Arenas mo­ve­di­zas

¿Adel­ga­zar en As­tu­rias?

La Voz de Galicia (A Coruña) - XL Semanal - - Magazine Firmas - Por

pa­ra al­gu­nos es tan po­si­ble co­mo es­quiar en Cá­diz. Pe­ro lo es. En la men­te de cual­quie­ra el nom­bre de As­tu­rias va aso­cia­do a co­mi­da su­cu­len­ta y con­tun­den­te, de siem­pre, sin con­ce­sio­nes, gus­to­sa, bien ela­bo­ra­da y pro­ta­go­ni­za­da por un pro­duc­to im­ba­ti­ble. Pe­ro una fa­ba­da, por muy des­gra­sa­da que es­té, no pa­re­ce una co­mi­da hi­po­ca­ló­ri­ca, im­pres­cin­di­ble pa­ra aque­llos que quie­ren o ne­ce­si­tan per­der pe­so. Los que re­ba­sa­ron to­dos los lí­mi­tes en ve­rano pien­san aho­ra, en sep­tiem­bre y oc­tu­bre, en des­ha­cer­se co­mo sea de tan­to so­bre­pe­so y a po­cos se les ocu­rri­rá co­rrer el ries­go de vi­si­tar de­ter­mi­na­dos pa­raí­sos gas­tro­nó­mi­cos. Va­ya­mos por par­tes. Pa­ra adel­ga­zar, hay que gas­tar más ca­lo­rías de las que in­ge­ri­mos, sin más. Hay que ce­rrar la bo­ca y de­di­car al ejer­ci­cio al­gún ra­to del día, sea una bi­ci­cle­ta, una ca­rre­ra o un lar­go pa­seo. Con­vie­ne de­jar el al­cohol –es­pe­cial­men­te las co­pas lar­gas–, re­du­cir el pan, evi­tar los dul­ces, no de­glu­tir co­ci­na in­dus­trial, es­qui­var las gra­sas y do­blar el nú­me­ro de co­mi­das al día, siem­pre en no mu­cha can­ti­dad. Si in­cor­po­ra­mos fru­tas y ver­du­ras y nos de­di­ca­mos al pes­ca­do con in­te­rés, si sa­li­mos a ca­mi­nar una ho­ra a rit­mo cons­tan­te y rá­pi­do –sin ver es­ca­pa­ra­tes– y si no abu­sa­mos de la sal y en­con­tra­mos sus­ti­tu­ti­vos al azú­car, per­de­re­mos pe­so por na­ri­ces. De no ha­cer­lo, hay que vi­si­tar al es­pe­cia­lis­ta, ya que el pro­ble­ma en­ton­ces pue­de que sea otro. Adel­ga­zar no pa­re­ce fac­ti­ble si us­ted va de via­je a As­tu­rias –«El Prin­ci­pio de Es­pa­ña», es­cri­bía con pre­cio­sis­mo el otro día Luis del Val– y se car­ga dia­ria­men­te una fa­ba­da, un ca­cho­po y un arroz con le­che. Adel­ga­zar en la tie­rra en la que Ge­rar­do, Conrado, La Pa­rre­ra, Nacho Man­zano, Con­sue­lo, Güe­yu Mar, Bo­ca­mar, Mar­cial y tan­tí­si­mos más, in­clu­yen­do cual­quier pe­que­ño bu­chin­che en el que siem­pre dan ex­ce­len­cia, bor­dan la crea­ción y son siem­pre una lla­ma­da a pe­re­gri­nar y sen­tar­se a sus me­sas pa­re­ce una he­roi­ci­dad. La mis­ma que pre­ten­der adel­ga­zar en un pue­blo de la Amé­ri­ca pro­fun­da en el que só­lo se des­pa­chen ham­bur­gue­sas, pa­ta­tas de bol­sa, piz­zas, pe­rri­tos ca­lien­tes y de­más ex­ce­len­cias. Sin em­bar­go, As­tu­rias tie­ne al­ter­na­ti­vas. Cris­ti­na Tá­rre­ga lle­va­ba me­ses ha­blán­do­me de Las Cal­das Vi­lla Ter­mal, ho­tel bal­nea­rio cer­cano a Ovie­do, a la ve­ra del río Na­lón, en el abri­go ver­de del va­lle que lle­va el nom­bre de la lo­ca­li­dad, la cual se lla­ma así por una fuen­te de aguas ter­ma­les ha­lla­da allá por el si­glo XVIII. El bal­nea­rio na­ció a la par que se edi­fi­ca­ba la Ca­sa Blan­ca y sig­ni­fi­có una sen­sa­ción en su zo­na. Ele­gan­te y de­ca­den­te, me­lan­có­li­co y nos­tál­gi­co, co­mo se le exi­ge a los bal­nea­rios que emer­gen y triun­fan en el XIX, con­ci­ta­ba el via­je de no po­cos pa­sean­tes des­de Ovie­do a to­mar las aguas o a co­mer y bai­lar en su to­da­vía vi­vo Sa­lón de los Es­pe­jos. Co­mo mu­chos de ellos en Es­pa­ña, el bal­nea­rio de­ca­yó len­ta­men­te y aca­bó sien­do ca­si na­da. Has­ta que en 2004 el gru­po que aho­ra lo re­gen­ta re­ge­ne­ró de ma­ne­ra es­pec­ta­cu­lar el vie­jo edi­fi­cio, con­ser­van­do su sa­bor, aña­dien­do nue­vas de­pen­den­cias y re­mo­zan­do con ins­ta­la­cio­nes mo­der­nas y tec­no­ló­gi­cas de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción pa­ra ha­cer de Las Cal­das Vi­lla Ter­mal po­co me­nos que un pa­raí­so de sa­lud in­com­pa­ra­ble. En el que se pue­de adel­ga­zar y des­in­to­xi­car­se uno de to­do lo que lle­va en lo al­to. En As­tu­rias, aun­que cues­te creer­lo, se pue­den per­der cua­tro o cin­co ki­los en una se­ma­na. Sin bar­ba­ri­da­des, sin ex­ce­sos, sim­ple­men­te con ali­men­ta­ción ade­cua­da, ejer­ci­cio no ago­bian­te, tra­ta­mien­tos de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción y con­trol mé­di­co. Es im­por­tan­te no es­ca­par­se a los tres ba­res de la lo­ca­li­dad car­ga­dos de to­da la ex­ce­len­cia pre­vi­si­ble. Dis­ci­pli­na y mo­ti­va­ción son im­pres­cin­di­bles pa­ra con­se­guir un ob­je­ti­vo. Y ga­nas de co­no­cer el en­torno, que es pro­di­gio­so, pu­ra­men­te

En As­tu­rias, aun­que cues­te creer­lo, se pue­den per­der cua­tro o cin­co ki­los en una se­ma­na. Sin bar­ba­ri­da­des, sin ex­ce­sos

Qas­tu­riano. La an­ti­gua vía de FEVE ha si­do re­con­ver­ti­da en un de­li­cio­so ca­mino que cir­cun­da me­dio va­lle y que, ade­más, dis­cu­rre has­ta el Par­que de In­vierno de Ovie­do me­dian­te unos diez ki­ló­me­tros im­pa­ga­bles. Re­co­rrer la ca­pi­tal del Prin­ci­pa­do da pa­ra otro mo­men­to, pe­ro ya le ade­lan­to que pa­sear por la na­tu­ra­le­za as­tu­ria­na –ha­bien­do co­mi­do ver­du­ras sin acei­te ni sal– le ha­ce a uno sen­tir­se muy sa­lu­da­ble. No se pa­sa ham­bre. No sen­ti­rá an­sie­dad (la acu­pun­tu­ra ha­ce milagros). Y adel­ga­za­rá en As­tu­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.