­dor de Trump, que de­jó plan­ta­dos a ca­ta­la­nes y ma­dri­le­ños con va­gas pro­me­sas que nunca se cum­plie­ron ¡y so­bre quien al­gún día ten­go que ha­cer una pe­lí­cu­la!) y Ri­car­do Sa­li­nas, un bi­llo­na­rio ban­que­ro me­xi­cano que es­pon­so­ri­za la red pri­va­da de sa­té­li­tes One­web, es­tán in­vir­tien­do enor­mes su­mas de di­ne­ro en la con­quis­ta del es­pa­cio. Has­ta aho­ra el más exi­to­so de es­tos in­ver­so­res ha si­do Elon Musk con su com­pa­ñía Spa­cex, que es hoy la cuar­ta em­pre­sa pri­va­da tec­no­ló­gi­ca en Es­ta­dos Uni­dos. La com­pa­ñía lan­zó su pri­mer vue­lo co­mer­cial en 2009 y tie­ne pre­vis­to se­guir avan­zan­do en vue­los ha­cia di­fe­ren­tes des­ti­nos. Es­ta com­pa­ñía hoy va­le más de 21 bi­llo­nes de dó­la­res y si­gue au­men­tan­do su ca­pi­tal con in­ver­sio­nes de to­do ti­po. Los pla­nes de Spa­cex in­clu­yen es­ta­ble­cer la pri­me­ra co­lo­nia es­pa­cial en Mar­te y po­ner di­ver­sos sa­té­li­tes en el es­pa­cio. Elon Musk ha di­cho que as­pi­ra a que su com­pa­ñía ofrez­ca vue­los a Mar­te por 200.000 dó­la­res (só­lo ida). Ya hay lis­ta de es­pe­ra. Ri­chard Bran­son, a tra­vés de Vir­gin Ga­lac­tic, Bill Ga­tes y Ser­gey Brin (el co­fun­da­dor de Goo­gle) tam­bién es­tán in­vir­tien­do en di­fe­ren­tes em­pre­sas que bus­can ex­plo­tar los vue­los al es­pa­cio. Otros mi­llo­na­rios, co­mo Yu­ri Mil­ner, que se ha aso­cia­do con Step­hen Haw­king y Mark Zuc­ker­berg, bus­can en­con­trar vi­da ex­tra­te­rres­tre a tra­vés de la em­pre­sa SETI (Search for Ex­tra­te­rres­trial In­te­lli­gen­ce). De to­dos es­tos ne­go­cios, con­fie­so que el úni­co que me in­tere­sa es el de esa bús­que­da de vi­da in­te­li­gen­te ex­tra­te­rres­tre, aun­que el he­cho de que Mark Zuc­ker­berg ha­ya in­ver­ti­do en él me des­co­ra­zo­na bas­tan­te. Por­que si los ex­tra­te­rres­tres ven a Zuc­ker­berg, no me ex­tra­ña­ría que sa­lie­ran co­rrien­do y no los vol­vié­ra­mos a ver más. Me asus­ta pen­sar qué se­rá de no­so­tros cuan­do es­tos ti­pos que mo­de­lan a su an­to­jo to­do lo que ve­mos, com­pra­mos, bus­ca­mos y sen­ti­mos to­men po­se­sión del es­pa­cio, ese lu­gar in­fi­ni­to don­de to­da­vía los po­bres ci­vi­les po­de­mos pro­yec­tar sue­ños y

Si los ex­tra­te­rres­tres ven a Zuc­ker­berg, no me ex­tra­ña­ría que sa­lie­ran co­rrien­do y no los vol­vié­ra­mos a ver más

as­pi­ra­cio­nes y de­seos. No quie­ro que ca­da vez que una es­tre­lla se cai­ga del cie­lo en las no­ches de agos­to apa­rez­ca una pan­ta­lla que anun­cie una com­pa­ñía ase­gu­ra­do­ra, una be­bi­da re­fres­can­te, un re­sort en Qua­tar. No quie­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.