En­tre 'Pe­sa­di­lla en Elm Street' y 'La ca­sa de Mic­key Mou­se'

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - por Car­men Po­sa­das www.xl­se­ma­nal.com/fir­mas

ln­ter­net mag­ni­fi­ca has­ta tal pun­to nues­tras con­tra­dic­cio­nes que re­sul­ta tan in­quie­tan­te co­mo fas­ci­nan­te cons­ta­tar lo que to­dos sa­bía­mos –o de­be­ría­mos sa­ber des­de siem­pre–, que el ser hu­mano es ca­paz de lo me­jor y, al mis­mo tiem­po y sin des­pei­nar­se, de to­do lo peor. Va­ya pe­ro­gru­lla­da, di­rán us­te­des, no hay que ser Scho­pen­hauer para dar­se cuen­ta de eso, pe­ro no crean, de vez en cuan­do no es­tá de más re­cor­dar­lo, por­que vi­vi­mos un mun­do extraño, mi­tad La ca­sa de Mic­key Mou­se, mi­tad Pe­sa­di­lla en Elm Street. La par­te Ca­sa de Mic­key se ma­ni­fies­ta en las opi­nio­nes de esos bien pen­san­tes (y son le­gión) que creen que to­do el mun­do es bueno. Son los hi­jos de Jean-jac­ques Rous­seau, que lo­gró con­ven­cer a su­ce­si­vas ge­ne­ra­cio­nes, in­clui­da la nues­tra, de que el hom­bre –y ob­via­men­te tam­bién la mu­jer– son se­res mi­rí­fi­cos, lle­nos de bue­nas in­ten­cio­nes y que son las ins­ti­tu­cio­nes las que los per­vier­ten. Tal vez les in­tere­se sa­ber que, al tiem­po que de­fen­día es­ta pre­mi­sa, Rous­seau aban­do­nó a cin­co hi­jos –cin­co– en un or­fa­na­to, su­pon­go que para que no le mo­les­ta­ran mien­tras me­jo­ra­ba el mun­do con su men­te pri­vi­le­gia­da. A pe­sar de es­te pe­que­ño de­fec­to de ca­rác­ter, fue y si­gue sien­do uno de los pen­sa­do­res con más pre­di­ca­men­to. Tan­to que hoy to­dos so­mos rous­seau­nia­nos con­ven­ci­dos de la bon­dad del ser hu­mano. Y se­ría en­can­ta­dor que él tu­vie­ra ra­zón, pe­ro, si el mal no es­tá en no­so­tros sino que de­pen­de de agen­tes ex­ter­nos (la so­cie­dad, el am­bien­te, el mun­do que es muy ma­lo, et­cé­te­ra), aquí na­die es res­pon­sa­ble de na­da, de mo­do que quien no es bueno tie­ne siem­pre una es­plén­di­da ra­zón para no ser­lo. Así, si al­guien es un de­lin­cuen­te o sim­ple­men­te un mal­va­do, lo más pro­ba­ble es que apa­rez­ca un es­pe­cia­lis­ta lleno de ex­ce­len­tes in­ten­cio­nes que diag­nos­ti­que que to­do se de­be a que su fa­mi­lia no lo que­ría, o que era el blanco de las bur­las de sus com­pa­ñe­ros, o que su­frió un trau­ma in­fan­til. Sin re­pa­rar en el he­cho más que evi­den­te de que hay mu­chas per­so­nas, in­nu­me­ra­bles, di­ría yo, que han te­ni­do una in­fan­cia tan­to o más di­fí­cil y no por eso van por ahí ha­cien­do da­ño. Sé que es­te ti­po de re­fle­xión no gus­ta. El mun­do Mic­key en el que vi­vi­mos ha­ce que to­dos pre­fi­ra­mos ol­vi­dar nues­tro la­do os­cu­ro; pe­ro he­te aquí que, de un tiem­po a es­ta par­te, el mun­do Mic­key se ve obli­ga­do a con­vi­vir con el mun­do Pe­sa­di­lla en Elm Street. Y no ha­blo aho­ra de esa par­te de nues­tra reali­dad en la que rei­na la yihad y el te­rror. Esa es una pe­sa­di­lla que me­re­ce ar­tícu­lo so­lo para ella. Ha­blo de nues­tra reali­dad co­ti­dia­na y, en es­pe­cial, de la que se ma­ni­fies­ta en In­ter­net. ¿Qué ha­ce, por ejem­plo, que un ado­les­cen­te de 17 años pon­ga en mar­cha un si­nies­tro plan para pro­pi­ciar un sui­ci­dio co­lec­ti­vo por el que es­pe­ra­ba que se qui­ta­ran la vi­da otros vein­te jó­ve­nes en dis­tin­tos pun­tos del pla­ne­ta co­nec­ta­dos con él a tra­vés de Ins­ta­gram? ¿Qué pro­pi­cia el ci­be­ra­co­so, las ex­tor­sio­nes, los ase­si­na­tos en di­rec­to y to­das las per­ver­sio­nes ima­gi­na­bles? ¿Son to­das es­tas per­so­nas, jó­ve­nes mu­chas de ellas, se­res dis­fun­cio­na­les víc­ti­mas de una in­fan­cia cruel y de 'las ins­ti­tu­cio­nes' tal co­mo pre­go­na­ba Rous­seau? ¿O más bien son malos, co­mo se los ha lla­ma­do to­da la vi­da? Per­so­nas que por di­ver­sas ra­zo­nes, y nin­gu­na bue­na, ac­túan de ma­ne­ra avie­sa. Se­res co­mo us­ted y co­mo yo que, am­pa­ra­dos en el ano­ni­ma­to e im­pu­ni­dad que les otor­gan las re­des so­cia­les, dan rien­da suel­ta a sus peo­res ins­tin­tos. Ins­tin­tos de ven­gan­za, y so­bre to­do de po­der. Por­que ¿qué ma­yor pla­cer pue­de ha­ber para un me­dio­cre, para un per­fec­to frus­tra­do o fra­ca­sa­do, que creer que tie­ne en sus manos la vi­da o la repu­tación de otro? Mal que nos pe­se, es­tas pul­sio­nes no son pa­tri­mo­nio de psi­có­pa­tas y ma­nia­cos, sino que

¿Qué ma­yor pla­cer para un me­dio­cre, un per­fec­to frus­tra­do o fra­ca­sa­do, que creer que tie­ne en sus manos la vi­da o la repu­tación de otro?

las te­ne­mos to­dos en ma­yor o me­nor me­di­da y se ma­ni­fies­tan cuan­do uno cree que no se­rán des­cu­bier­tas. No, no so­mos Mic­key Mou­se y que­rer echar la cul­pa de ellas al mun­do cruel no so­lo no so­lu­cio­na el pro­ble­ma, sino que nos de­ja in­de­fen­sos an­te otros malos que es­tán ahí, es­pe­ran­do su mo­men­to. Nun­ca fue muy bue­na la tác­ti­ca del aves­truz. Pe­ro, aho­ra que Freddy Krug­ger cam­pa a sus an­chas en In­ter­net, prac­ti­car­la es, di­rec­ta­men­te, de im­bé­ci­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.